El Mundo

Los kurdos se preparan para pasar al contraataque

Integrismo islámico. Después de un avance arrollador del Estado Islámico que forzó a huir a 200.000 civiles, los ataques aéreos cambiaron el escenario.

Lunes 29 de Septiembre de 2014

Tras el avance de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) sobre la zona de frontera turco-siria, los kurdos se preparan para un contragolpe: cerca de 1.800 soldados "peshmerga" han sido desplegados en la ciudad de Ain al Arab (Kobani, en kurdo). A la vez, desde el sábado la fuerza aérea de EEUU comenzó a bombardear posiciones del EI en torno a Kobani, a la que había puesto bajo asedio luego de tomar más de 60 aldeas kurdas en el norte de Siria. Esto motivó un masivo exilio de civiles kurdos hacia Turquía, donde debieron montarse campamentos de emergencia. La crisis humanitaria sigue abierta, con miles de civiles que llegan cada día en busca de refugio. Es que EI practica la "limpieza étnica" contra los kurdos, pese a que son islámicos sunitas como el grupo extremista.

El factor aéreo. Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una acreditada ONG siria con una extensa red de observadores en el terreno, desde el miércoles han llegado 1.500 combatientes peshmerga a Kobani. Los aviones de la alianza internacional bombardearon el sábado y ayer posiciones de los yihadistas en la zona. Destruyeron posiciones fijas y al menos dos tanques o vehículos blindados, así como un puesto de control fronterizo en manos del EI. Desde hacía una semana la dirigencia kurda reclamaba a sus aliados estadounidenses que bombardearan al EI en el frente de Kobani, pero el Pentágono prefirió en un primer momento centrar su arsenal contra los puestos de mando y control del EI en la ciudad de Raqqa —"capital" del territorio que domina— y luego en la red de refinerías y oleoductos que controla el grupo terrorista. Se cree que la venta ilegal de combustible proveía hasta esta semana al EI dos millones de dólares diarios.

Kobani fue cercada hace más de una semana por combatientes de EI. En su avance, los yihadistas tomaron más de 60 aldeas cercanas y al menos 160.000 personas huyeron, según datos de las autoridades turcas. Otras estimaciones dan más de 200.000 civiles, casi todos kurdos sirios, en fuga hacia Turquía. Al menos 800 han desparecido en el caos de la fuga y la ofensiva terrorista. Los yihadistas se encuentran a apenas diez kilómetros de Kobani.

El EI controla más de un tercio de Irak y otro tanto de Siria. Ambas zonas están sólidamente unidas en la desértica frontera entre ambos países vecinos. En los territorios conquistados, los milicianos del EI han proclamado un "califato", en el que aplican la más rígida normativa islámica, la Sharía. Han cometido delitos de guerra en forma masiva y reiterada, como la ejecución a la luz del día de cientos de prisioneros de guerra. Ellos mismos filman y publican en Internet estas atrocidades, con el objetivo de provocar terror entre sus adversarios y en la población civil "infiel", es decir, no árabe islámica sunita. Previamente, en el norte de Irak, el avance del EI causó una crisis similar en la zona kurda y en el extremo norte el país, donde hay una variedad de etnias y religiones minoritarias. Los extremistas hicieron huir a decenas de miles de cristianos y miembros de la antigua religión yazidita, muy anterior al nacimiento del islam.

Expansión de la alianza. El 8 de agosto, EEUU inició una campaña aérea para frenar el avance del EI en el norte de Irak. La semana pasada, en la madrugada del 23 de septiembre, el Pentágono lanzó una masiva ofensiva aérea y naval contra el EI en Siria. Importantes países árabes y europeos se han aliado para combatir desde el aire al EI. Arabia Saudita, Jordania, Emiratos Arabes Unidos, Bahrain y Qatar son las naciones árabes que integran la coalición. Reino Unido, Francia, y desde hace pocas horas Holanda, Bélgica y Dinamarca, son los participantes europeos. Los países árabes atacan, como EEUU, tanto en Irak como en Siria. Los países europeos, en cambio, limitan sus operaciones a Irak, dado que el régimen sirio rechaza la ofensiva aérea.

Alemania apoya también la operación, pero sin entrar en acción. El sábado llegaron a la capital kurda de Erbil, en el norte de Irak, armas y vehículos alemanes. Ayer visitó la ciudad Irak la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen.

Admisión

Barack Obama admitió que su gobierno “subestimó lo que estaba ocurriendo en Siria” durante la guerra civil, lo que permitió que este país fuera “la zona cero para los yihadistas de todo el mundo”. Obama agregó que los yihadistas derrotados por supaís en Irak se refugiaron en Siria, donde se recompusieron gracias a “los enormes espacios sin gobierno”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario