El Mundo

Los palestinos, listos para un salto histórico en las Naciones Unidas

Esperan que la Asamblea General les conceda hoy el status de Estado observador. Arriesgan a perder millones de dólares en ayuda de EEUU y represalias por parte de Israel.

Jueves 29 de Noviembre de 2012

Nueva York. — Los palestinos acuden hoy a la ONU con la intención de que su Asamblea General los reconozca como Estado observador, en un paso de carácter histórico que podría ayudar a desbloquear el estancado proceso de paz, aunque también acarrear consecuencias imprevisibles en su relación con Israel. Pese a las presiones hasta última hora desde múltiples frentes, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, parece decidido esta vez a conseguir que una amplia mayoría de los países del mundo reconozcan por primera vez conjuntamente a un Estado palestino en las fronteras de 1967 y con capital en Jerusalén Este, según las últimas versiones del borrador de resolución. Será una votación de alta carga simbólica, que se producirá justo el mismo día que, hace 65 años, la sesión plenaria de la ONU aprobó la partición en dos Estados del Protectorado Británico en Palestina, división que los árabes rechazaron y que propició meses después la creación del Estado de Israel.

Con su posición debilitada ante el protagonismo del grupo islámico Hamas durante la reciente ofensiva israelí en Gaza, una crisis financiera en la ANP que amenaza con asfixiarle y la solución de dos Estados a punto de extinguirse, pocas opciones le quedan a Abbas para intentar superar el marasmo de los últimos años, al margen del recurso a la ONU.

Presiones. Israel ya advirtió de que la iniciativa palestina podría tener graves consecuencias, que van desde congelar los fondos que recauda para los palestinos y acelerar la construcción de asentamientos hasta provocar el colapso de la ANP y derrocar al propio Abbas, como propugna el canciller, Avigdor Lieberman. Con todo, la respuesta de Israel dependerá en gran medida del uso que los palestinos hagan de su renovado estatus en la ONU, y especialmente de si deciden recurrir a los tribunales internacionales para denunciar al Estado judío, posibilidad que les abriría su nueva condición.

El Reino Unido, cuyo voto puede influir en otros países de la UE, condicionó su voto precisamente a que los palestinos desistan de acudir a la Corte Penal Internacional (CPI). Fuentes palestinas aseguraron que, aunque están dispuestos a admitir otras cuestiones, "no se aceptará ningún condicionamiento en esa cuestión", ya que supondría "ceder soberanía". En todo caso, sólo el mero hecho de acudir a la ONU provocó ya sustanciales cambios en la imagen fija del conflicto y en posturas inamovibles desde que quedaron en suspenso las negociaciones de paz hace más de dos años.

El proceso de paz. El propio Abbas expresó su voluntad de retomar las negociaciones "inmediatamente después de la votación" de la Asamblea General, aunque del lado israelí habrá que esperar seguramente el resultado de los comicios del 22 de enero para avanzar al respecto. Los palestinos aseguran que cuentan hasta el momento con el voto favorable de 140 de los 193 países miembro de la Asamblea General y confían en lograr todavía más respaldos hasta poco antes del comienzo de la sesión plenaria de hoy. Entre los apoyos figuran la gran mayoría de los países latinoamericanos —con la excepción de Panamá, Colombia y Guatemala— y cerca de la mitad de los europeos, entre ellos Francia y España, además de la práctica totalidad de los asiáticos y africanos.

Entre los oponentes, además de Israel, el más decisivo es Estados Unidos. Todo el proceso aguardó para concretarse hasta después de la reelección en noviembre de Barack Obama, de quien los palestinos esperan un segundo mandato con mayor empeño en la revitalización del proceso de paz y la solución de dos Estados, una vez liberado el presidente de ataduras electorales. De momento Washington advirtió que la votación es "un paso atrás" en la aspiración palestina de conseguir un Estado propio y el Congreso norteamericano amenazó con retirar fondos de ayuda a la ANP. La Liga Arabe, en tanto, prometió aportar a Palestina 100 millones de dólares mensuales en caso de que Israel y Estados Unidos apliquen sanciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS