El Mundo

Lula, cada vez más cerca de ir a prisión por corrupción

La Justicia de Brasil rechazó un hábeas corpus presentado por el popular ex mandatario y avaló la ejecución de una pena a 12 años de reclusión

Miércoles 07 de Marzo de 2018

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Brasil rechazó ayer un pedido de hábeas corpus del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para evitar ir a prisión preventiva cuando agoten sus recursos de segunda instancia contra una reciente condena de corrupción. Con el voto unánime de los cinco jueces de la corte, el STJ abrió así la puerta a que el ex presidente pueda ser encarcelado en breve debido a una condena a 12 años y un mes de cárcel emitida contra él en segunda instancia en enero. Lula, de 72 años, podría ser recluido en cuestión de semanas, una vez que se resuelvan los recursos finales contra esa pena de cárcel emitida el 24 de enero por un tribunal de apelación de Porto Alegre. Los abogados de Lula, sin embargo, pueden apelar una vez más contra la prisión con un "hábeas corpus" de urgencia en caso de que la fiscalía pida efectivamente la detención inmediata del ex presidente.

El fallo del STJ no está vinculado con la candidatura presidencial de Lula para las elecciones de octubre, ya que sólo juzgaba el recurso de "hábeas corpus preventivo" presentado por la defensa inmediatamente después del fallo de Porto Alegre. Un tribunal electoral debe pronunciarse por separado sobre la candidatura presidencial.

La apelación del STJ era uno de los pocos recursos de los que aún disponía el ex mandatario para evitar ir a prisión. Lula puede intentar llevar su caso todavía hasta la Corte Suprema. El ex presidente, considerado como el político más influyente de Brasil en las últimas dos décadas, fue condenado el año pasado por primera vez por cargos de corrupción vinculados a la operación anticorrupción conocida como "Lava Jato" ("Lavado de autos").

Al mismo tiempo debe responder aún en otros seis casos vinculados con "Lava Jato". Lula es acusado de haber aceptado de la constructora OAS la reforma de un departamento que pensaba comprar en el litoral de San Pablo, a cambio de favorecer a la empresa en sus tratos con el Estado. El tribunal de apelación confirmó a fines de enero la sentencia y elevó la pena de nueve años y medio a más de 12 años apuntando al alto cargo que ocupaba el ex jefe de Estado.

El caso de Lula tiene en vilo al país desde hace meses, porque afecta además de lleno a la campaña electoral. El ex presidente (2003-2010) e ícono de la izquierda latinoamericana aspira a un tercer mandato en los comicios de octubre y es actualmente claro favorito en los sondeos. Se espera también que la Justicia electoral impida su candidatura en virtud de la llamada ley de "Ficha Limpa" ("expediente limpio").

El escándalo Petrobras sacude desde hace casi cuatro años a gran parte de la clase política brasileña. Numerosos diputados, gobernadores y ex presidentes, así como el actual mandatario, el conservador Michel Temer, son acusados de haber participado en una enorme trama corrupta en torno a la petrolera estatal. Varias empresas pagaban sobornos de forma sistemática a funcionarios y partidos políticos para firmar millonarios contratos con Petrobras, según la investigación de "Lava Jato".

Lula enfrenta siete procedimientos penales. Pero se declara inocente en todos. La semana pasada, admitió que piensa "todos los días" en la posibilidad de ir a la cárcel, pero dijo que estaba decidido a batallar hasta el fin para probar su inocencia.

Precisamente ayer el ex presidente que gobernó entre 2003 y 2010 recibió una buena noticia: la encuesta del instituto MDA que tradicionalmente realiza la Confederación Nacional de Transporte, lo pone como vencedor en todos los escenarios, incluso en segunda vuelta. Lula aparece con el 33 por ciento de intención de voto contra 16 del segundo y máximo perseguidor, el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, 7 por ciento de la ambientalista Marina Silva y 6,8 por ciento del gobernador paulista, el oficialista Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña. El presidente Temer fue puesto entre las opciones y recibió el 1,3 por ciento, indicó la encuesta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario