El Mundo

Los rusos salieron a la calle para homenajear al opositor de Putin asesinado

Con flores, retratos y pancartas decenas de miles coparon Moscú bajo el lema “No tengo miedo” ante el crimen de Boris Nemtsov, gran adversario de Vladimir Putin.

Lunes 02 de Marzo de 2015

Con flores, retratos y pancartas con la leyenda “No tengo miedo’’, miles de rusos marcharon por las calles de Moscú en recuerdo del político opositor Boris Nemtsov, cuyo asesinato a tiros ha estremecido a la oposición y sembrado las sospechas sobre el Kremlin de Vladimir Putin, enemigo declarado del fallecido opositor. Nemtsov fue vice primer ministro y preparaba un informe sobre la masiva participación del ejército ruso en la guerra secesionista que sufre Ucrania.
  Putin ha marginado e intimidado a sus adversarios políticos con cárcel y exilio desde las protestas masivas de Moscú en 2011 y 2012. Nemtsov, de 55 años, era uno de los pocos dirigentes que no se había dejado intimidar. Su brutal ejecución, de sello mafioso, es un recordatorio de los peligroso que es oponerse a Putin en Rusia. Los manifestantes marcharon al puente cerca del Kremlin donde Nemtsov fue abatido el viernes poco antes de la medianoche. La multitud, que coreaba “No olvidaremos, no perdonaremos’’, ocupó toda la calle junto al río Moscú. Muchos portaban banderas rusas. Reinaba un ambiente sombrío y había una fuerte presencia policial en las calles, así como en el río mismo y en aire, con helicópteros. En la Rusia de Putin las manifestaciones opositoras no están permitidas y habitualmente se reprimen con dureza y dejan cientos de detenidos. Ayer, la orden de la policía claramente fue la de exhibirse pero no intervenir.
  Ilya Yashin, amigo de Nemtsov y también dirigente opositor, expresó la esperanza de que el asesinato no asuste a la gente. “Esencialmente es un acto de terror. Es un asesinato político destinado a asustar a la población, o a la parte de la población que apoyaba a Nemtsov y no estaba de acuerdo con el gobierno’’, dijo Yashin. “Espero que no nos asustemos, espero que continuemos la tarea de Boris’’.
  La marcha podría dar ánimos a la oposición, porque alcanzó dimensiones que hacía años no se veían, pero también podría ser una breve expresión de emociones que se disipa en un clima general de miedo. Mijail Kasyanov, un ex primer ministro que pasó a la oposición, dijo que el asesinato debería ser un punto de inflexión para Rusia “por la simple razón de que la gente que creía que podía seguir tranquilamente en su cocina discutiendo los problemas con su familia ahora empezará a pensar en todo lo que sucede en nuestro país’’.
  La agencia federal de investigaciones, los temidos servicios secretos de Putin que son los herederos de la KGB soviética, dijo que estudiaba diversos motivos del asesinato. El primero, dijo la comisión de investigaciones, era que apuntaba a “desestabilizar la situación política en Rusia “y que Nemtsov era “una víctima a sacrificar para aquellos que no descartan método alguno para alcanzar sus fines políticos’’. Esta sugerencia se hizo eco de declaraciones del vocero de Putin y otros oficialistas, sobre que el asesinato fue una “provocación’’ opositora contra el Estado y para perjudicar a su gobierno. Los comentaristas de los canales de televisión, todos dominados por el gobierno, coincidieron en que el asesinato servía a los intereses de los “enemigos de Rusia”, repitiendo la retórica que baja desde el poder.
  Para el opositor Yashin, en cambio, “fue Putin quien creó este ambiente de odio en nuestro país, el ambiente de intolerancia que de alguna manera se materializó en la bala que mató a mi amigo  Nemtsov’’. La omnipresente propaganda oficial en los medios había identificado a Nemtsov ente los cabecillas de una “quinta columna’’ de “traidores” al servicio de las potencias occidentales. Nemtsov fue asesinado con cuatro tiros por la espalda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS