El Mundo

Los directivos del penal facilitaron la fuga del "Chapo" por un túnel

Se autorizaron inusuales obras de remodelación para ocultar los ruidos de la excavación por la que huyó el capo narco.

Viernes 23 de Octubre de 2015

Los directivos del penal de máxima seguridad de El Altiplano donde estaba recluido el narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán autorizaron obras "cosméticas" de renovación para tapar el ruido de la construcción del túnel por el que se fugó, a la vez que desconectaron los sensores perimetrales de la prisión para permitir una obra hidráulica, dijo ayer el responsable de la investigación sobre la fuga del capo del Cártel de Sinaloa. Entre las obras figura la impermeabilización de techos en el área donde estaba la celda del "Chapo" en plena época de lluvias, "además del cambio de mosaicos para generar ruidos y martilleos", dijo el titular de la subprocuraduría especializada en delincuencia organizada, Gustavo Salas. "Autorizaron y permitieron la realización de obras cosméticas para disfrazar los ruidos provenientes del subterráneo del penal, desde donde se estaba construyendo el túnel", declaró. Entre los más de 30 detenidos hasta ahora se encuentran el ex director de la cárcel y la ex coordinadora general de penales federales mexicanos. Según afirmó Salas, hubo una "conducta omisiva dolosa y consciente dirigida a favorecer la evasión de Guzmán" y un plan "perfectamente diseñado" para lograr la fuga, con participación desde el interior y el exterior de la cárcel del Altiplano, unos 90 kilómetros al oeste de Ciudad de México.

Asimismo, los equipos sensores de movimiento del penal de alta seguridad de El Altiplano estuvieron desconectados durante semanas a causa de las obras que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) realiza a un costado de esas instalaciones, reconocieron autoridades del penal ante el Ministerio Público Federal. Estos equipos fueron colocados para que el personal de seguridad pudiera detectar algún daño en paredes y patios por medio de excavaciones. Las obras de instalación de cañerías hidráulicas provocaron que los equipos detectores de movimiento lanzaran constantes alertas a los equipos de monitoreo, lo que distraía al personal. Según los testimonios, se determinó desactivar los sensores, pues otros mecanismos de monitoreo permanecían activos.

La fiscal general, Arely Gómez, anunció el miércoles seis detenciones de personas que organizaron desde afuera de la cárcel la evasión. Entre ellas figura el abogado principal de Guzmán y un cuñado, el ingeniero que dirigió la construcción del túnel y dos pilotos. Los arrestos se realizaron en diferentes momentos y en diferentes lugares, algunos hace más de dos semanas. "La investigación no está cerrada", dijo Salas.

El diario La Jornada reconstruyó esta semana, a partir de fuentes propias, las primeras horas del "Chapo" fuera del penal. Asegura que desde la casa en la que desembocaba el túnel de 1,5 kilómetro fue trasladado en un vehículo flanqueado por otros dos automóviles hasta un aeródromo privado en San Juan del Río, en el Estado central de Querétaro. Oficialmente se sabía que por este caso había sido capturado un piloto, pero ahora se conoce también que se llama Héctor Ramón Takashima Valenzuela y tiene "habilidades extraordinarias". Según el periodista Carlos Loret de Mola, los propietarios del aeródromo recibieron 150.000 dólares por permitir el despegue de la avioneta del narco y de otro avión similar, usado como señuelo, sin encender las luces de la pista. El argumento: que el cliente era "un poderoso hombre de negocios al que le gusta la discreción".

Triángulo Dorado. Mientras la avioneta del "Chapo" aterrizaba de madrugada en algún punto del Triángulo Dorado, como se llaman los dominios del criminal en una zona serrana que abarca los Estados de Sinaloa (donde nació), Durango y Chihuahua, la otra se salía de la pista al aterrizar en Culiacán, la capital sinaloense, según el periodista. Ese error llevó a la detención de dos pilotos y un mecánico, cuyos testimonios parecen ser la base de esa versión, corroborada también por CNN.

Moto y Ferrari. Según la cadena estadounidense, fuerzas especiales vieron al narco cerca de Cosalá, una población de Sinaloa en plena Sierra Madre Occidental, pero no lo detuvieron porque estaba con una niña. Luego fue visto de nuevo ya sin la menor y en la persecución emprendida para detenerlo se cayó "por un pequeño acantilado, donde se cree que se rompió una pierna y se causó heridas en el rostro". Sus guardaespaldas lo rescataron y se lo llevaron "entre la espesa vegetación de la zona". La CNN agregó que las fuerzas especiales ya habían visto a Guzmán tres días antes cerca del pueblo de Tamazula (Durango) "en una moto y en un Ferrari, acompañado de sus hijos".

La Jornada sostiene que, tras fugarse el 11 de julio del penal, Guzmán llegó en avioneta hasta la comunidad de Bastantitas, cerca de Tamazula, donde permaneció hasta el 17 de agosto. Ese día se desplazó a la comunidad de Los Limones, el lugar en el que el 6 de octubre logró evadir al personal de la Secretaría de Marina, que comanda las operaciones de búsqueda y captura. El diario incluso muestra imágenes de una cabaña de madera, "modesta pero acogedora", en la que se escondió el narcotraficante en Bastantitas y donde "se supone que recibía visitas femeninas". El experto Javier Oliva detalló que el área donde se esconde el criminal "es una zona de muy difícil acceso" tanto por la orografía como por la "protección social" que reciben los narcos como contraprestación por el dinero con el que compran a los ciudadanos. "Sin el apoyo de los habitantes de las rancherías de estos poblados ya lo hubieran detenido", afirmó.

Variados países. En los más de tres meses transcurridos desde su fuga de la cárcel el 11 de julio, la semana pasada fue la primera vez en que las autoridades reconocieron haber localizado al delincuente y haberlo perdido, justo en esa zona de Sinaloa. Pero antes hubo una versión de que podía estar en Punta del Este (Uruguay) o en Río de Janeiro (Brasil), otra en Costa Rica y una más en la localidad holandesa de Ermelo, a partir de la denuncia de tres niños a la policía. "Al principio les dio miedo, pero los animó la recompensa de 3,8 millones de dólares que ofrece el gobierno mexicano", dijo el diario mexicano Excelsior al narrar aquella historia.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS