El Mundo

Los jóvenes recién recibidos son la nueva cara del desempleo en EEUU

La crisis también está afectando a la población con una formación superior a la media. Además de la falta de trabajo, los universitarios deben afrontar las deudas que deja la carrera.

Miércoles 17 de Noviembre de 2010

Washington.— Hasta hace poco los estadounidenses no tenían problemas para encontrar trabajo al terminar sus estudios universitarios. Sin embargo, la situación ahora es totalmente distinta. El panorama es desalentador sobre todo para aquellos jóvenes que acaban de terminar la Universidad y que a menudo acumulan una elevada deuda.

Orgulloso y satisfecho, Gabriel Seder recibió su título en política vestido con la túnica y birrete tradicionales en la renombrada Universidad George Washington en la capital estadounidense. Como premio se daría el lujo de un viaje. Después, en agosto, Seder comenzaría a enviar currículums. Actualmente ha mandado ya más de 30, y en contra de lo esperado, no ha recibido más que negativas. “Es muy frustrante”, dice abatido el joven de 22 años.

Independientemente de las turbulencias en el mercado laboral estadounidense, los solicitantes con título universitario hasta ahora siempre han tenido buenas oportunidades de encontrar trabajo. Ahora la crisis también está afectando a aquellos con una formación superior a la de la media.

Mientras que desde hace 20 años la tasa de desempleo de personas muy cualificadas en épocas de vacas flacas apenas superaba el tres por ciento, en la actualidad ésta oscila entre un cuatro y un cinco por ciento. La tasa total de desempleo continuaba en octubre por encima del nueve por ciento.

Un panorama sombrío. Especialmente desmoralizante parece la situación de aquellos jóvenes graduados. De acuerdo con un informe del Institute for College Access & Success (Instituto para el acceso a la universidad y el éxito), que estudia las oportunidades laborales de recién licenciados, en 2009 casi un nueve por ciento de los jóvenes estadounidenses con título universitario entre los 20 y 24 años no tenía trabajo. Se trata del nivel de desempleo más elevado desde que el instituto comenzó a realizar tal estudio hace cinco años. El año anterior el porcentaje era aún del seis por ciento.

Aparte de las pésimas perspectivas en el mercado laboral, los licenciados se ven lastrados por un problema aún mayor: las en parte descomunales deudas —acumuladas durante la carrera— con las que inician su vida laboral. En 2009 los recién licenciados en Estados Unidos arrastraban de media una deuda de 24.000 dólares, un seis por ciento más que en el año anterior.

Cuotas imposibles. Las sumas se disparan con rapidez en vista de los elevados precios universitarios. Con su decisión de cursar sus estudios en la George Washington University, en la que entre otros estudió el ex secretario de Estado Colin Powell, Gabriel Seder se decantó por una institución muy cara. Sólo las tasas de matriculación anuales rondan los 43.000 dólares. A eso hay que sumar unos 18.000 dólares anuales para vivienda, libros, ocio y demás gastos.

Tras cuatro años de estudios la deuda acumulada asciende a más de 244.000 dólares, que equivale al precio para la obtención de un grado universitario. Si posteriormente se cursa un master, las cuotas se encarecen aún más.

Gabriel Seder tendrá que esperar todavía un tiempo antes de poder encontrar el trabajo de sus sueños en una organización internacional. Su “plan B” es buscar “cualquier trabajo en un restaurante” y continuar estudiando a partir del próximo agosto, ya que actualmente la cosa no pinta nada bien en el mercado laboral. Así que invernará en el campus.

Lo bueno es que gracias al apoyo de sus padres y a becas, la deuda de Seder es “sólo” algo superior a 9.500 dólares. “Muchos de mis amigos están mucho más endeudados que yo, porque han financiado todos los costos de sus estudios con créditos”, señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS