El Mundo

Los defensores de las armas dominan en la política de EEUU

El país sufre 30.000 muertes anuales por armas de fuego, pero las normas son cada vez más permisivas. La Asociación Nacional del Rifle hizo su convención anual.

Lunes 28 de Abril de 2014

La Asociación Nacional del Rifle (NRA), el mayor grupo de lobby en favor de las armas de fuego de Estados Unidos, celebró este fin de semana su convención anual en Indianápolis. Hubo feroces mensajes contra sus críticos y una cerrada defensa del derecho, de rango constitucional, a poseer y portar armas de fuego. El evento fue una tribuna para los políticos republicanos con ambiciones presidenciales que competirán en 2016. La NRA exhibe un poder de lobby envidiable, al punto que es considerada como la asociación con mayor poder de presión en Washington. El leit-motiv de los partidarios de las armas de fuego es que "las armas no matan", sino que lo hacen los hombres que las "usan mal". "La culpa no es de la pistola" es otro de sus eslóganes. Los opositores a la libre compra y circulación de armas señalan que estas están diseñadas para matar, de manera que poseer una y entrenarse en su uso es el prólogo para asesinar a una persona. Estados Unidos padece el más alto nivel de crímenes por arma de fuego dentro de los países desarrollados. Anualmente, son más de 30.000 los muertos que se producen por armas de fuego. De ellos, 19.000 son suicidios y 12.000, asesinatos.

Unos 70.000 fanáticos y amantes de las armas, defensores de la desregulación extrema, políticos y líderes de opinión ultraconservadores confluyeron este fin de semana en Indianápolis galvanizados por la ideología de presentar el derecho a poseer un arma como la base de todo patriota estadounidense. El líder de la NRA, Wayne LaPierre, dio apertura a la convención con un ataque frontal contra los que piden algo más de control en el acceso a las armas, como el ex alcalde de Nueva York, el independiente y multimillonario Michael Bloomberg, quien va a dedicar 50 millones de dólares para promover exámenes psicológicos y de antecedentes a compradores de un arma.

LaPierre asegura que "una de las grandes amenazas" son "los medios de comunicación de las elites", un modo de referirse a los diarios de Nueva York, Washington y las grandes ciudades del este, donde el armamentismo tiene a sus mayores objetores. La NRA aprovechó para lanzar una campaña de recaudación de fondos que "aplastará" a aquellos grupos que promueven mayores controles y se oponen a las propuestas de la organización. Destaca la idea de que se permita portar armas en las escuelas, hospitales y aeropuertos. Aunque suene extraño a oídos no estadounidenses, esta es la "solución" de la NRA para las repetidas masacres en escuelas y universidades de EEUU, donde ya son un fenómeno crónico.

En 2012, la influyente NRA tuvo unos recursos de más de 256 millones de dólares, muy por encima de las organizaciones opositoras como Violence Policy Center (apenas 822.000 dólares) o el Brady Center (3,8 millones).

Los republicanos desfilaron ante el estrado para rendir examen ante el público ultraconservador de la NRA. El senador Marco Rubio de Florida, el ex senador de Pennsylvania Rick Santorum, el gobernador de Indiana Mike Pence y el gobernador de Luisiana Bobby Jindal pronunciaron discursos. Los senadores Ted Cruz, de Texas, y Kelly Ayotte de New Hampshire enviaron sus participaciones por video. Uno tras otro, agradecieron a la NRA por su importante influencia política para "combatir los recientes intentos por controlar más las armas", incluida una iniciativa en 2013 "que habría requerido la revisión de los antecedentes de las personas que compran armas", según reseña la Associated Press.

En opinión de LaPierre, "los valores en los que creemos están cambiando; nuestro derecho a hablar, a reunirnos, a la privacidad, nuestra libertad a trabajar, practicar nuestra religión y proteger nuestra familia del modo que consideremos apropiado". Los políticos le hicieron eco. "La seguridad de nuestras familias no es algo que la gente deba esperar que la provea el gobierno", aseguró Marco Rubio. Pero fue moderado al lado de otros republicanos, como la ex candidata vicepresidencial Sarah Palin: "Si controlas las armas, controlas a la gente", lanzó desde el micrófono.

La producción de armas se ha disparado: con más de 8,5 millones en 2012 (último dato disponible) contra 6,5 millones en 2011. Solo hasta marzo de este año las autoridades federales han aprobado peticiones de registro por más de medio millón de fusiles semiautomáticos y 2,2 millones de "dispositivos destructivos", eufemismo que puede incluir granadas y otros explosivos. Son datos oficiales del organismo federal ATF.

En Indiana, Estado anfitrión de la convención de la NRA y unos de los más permisivos con las armas, mueren a diario dos personas por disparos. La enviada del diario británico The Guardian contó cuatro incidentes con armas de fuego sólo la noche sábado en Indianápolis, donde se hizo la convención.

Ni un demócrata

En la convención de Indianapolis, no hubo ni un demócrata, y los republicanos de centro Chris Christie y Jeb Bush no estuvieron. Los mayores aplausos se los llevaron los representantes del ala conservadora del Partido Republicano: Ted Cruz, Rick Santorum y Sarah Palin. La NRA tiene un sistema de puntuación para los políticos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario