El Mundo

Los votantes de Crimea optaron masivamente por unirse a Rusia

La estratégica península es parte de Ucrania, pero está habitada por una amplia mayoría rusa que es apoyada por Moscú. El 96 por ciento de los votantes eligió incorporarse a Rusia.

Lunes 17 de Marzo de 2014

El 96 por ciento de los participantes en el referéndum de Crimea votó a favor de incorporarse a Rusia, según datos oficiales con el 75 por ciento del escrutinio. Votó un 80 por ciento del padrón. El resultado fue rechazado tanto por Ucrania como Occidente, que negaron su validez legal. La consulta popular se hizo en medio de un enorme despliegue militar ruso, tanto en Crimea —que oficialmente es territorio ucraniano—, como en las fronteras que separan a Rusia de Ucrania.

El primer ministro de Crimea, Serguei Aksionov, anunció que hoy el Parlamento "hará la solicitud al presidente Vladimir Putin para que Crimea sea incorporada a la Federación Rusa". Hasta la crisis de febrero, Aksionov era una figura de segundo orden en Ucrania al frente de un pequeño partido separatista.

En la capital de Crimea, Simferópol, miles de personas celebraron el resultado del referéndum, al igual que en Sebastopol y otras ciudades crimeas. Esta península fue incorporada en 1954 a Ucrania por orden del dictador soviético Nikita Kruschev, bajo la forma de "república autónoma". Su población es en su gran mayoría rusa, pero existen consistentes minorías, como los tártaros, que son un 12 por ciento. Crimea tiene además un interés estratégico para Moscú: es la base de la flota rusa del Mar Negro, en Sebastopol.

Tanto Ucrania como los países occidentales habían advertido que no reconocerían el resultado del referéndum. El referendo viola de hecho la Constitución de Ucrania en forma abierta. Según esta, una consulta popular de este tipo sólo puede hacerse en todo el territorio de Ucrania, y no a nivel local como se hizo ayer.

Anoche, el presidente Barack Obama habló por teléfono con su par ruso, Vladimir Putin. "El presidente Obama enfatizó que el referéndum en Crimea, que viola la Constitución ucraniana y se realizó bajo la intervención militar rusa, nunca será reconocido por Estados Unidos y la comunidad internacional", informó la Casa Blanca. Para Washington, Rusia rompe el principio de integridad territorial de una nación. Además, Rusia ha enviado tropas en forma masiva, lo que técnicamente es una invasión. Este fin de semana Rusia incluso tomó por la fuerza militar un poblado ucraniano, Strikove, en el norte de Crimea. Ayer había una tensa situación allí, con tropas de ambos países a escasos metros.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, advirtieron que no reconocerían el resultado.Los ministros de Exteriores de la UE se reunirán hoy para aprobar nuevas sanciones contra Rusia. Estas sanciones sin embargo no parecen hacer mella en Moscú.

Autodeterminación. Por su lado, Putin defendió el derecho de los habitantes de Crimea a la autodeterminación. "La consulta está en línea con el principio de las Naciones Unidas sobre el derecho de autodeterminación de los pueblos", aseguró el presidente ruso. Pero el argumento de Putin va más allá: aduce que debió intervenir en Crimea con tropas porque estaba "en peligro" la población rusoparlante y rusa étnica ante el nuevo gobierno surgido en Kiev el pasado 22 de febrero. Ese día fue destituido el presidente prorruso Viktor Yanukovich, quien se refugió en Rusia. Putin extiende este supuesto riesgo a toda la región rusoparlante de Ucrania, el sur y el este de la nación. Ayer se vieron en esas extensas regiones grandes manifestaciones con banderas rusas. Occidente y Ucrania temen que ahora Putin busque anexarlas. En Jarkov unos 3.000 manifestantes pidieron que en su ciudad se celebre un referéndum como el de Crimea. n Donetsk, un grupo de personas atacó edificios gubernamentales.

La diversidad cultural y lingüística entre la zona occidental de Ucrania, donde se habla ucraniano y la población se identifica con Europa, y las zonas orientales, donde se habla ruso y se simpatiza con Moscú, es la verdadera bomba de tiempo detrás del conflicto ucraniano, más allá de los juegos geopolíticos entre Rusia, Europa y Estados Unidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario