El Mundo

Los yihadistas del Estado Islámico ejecutaron a 250 soldados sirios

Las víctimas fueron capturadas tras el asalto a la base aérea de Tabqa. Un video difundido por los rebeldes mostró el horror. Estado Islámico controla alrededor de un tercio de Siria.

Viernes 29 de Agosto de 2014

Combatientes del grupo Estado Islámico ejecutaron a 250 miembros del Ejército sirio a los que habían tomado como rehenes tras capturar una base aérea en el noreste del país, según un video de los integristas publicado ayer en YouTube. El video, confirmado como genuino por un combatiente de Estado Islámico (EI), muestra los cadáveres de decenas de hombres yaciendo boca abajo y sin más prendas que su ropa interior. Están en una fila que parece tener decenas de metros de largo. Otra pila de cadáveres aparece cerca. El subtítulo alardea que son 250 cadáveres. Un combatiente del Estado Islámico en Raqa dijo vía internet: "Sí, los hemos ejecutado a todos". El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que realiza un seguimiento del conflicto usando fuentes sobre el terreno, dijo que el número de fallecidos supera los 120. El video muestra a los cautivos caminando por el desierto en una columna, descalzos, en ropa interior y con las manos detrás de la cabeza, con combatientes armados andando y en vehículos a ambos lados. Uno de ellos grita "Estado Islámico", a lo que los soldados replican "persistirá".

El grupo, que se escindió de Al Qaeda, asaltó la base aérea de Tabqa el domingo después de fuertes combates con el Ejército sirio, y dijo haber capturado y matado a decenas de soldados y oficiales en una de las batallas más sangrientas hasta ahora entre las dos partes. La captura de Tabqa, el último bastión del Ejército en la zona, y la aparente muestra en público de la captura y ejecución de un gran número de soldados muestra cómo el grupo extremista ha cimentado su poder sobre el norte del país.

Estado Islámico controla alrededor de un tercio de Siria, sobre todo en el norte y este del país. Estados Unidos ha llevado a cabo ataques aéreos contra los islamistas en Irak y ha dejado abierta la opción de una acción similar en Siria. El gobierno en Damasco, marginado por Occidente, se ha presentado como un aliado en la guerra contra los insurgentes islamistas, pero Washington, que ha apostado su política siria sobre la premisa de la salida de Bashar Assad, dice que la permanencia del presidente sirio es parte del problema.

Civiles asediados. En el norte de Irak, los yihadistas incendiaron ayer un campo petrolífero que controlaban, antes de retirarse ante una ofensiva de las fuerzas kurdas en la zona. Según la ONU, miles de personas de Amerli, también en el norte de Irak, en su mayoría shiítas turcomanos, se encuentran en peligro tanto por su fe, que los yihadistas consideran una herejía, como por el asedio desde hace dos meses de los insurgentes. Washington evalúa el lanzamiento de ataques aéreos para ayudar a la localidad, dijeron fuentes estadounidenses el miércoles. "Podría ser una operación humanitaria. Podría ser una operación militar. Podría ser ambas", dijo un funcionario de Defensa bajo condición de anonimato.

Irak también reúne fuerzas al norte y el sur de la ciudad y lleva a cabo ataques aéreos contra los insurgentes milicias yihadistas que lo asedian.

Ofensiva. Irak es escenario desde el 9 de junio de una ofensiva de insurgentes sunitas dirigidos por el EI, que han tomado el control de territorios en cinco provincias del país y provocado la huida de decenas de miles de personas. El EI también controla parte del territorio sirio y ha proclamado la creación de un "califato" a caballo entre los dos países.

Estados Unidos ya inició una serie de ataques aéreos en el norte de Irak el pasado 8 de agosto, y ahora realiza vuelos de vigilancia sobre Siria que podrían preceder a una campaña aérea, aunque descarta coordinarla con el gobierno de Damasco.

El presidente sirio, Bashar Assad, se mostró el lunes dispuesto a colaborar con la comunidad internacional para perseguir y eliminar a los yihadistas en su territorio.

Por su parte, el jefe de Estado francés, François Hollande, aseguró que "Assad no puede ser socio de la lucha contra el terrorismo, es el aliado objetivo de los yihadistas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS