El Mundo

Lula, ante otro caso penal que podríamantenerlo en la cárcel

El expresidente de Brasil debe abocarse a su defensa en otro caso penal en el que ya fue condenado en primera instancia a largos años de prisión y ahora pasará a estudio de la segunda instancia.

Jueves 25 de Abril de 2019

Lula da Silva debe abocarse a su defensa en otro caso penal en el que ya fue condenado en primera instancia a largos años de prisión y ahora pasará a estudio de la segunda instancia.

El ex presidente apenas tuvo tiempo para celebrar que el Superior Tribunal de Justicia (STJ) le redujo el pasado martes, en otra causa, una pena de 12 años y un mes a ocho años y diez meses, lo que le permitiría solicitar en septiembre un régimen de semilibertad. Lula cumple prisión en Curitiba y tiene seis causas penales abiertas.

Ayer, el juez Luiz Antonio Bonat, del 13º Tribunal Federal de Justicia, abrió un plazo de ocho días para que las defensas se manifiesten en la causa penal en la que Lula fue condenado en febrero pasado a 12 años y 11 meses por delitos de corrupción y lavado de dinero. Es el conocido "caso Atibaia", diferente del "caso del triplex" por el que recibió el beneficio del STJ. Después de ese plazo, el juez federal enviará el expediene al Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, la cámara de apelaciones competente. Si Lula recibe una nueva sentencia en segunda instancia, será la segunda vez en la que es condenado a prisión efectiva. En Brasil, por jurisprudencia del Supremo Tribunal Federal (STF, superior al STJ), las sentencias de segundo grado deben comenzar a cumplirse aunque haya recursos interpuestos. Por este motivo Lula está detenido desde hace un año en Curitiba, luego del fallo de segundo grado en el "caso del triplex", un departamento sobre la playa que le habría dado como soborno la constructora OAS. El caso ahora a punto de subir a la cámara es similar: un inmueble de lujo, una casa de fin de semana con pileta y un enorme parque en Atibaia, en el interior del Estado de San Pablo, que Lula y su familia usufructuaron e hicieron renovar a cambio de conceder beneficios a las constructoras Odebrecht y OAS. Estas dos constructoras reformaron ampliamente la casa para la familia del ex presidente. Por este caso, en febrero pasado Lula fue condenado en primera instancia a 12 años y 11 meses de prisión por los delitos de corrupción y blanqueo de capitales. Es el "caso Atibaia", la localidad donde está la casa de campo.

Ayer, el juez Bonat envió la notificación a las defensas a las que da un plazo de 8 días para presentar "contraargumentos". Luego de lo cual anticipa que el expediente se elevará al "LFR4 para el juicio de las apelaciones", es decir, será enviado a la cámara competente.

La decisión de Bonat representa un paso clave para que Lula sea juzgado por segunda vez en segunda instancia. Una segunda sentencia de cámara de apelaciones dejaría a Lula en prisión aún si logra recibir el beneficio de la semilibertad en el "caso del triplex".

El martes, la sala 5a. del Tribunal Superior de Justicia (STJ) confirmó la sentencia por corrupción pasiva y lavado de dinero impuesta a Lula en el "caso triplex", pero lo benefició con una reducción de sentencia a 8 años y 11 meses de los 12 años y un mes que le había impuesto la cámara de apelaciones de Porto Alegre. A partir de septiembre, Lula podría solicitar el beneficio del régimen "semiabierto", además de devolver 2,42 millones de dólares a las arcas públicas y pagar una multa de 181 mil dólares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});