El Mundo

Los griegos expresan su ira en las calles contra el plan de austeridad

Según un sondeo, la mitad de los ciudadanos helenos se opone a la reforma fiscal Los ministros de Finanzas de la zona euro podrían desbloquear hoy un auxilio financiero

Domingo 19 de Junio de 2011

Atenas. - Miles de griegos marcharon ayer hasta el Parlamento en Atenas, en un despliegue de la ira pública después de que el primer ministro George Papandreou prometiera continuar con la campaña de austeridad a la que según un sondeo se opone la mitad del país. En una iniciativa para reducir los disensos en su Partido Socialista, Papandreou removió el viernes al ministro de Finanzas George Papaconstantinou, autor de un nuevo programa de austeridad de cinco años que ha desatado semanas de protestas. El recambio coincidió con la promesa de Francia y Alemania de continuar financiando a Atenas, una decisión que podría dar a Grecia y a sus aliados de la zona euro más tiempo para evitar una caótica cesación de pagos, incluso aunque existan dudas sobre su solvencia a largo plazo.

La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional impusieron las reformas como condición para un nuevo rescate financiero estimado en 120.000 millones de euros (170.000 millones de dólares), el cual deberá ser financiado por Grecia a partir de 2014.

Acampe en el Parlamento. Alrededor de 5.000 manifestantes del grupo comunista Pame marcharon hacia la plaza Syntagma de Atenas -donde se produjeron actos de violencia anteriormente en la semana- y cantaron eslóganes como "Las medidas de austeridad nos están matando".

Activistas franceses también actuaron con un títere de tres metros que representaba a la Justicia ensangrentada bailando al ritmo de los tambores, un gesto de solidaridad con los manifestantes griegos que han acampado en la plaza durante tres semanas.

Un sondeo realizado antes del cambio mostró que el 47,5 por ciento de los encuestados querían que el Parlamento rechazase la reforma y que se celebrasen elecciones en Grecia. Sólo un tercio, un 34,8 por ciento, quería que se apruebe para que Atenas se asegure el segundo rescate financiero.

Constantinos Routzounis, director de la encuestadora Kapa Research, dijo que los griegos no se oponen al plan de austeridad en sí mismo pero creían que las reformas estaban dirigidas injustamente hacia los pobres mientras que los ricos evasores de impuestos y los políticos corruptos se libraban fácilmente.

El sindicato griego GSEE, que representa a 2 millones de trabajadores del sector privado, llamó a una manifestación de 48 horas cuando el Parlamento vote sobre el que se ha conocido como plan a medio plazo. El gobierno espera que se realice a fines de junio.

Manotón de ahogado. Papandreou pareció haber frenado una revuelta en su partido al incluir a algunos de los detractores más duros contra el paquete de austeridad, pero eso también podría debilitar las reformas. Evangelos Venizelos, el mayor rival de Papandreou en el Partido Socialista, fue nombrado ministro de Finanzas. Dijo que viajaría hoy a Bruselas para pedirle a los prestamistas que permitan algunas "mejoras para la justicia social" en el plan de reformas.

Hoy también se espera que los ministros de Finanzas de la zona euro acuerden la concesión de la quinta entrega de los 110.000 millones de euros de un crédito de contingencia aprobado en mayo de 2010 para Grecia. El FMI seguramente haría lo mismo a principios de julio. En caso de ser aprobados ambos créditos, la UE y el FMI proporcionarán a Grecia 12.000 millones de euros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario