El Mundo

Los iraníes protestan contra el gobierno por segundo día seguido

La admisión de haber derribado el avión ucraniano hecha el sábado desató el malestar de los estudiantes y sectores medios urbanos.

Lunes 13 de Enero de 2020

Manifestantes iraníes desafiaron una fuerte presencia policial por segundo día consecutivo para protestar contra el intento del gobierno de ocultar durante días el derribo de un avión de pasajeros de Ucrania con 176 personas a bordo el pasado miércoles. El reconocimiento del grave hecho ocurrió solo el sábado, luego de que los gobiernos occidentales denunciaran con datos minuciosos el derribo, presentado hasta ese momento por Irán como un "accidente". El episodio ha dado término de manera brusca al clima de duelo y unidad nacional que había seguido a la eliminación por Estados Unidos del general Qassem Soleimani. El hecho provocó una escalada. La noche de la caída del avión ucraniano Irán había disparado 21 misiles contra dos bases en Irak ocupadas por Estados Unidos. Por esto, su sistema antiaéreo estaba en alerta máxima, a la espera de una respuesta de Washington. En este contexto los iraníes derribaron con misiles rusos al Boeing ucraniano, minutos después de que partiera del aeropuerto internacional de Teherán hacia Kiev. El sábado, un general iraní reconoció el grave fallo y pidió disculpas. Horas más tarde comenzaron en Teherán las protestas, que reclaman la renuncia del máximo líder del país, el ayatolá Khamenei. Irán vivió en noviembre pasado masivas manifestaciones contra el régimen, que fueron duramente reprimidas (ver aparte).

Policías antimotines, efectivos de la Guardia Revolucionaria y agentes de civil reprimieron las manifestación en Teherán. Según reportes de las redes sociales, las fuerzas del régimen lanzaron gases lacrimógenos y dispararon balas de goma contra las concentraciones, que si bien se producen en todo el país, se concentran en la capital del país y están lideradas por los estudiantes.

Pese a la represión y el silencio en los medios, las manifestaciones contra el ayatolá Khamenei y su régimen continuaban. El sábado, cuando la población se enteró que la Guardia Revolucionaria había derribado el avión civil de Ucrania con 176 personas a bordo, la mayoría de ellos iraníes, convirtió las vigilias por las víctimas en masivas protestas. Indignados, ayer los jóvenes iraníes se autoconvocaron en varias ciudades. Las protestas de este fin de semana no pudieron ser filmadas ni fotografiadas debidamente por los medios de información presentes en Teherán, que en cambio sí tuvieron pleno acceso a las manifestaciones a favor del régimen organizadas para contrastar las protestas. Videos publicados en internet mostraron a los manifestantes gritando consignas contra Khamenei y el régimen clerical que lidera, moviéndose a través de las estaciones de metro, cerca de la plaza de Azadi. Otros videos muestran que protestas similares en otras ciudades. Pero la censura del régimen hacía casi imposible confirmar o recabar mayor información.

Policías antimotines se habían congregado en la Plaza de Vali-e Asr, en la Universidad de Teherán y en otros lugares emblemáticos de las anteriores protestas. Miembros de la temida Guardia Revolucionaria patrullaban en motocicletas y agentes vestidos de civil recorrían la ciudad. La gente miraba al suelo al pasar deprisa junto a la policía, tratando de no llamar la atención.

Las 176 personas que iban a bordo del avión derribado, en su mayoría iraníes y canadienses-iraníes, murieron al estrellarse el avión. Tras culpar en un principio a un fallo técnico e insistir que no era culpa de las fuerzas armadas, las autoridades admitieron finalmente el sábado que habían derribado la aeronave por error, ante las pruebas y acusaciones de gobiernos occidentales.

Los iraníes han expresado su indignación por el derribo del avión y las explicaciones engañosas de las autoridades ofrecidas tras la tragedia. Hasta el viernes inclusive, la máxima autoridad en aviación civil de Irán, Ali Abedzadé, afirmaba que las versiones occidentales sobre el derribo eran "rumores", y que "una cosa es segura: este avión no fue alcanzado por un misil". Al día siguiente, el jefe de la defensa aérea, general Amir Ali Hayizadeh, admitió precisamente eso, que habían derribado por error al Boeing ucraniano al confundirlo con un misil de crucero de EEUU. Los iraníes también han expresado su dolor por los fallecidos, entre los que había muchos jóvenes con futuros prometedores que estudiaban en el extranjero. "Incluso hablar de ello hace que se me acelere el corazón y me entristece'', comentó Zahra Razeghi, residente en Teherán. "Me avergüenzo cuando pienso en sus familias''."La negación y ocultar la verdad en los últimos tres días agravaron mucho el sufrimiento y el dolor de las familias y el mío'', añadió la mujer. Un hombre que solo se identificó como Saeed comentó que los medios, en su gran mayoría dependientes del Estado, ocultaron la causa del siniestro por "motivos políticos''. "Acontecimientos posteriores cambiaron el panorama y tuvieron que decir la verdad'', añadió.

Cientos de estudiantes se reunieron ayer en la Universidad Shahid Beheshti para recordar a las víctimas y protestar contra las autoridades por ocultar la causa del choque, según la agencia de noticias semioficial ISNA. Más tarde se dispersaron de forma pacífica.

El presidente Donald Trump, que ha expresado su apoyo a las protestas contra el gobierno de Irán, se dirigió a las autoridades del país con un tuit muy directo: "No maten a sus manifestantes'', les advirtió. "El mundo los está viendo. Y más importante, Estados Unidos de América los está viendo'', escribió Trump.

valientes. Estudiantes universitarias enfrentan a la policía. Luego llegaron los gases y los perdigones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario