El Mundo

Lula, el expresidente de Brasil, fue dejado en libertad por la Justicia

El dirigente, que fue liberado esta tarde, estuvo preso durante 580 días por dos condenas por corrupción

Viernes 08 de Noviembre de 2019

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva recuperó pasadas las 16.15 la libertad, después de 580 días preso, luego de haber sido detenido el 7 de abril de 2018 para cumplir una condena de 8 años y 10 meses por corrupción, según determinó la justicia de ejecución penal de la ciudad de Curitiba, estado sureño de Paraná.

Minutos después, pasadas las 17.30, Lula salió para encontrarse con la gente, donde una multitud esperaba su salida, con banderas, gritos y cánticos de euforia por la libertad del expresidente de Brasil.

Previo a esto, un juez federal había ordenado la liberación de Lula, que purgaba dos condenas por corrupción, en cumplimiento del reciente fallo del Tribunal Supremo (STF) que establece que los condenados no empiecen a cumplir la sentencia hasta que sea firme.

El STF decidió el jueves, por seis votos a favor y cinco en contra, revocar la ley que establece que los convictos comienzan a cumplir sus sentencias después de perder su primera apelación y, en cambio, que se les permita agotar el largo proceso de apelaciones antes de entrar en prisión.

Embed

La defensa de Lula, que estaba encarcelado desde abril de 2018, se había apresurado a solicitar su “liberación inmediata” conforme al fallo del Supremo, petición que el juez federal Danilo Pereira concedió, por lo que el líder izquierdista fue liberado esta tarde.

Lula, que fue presidente de Brasil de 2003 a 2010, había asegurado que el caso en su contra tenía motivos políticos. De hecho, no pudo competir en las elecciones presidenciales de 2018 debido a su condena.

Embed

No queda claro qué papel político buscará tomar ahora que se encuentra libre. El exlíder del Partido de los Trabajadores (PT) sigue siendo una figura popular en la izquierda del país, y su liberación había sido exigida incesantemente por políticos y electorado.

Los analistas políticos creen que Lula podría encabezar a la oposición, que ha sido desmoralizada por los escándalos de corrupción, el proceso de destitución de Dilma Rousseff -sucesora de Lula-, el encarcelamiento del propio Lula y más recientemente por una derrota aplastante en las elecciones presidenciales de 2018.

Aparte de su promesa de erradicar la corrupción y frenar la violencia, el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro realizó una fuerte campaña contra el Partido de los Trabajadores. Bolsonaro ganó las elecciones con el 55% de los votos y rindió juramento el 1 de enero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario