El Mundo

Los brasileños, ante la segunda vuelta más peleada en 30 años

Dilma Rousseff y Aécio Neves llegan muy parejos. El escándalo de corrupción en la estatal Petrobras calentó la campaña. Agresión contra la revista Veja, que divulgó el caso.

Domingo 26 de Octubre de 2014

Brasil llega hoy al ballottage más peleado en casi 30 años de vida democrática, con un debate centrado en la corrupción gubernamental. Según un sondeo conocido ayer, el candidato opositor Aécio Neves se encuentra ligeramente al frente de la presidenta Dilma Rousseff, mientras otros dos estudios mostraron una ventaja holgada a favor de la mandataria del PT. Pero las revelaciones sobre la corrupción gubernamental realizadas el viernes por la revista Veja, más el último debate entre ambos candidatos en la noche de ese día, podrían influir en los resultados. El voto en gran medida electrónico hará que el resultado más esperado se conozca con rapidez cuando hoy cierren las urnas. Más de 142 millones de brasileños están habilitados para votar.

Neves, representante del centrista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), tenía ayer 45,3 por ciento de la intención de voto frente al 44,7 por ciento de la presidenta Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), de acuerdo con el sondeo de la firma de investigación MDA, que tradicionalmente publica la Confederación Nacional del Transporte (CNT). Excluyendo los indecisos y el voto en blanco, Neves registraba un 50,3 por ciento de los votos válidos frente al 49,7 por ciento de Rousseff. La diferencia entre ellos está dentro del margen de error de 2,2 puntos porcentuales y es considerado un empate técnico.

Poco más tarde se conocieron los últimos estudios de las dos empresas más importantes de sondeos de Brasil, Datafolha e Ibope. Según la encuestadora Datafolha, Rousseff obtiene un 52 por ciento de apoyo, frente a un 48 por ciento de Neves. La encuesta anterior de Datafolha mostró el jueves a la presidenta con un 53 por ciento frente a 47 por ciento de Neves. En otras palabras, Neves subió un punto y Rousseff bajó en igual proporción. El sondeo de la encuestadora Ibope en cambio señala una diferencia algo mas holgada para la presidenta: da a Rousseff el 53 por ciento de apoyos ante el 47 por ciento de Neves. La mandataria tenía el 54 por ciento frente al 46 por ciento del opositor en la última encuesta de la firma, divulgada el jueves. Ambas encuestas tienen un margen de error de más o menos 2 puntos porcentuales.

Durante el último debate televisivo realizado el viernes, y en un último intento por captar al cerca de 10 por ciento de electores indecisos, los candidatos se lanzaron mutuas acusaciones de corrupción. Rousseff y Neves discutieron sobre quién era el indicado para recuperar el crecimiento de la estancada economía, luchar contra la inflación y reducir los alquileres, entre otros temas. La campaña se ha visto influida por un resonante escándalo de sobornos en la principal empresa de Brasil, la petrolera estatal Petrobras, lo que da peso a los argumentos de Neves. El semanario Veja adelantó su edición al viernes para publicar un artículo de investigación con declaraciones de un operador cambiario, Alberto Youssef, quien está imputado en el caso y dijo que tanto Rousseff como su predecesor, Lula da Silva, sabían del esquema de corrupción que canalizó millones en fondos ilegales para beneficio del PT y sus aliados. El mismo viernes el Tribunal Superior Electoral (TSE) rechazó una solicitud del PT para que se retirasen los ejemplares de la revista, pero prohibió a Veja que promocione su portada para evitar influir a los votantes. El TSE alegó que la portada "podría transformar la edición en un verdadero panfleto de campaña. En el período electoral, a este tribunal superior le compete velar por la preservación de la igualdad entre los candidatos", dijo el órgano judicial.

Rousseff calificó el informe de Veja como "delito" y dijo que actuará judicialmente contra la publicación. Aseguró que la revista "no tiene pruebas" para acusarla. Rousseff era presidente de Petrobras, además de jefa de gabinete de Lula, al momento de los delitos que investiga la Justicia. A las fuertes palabras de la presidenta Rousseff contra Veja —la revista más vendida de Brasil— se sumaron ayer la del ex presidente Lula. Afirmó que llevará a la Justicia. "Lo que Veja hizo no puede quedar en nada. Exageró", dijo el ex presidente. Neves, por su lado, catalogó la denuncia de Veja como "extremadamente grave" y su partido solicitó que se profundicen las investigaciones.

Grupos del PT se congregaron en la noche frente a la sede de la editora Abril, que publica Veja, para pintarrajear los muros con frases como "Veja miente" y "Fuera Veja", y arrojar montones de basura frente al edificio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario