El Mundo

Los europeos pierden la paciencia con el gobierno griego y su ministro estrella

El titular de Finanzas de Atenas, Yanis Varoufakis, chocó con sus colegas en la cumbre de Letonia. El tiempo se acaba y no llegan definiciones.

Domingo 26 de Abril de 2015

Este viernes, Yanis Varoufakis llegó a Riga como siempre, sin corbata y con una amplia sonrisa. Pero el ministro de Finanzas griego, siempre tan comunicativo, pasó junto a los periodistas sin decir una palabra. Ya en la sala "Riga" de la Biblioteca Nacional letona, los ministros de Finanzas del Eurogrupo fueron al grano. "No fue un día fácil para Varoufakis", aseguró un diplomático de la Unión Europea. El ministro griego tuvo que escuchar muchas críticas de sus colegas de los países del euro. "Todos tenemos claro que el tiempo se acaba", resumió el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Al grano. Los socios europeos de Atenas acusan cada vez más abiertamente al gobierno de Alexis Tsipras de retrasar las negociaciones sobre su programa de reformas y de poner así en peligro la estabilidad de toda la zona euro. El ambiente es tenso, incluso muy tenso. "Se fue directamente al grano", afirmaron las fuentes. Según la agencia Bloomberg, a Varoufakis sus colegas lo llegaron a calificar de "amateur" y lo acusaron de "perder el tiempo", aunque los diplomáticos lógicamente no lo confirmaron. "Fue una discusión muy crítica", se limitió a decir el holandés Dijsselbloem.

"Estoy bastante harto de todo esto", apuntó por su lado el ministro de Finanzas austríaco, Hans Jörg Schelling. "Cuando Varoufakis dice en una entrevista que «hay reunirse de una vez por todas», yo me pregunto: ¿qué es lo que hemos estado haciendo el último medio año?"

Las negociaciones entre los técnicos de Atenas y sus acreedores europeos avanzan, pero con dificultad. "Todavía estamos muy lejos" de llegar a un acuerdo, explicó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. Sin ese acuerdo no podrán llegar a Atenas los 7.200 millones de euros que aún quedan de su segundo rescate financiero.

Mientras, continúa el misterio sobre la precaria situación financiera de Grecia. Las instituciones de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sólo reciben cifras con cuentagotas. Y Grecia tendrá que devolver pronto algunos tramos de sus créditos.

Sin fondos.PUNCTUATION_SPACE"La liquidez es cada vez un problema más grande para el gobierno griego", advirtió Dijsselbloem, que sin embargo dice estar seguro de que se logrará alcanzar un acuerdo. Si Grecia no consigue pagar a sus acreedores, el país entraría en suspensión de pagos o default. Pero eso no significaría que tendría que salir de la zona euro. "No existe la posibilidad de salir del euro, sino de la UE", explica el austríaco Schelling remitiéndose al derecho europeo.

¿Tiene poder?En el Eurogrupo cada vez más se preguntan si Varoufakis sigue teniendo poder y si sigue habiendo sintonía en el seno la coalición de gobierno formada por la alianza de izquierdas Syriza y los populistas de derechas Griegos Independientes. La impresión que se tiene en Riga es que la solución del "drama" griego se ha convertido en una cuestión del más alto nivel.

Con Merkel.PUNCTUATION_SPACEY algún motivo hay para pensar así. Antes de la cita del Eurogrupo en Riga, el primer ministro Tsipras se reunió el jueves en Bruselas con la canciller alemana, Angela Merkel. El encuentro, celebrado aprovechando una cumbre extraordinaria de la UE, duró más de lo previsto y transcurrió de forma constructiva.

En Atenas se ha prestado especial atención a una frase particular de Merkel. A la pregunta de si Grecia podría quedarse sin dinero, la canciller respondió: "Debe hacerse todo lo posible para evitarlo".

A pesar de los duros debates y palabras, Varoufakis se mostró relajado en Riga. En la foto de familia con sus colegas europeos incluso sonrió y ante las cámaras aseguró que ve "señales claras de un acercamiento sustancial".

Pero tampoco oculta los problemas: la reforma del sistema de pensiones, ejecuciones inmobiliarias, ajustes presupuestarios. "Como europeos no podemos permitirnos no llegar a un acuerdo", afirmó

70º Aniversario de Galípoli

Una batalla que fue crisol de tres naciones

Familiares de soldados, gobernantes y visitantes se reunieron cerca de los antiguos campos de batalla de Galípoli, homenajeando a los miles de australianos y neozelandeses que lucharon en la batalla de la Primera Guerra Mundial, en el centenario de la malograda invasión de esa playa de Turquía liderada por Gran Bretaña.

El príncipe Carlos y los primeros ministros de Australia y Nueva Zelanda hablaron del heroísmo de los soldados, en una emotiva ceremonia para conmemorar los 100 años exactos del día en que las tropas aliadas —sobre todo australianas y neozelandesas— pisaron tierra en la península de Galípoli al amanecer del 25 de abril de 1915. "Para muchos, el sol que se alzaba ese día sería el último'', recordaron.

El desembarco en Galípoli marcó el comienzo de una dura batalla que se prolongó ocho meses. Unos 44.000 soldados aliados y unos 86.000 turcos murieron. Los australianos y neozelandeses recuerdan el aniversario del desembarco cada año como importantes actos de recuerdo a los caídos.

Se dice que el trágico destino que sufrieron los soldados de Australia y Nueva Zelanda inspiró una identidad nacional separada de la británica. El aniversario del comienzo de las operaciones el 25 de abril, conocido como "Día del Anzac" por un acrónimo en inglés de Fuerzas Armadas de Australia y Nueva Zelanda, se celebra como un símbolo de madurez en ambos países.

"Al ofrecerse como voluntarios, se convirtieron en algo más que soldados. Se convirtieron en los héroes fundadores de la Australia moderna'', dijo ayer el primer ministro australiano, Tony Abbott.

La malograda ofensiva pretendía asegurar una ruta naval entre el Mediterráneo y Estambul a través del estrecho de los Dardanelos, y sacar así a los turcos otomanos de la guerra. Pero se convirtió en un sinónimo de mala planificación bélica británica. La decisión de lanzar el ataque casi terminó con la carrera de Winston Churchill, que como "primer lord del Almirantazgo", creyó que podría ayudar a poner un fin rápido a la guerra.

En la ceremonia también participaron autoridades y soldados turcos, dentro de los dos días de actos en el lugar de la batalla. Galípoli también fue importante para la creación de la Turquía moderna.Mustafá Kemal Ataturk, el creador de la moderna Turquía, se destacó como comandante en Galípoli, conocida como Canakkale por los turcos. Desde entonces comenzó su carrera política para terminar con el anacrónico Imperio Turco Otomano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario