El Mundo

Los servicios alemanes negaron ataques contra extranjeros en Chemnitz

Pusieron así en duda la versión del gobierno de Merkel, que afirmó hubo una "cacería" de migrantes.

Sábado 08 de Septiembre de 2018

El jefe del servicio de inteligencia interior de Alemania desató ayer una agria polémica al cuestionar la autenticidad de unas imágenes de las protestas xenófobas que sacudieron la semana pasada la ciudad de Chemnitz tras la muerte de un alemán presuntamente a manos de refugiados. Hans-Georg Maassen, el presidente de la llamada Oficina Federal de Protección de la Constitución (Bundesverfassungsschutz), contradijo la versión del gobierno de Angela Merkel de que hubo una "cacería de extranjeros" durante las marchas antiinmigración. Según dijo en una nota que publicó ayer el diario de masas Bild, "no hay evidencia de que el video que circula en Internet sea auténtico". El titular de la inteligencia doméstica alemana agregó que había "buenas razones para suponer que se trató de una información falseada de forma intencional, probablemente para distraer a la opinión pública del asesinato en Chemnitz". Varios partidos alemanes se mostraron indignados y demandaron pruebas para estos dichos, mientras que el ministro del Interior, el conservador Horst Seehofer, dio pleno respaldo al jefe de inteligencia, que es su subalterno.

El 26 de agosto, un joven de 35 años nacido en Chemnitz de padre cubano fue asesinado a primera hora de la madrugada en una fiesta callejera. Otros dos alemanes resultaron gravemente heridos en el ataque con cuchillos. Por el ataque fueron detenidos un refugiado sirio y otro iraquí. Un segundo iraquí es buscado por la policía en relación con el hecho. Un día más tarde, ultraderechistas y ciudadanos enardecidos salieron a la calle a protestar contra la política de asilo de Merkel. Policías, periodistas y contramanifestantes fueron agredidos. En un video que circuló por las redes se vieron imágenes en las que supuestamente participantes de esa protesta corrían por las calles y atacaban a personas de aspecto extranjero en Chemnitz. Varias manifestaciones se sucedieron en los días siguientes hasta culminar en una autodenominada "marcha del silencio" de más de 8.000 personas convocada por el partido nacionalista de derecha "Alternativa para Alemania" (AfD) y por el movimiento islamófobo Pegida.

Maassen contradijo a la propia canciller Angela Merkel, que había condenado los episodios xenófobos e insistido en que las imágenes mostraron "un odio muy claro y, por tanto, también la persecución de personas inocentes". La fiscalía general de Dresde, que investiga los disturbios ultraderechistas, constató un "sinnúmero de delitos" entre los que figuran la lesión corporal, la calumnia y el uso de símbolos prohibidos. El portavoz de la fiscalía, Wolfgang Klein, aclaró que aún se está analizando el material de video y que hasta el momento no se han encontrado indicios de cacerías de personas. A la vez, la Fiscalía general de Alemania comunicó que recibió una denuncia de un hombre por lesión corporal y daños materiales y se excusó de dar detalles. En el video se ve a un hombre de aspecto extranjero que es perseguido y atacado por ultraderechistas.

El director de la inteligencia interior no informó a Merkel sobre sus sospechas acerca de lo ocurrido en Chemnitz. "En los últimos días no hubo ninguna conversación entre la canciller y Maassen", aseguró el portavoz de Merkel, Steffen Seibert. Representantes de los partidos opositores La Izquierda y Verdes demandaron la renuncia de Maasen, mientras que el Partido Socialdemócrata, socio menor de Merkel en el gobierno, avisó a través de su presidenta, Andrea Nahles, que solicitará una reunión de la comisión parlamentaria que controla los servicios de inteligencia para que Maassen comparezca la próxima semana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});