El Mundo

Los terroristas islámicos querían pasar a la historia con un 11-S en Bombay

Comandos de elite indios lograron poner fin ayer, tras casi 60 horas de combates, a la serie de ataques terroristas que dejaron 195 muertos (entre ellos 22 extranjeros) en Bombay y que, según fuentes oficiales, tenían el objetivo de asesinar a más de 5.000 personas. Los terroristas querían pasar a la historia por un 11 de septiembre indio y causar una carnicería, dijeron fuentes de seguridad.

Domingo 30 de Noviembre de 2008

Bombay. — Comandos de elite indios lograron poner fin ayer, tras casi 60 horas de combates, a la serie de ataques terroristas que dejaron 195 muertos (entre ellos 22 extranjeros) en Bombay y que, según fuentes oficiales, tenían el objetivo de asesinar a más de 5.000 personas. Los terroristas querían pasar a la historia por un 11 de septiembre indio y causar una carnicería, dijeron fuentes de seguridad.

Las fuerzas de seguridad liberaron ayer por la mañana el hotel Taj Mahal, un edificio representativo de la metrópolis financiera india y último reducto de los atacantes. Tres terroristas que permanecían atrincherados en el hotel murieron durante la operación. Las llamas envolvieron ayer parte de la emblemática estructura hotelera, de 565 habitaciones. "El hotel está bajo nuestro control", dijo J. K. Dutt, jefe de las tropas de elite de la Guardia de Seguridad Nacional (NSG), que señaló además que los combates duraron casi cinco horas y el hotel está practicamente en ruinas. "Los comandos mataron a tres terroristas después de una intensa batalla dentro del hotel, durante la cual murió también un soldado", añadió Dutt. "Ya no quedan terroristas en Bombay. Uno fue capturado con vida", dijo un funcionario indio. Unas 600 personas, entre ellas extranjeros, fueron rescatadas.

Las operaciones de ayer fueron el punto culminante de las acciones que empezaron el miércoles por la noche, cuando un grupo de al menos 10 terroristas arribó a las costas de Bombay en botes y armados con fusiles automáticos y granadas y gran cantidad de explosivos. Además del Taj Mahal, los atacantes también habían tomado el hotel de lujo Oberoi Trident, así como un centro judío, una estación de trenes y un hospital. El Oberoi y el edificio Nariman, que albergaba el centro judío, fueron liberados el viernes después de intensos enfrentamientos. Los terroristas tomaron rehenes en ambos lugares. En el centro judío murieron ocho personas.

Armados y bien entrenados. Tras poner fin ayer a las operaciones, las autoridades comenzaron a centrar su atención en los que idearon y financiaron el ataque. "Querían reducir los símbolos de la fuerza económica a escombros, el hotel Taj y Oberoi Trident, y que no pudieran ser reconstruidos", aseguró la cadena india. "Hablaban de un 11-S con el fin derribar los edificios", añadió Times Now.

• Algunos de los atacantes islamistas visitaron Bombay meses antes y vivieron allí durante todo este tiempo fingiendo ser estudiantes malasios, según dijo el Times of India. El grupo habría visitado en varias ocasiones los dos hoteles asaltados y los conocían a la perfección. Los terroristas procederían en su mayoría de Pakistán.

• En un principio, la autoría de los atentados se atribuyó a la organización islamista india poco conocida Mujaidines del Deccan, que había reivindicado las acciones. Sin embargo, el único terrorista capturado con vida, Azam Amir Kasav, confesó ser miembro de la célula rebelde con base en Pakistán, Lashkar-e-Taiba (Ejército de los Puros), según el diario Hindu. Lashkar-e-Taiba, uno de los grupos de milicianos islamistas más influyentes en Asia, había negado su implicación en los atentados.

• La captura de Kasav, uno de los militantes del grupo, que llegó procedente de Pakistán y hablaba con fluidez el inglés, ha permitido descubrir los ambiciosos planes del grupo terrorista. "La idea era replicar el JW Marriott en el Taj", asegura la cadena india Times Now, citando al interrogatorio del arrestado. Este fue uno de los peores atentados de Pakistán cuando un camión cargado de explosivos destruyó en septiembre todas las instalaciones hoteleras.

• La vía marítima fue supuestamente la utilizada por el comando para iniciar sus ataques contra 10 puntos de la ciudad.

• Los atacantes arribaron a la costa en un bote inflable, según los investigadores, después de abandonar un navío pesquero que habían secuestrado previamente y matar a sus tripulantes. Las autoridades indias encontraron un navío abandonado a cinco millas náuticas de Bombay, que podría haber sido utilizado por los terroristas para lanzar el miércoles su violento ataque. En el barco supuestamente usado —bautizado como Kuber— fue hallado el cadáver de uno de los tripulantes, que apareció decapitado y con las manos atadas a la espalda.

• Las mochilas de los integrantes del comando estaban llenas de municiones, balas y granadas y además portaban teléfonos satelitales y tarjetas de crédito. Llevaban dátiles y otros frutos secos, lo que parece indicar que preveían que su ofensiva les llevaría tiempo.

• Los extremistas parecían haber recibido entrenamiento de elite. Un experto de seguridad dijo que la forma en que uno de los hombres llevaba su fusil AK47 en una mano mostraba que había tenido meses de preparación.

• Los insurgentes que resistían en el hotel Taj combatieron a los comandos mejor entrenados de India, conocidos como Gatos Negros, durante dos días en el laberinto de pasillos del Taj, causando incendios al cambiarse de planta a planta.

1396862068 Algunos diarios británicos informaron ayer sobre la posibilidad de que varios de los atacantes, de entre dos a siete, sean de nacionalidad británica, una versión negada por el gobierno en Londres. "The Times" añadió que por lo menos dos terroristas tenían documentos en su poder que permiten seguir sus huellas hasta Inglaterra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario