El Mundo

Los atentados terroristas profundizaron las divisiones sociales en Francia

Francia mira hacia Bélgica con mucha preocupación. Desde los atentados de la semana pasada, en París no pasa un solo día en que el gobierno no advierta del peligro de nuevos ataques.

Domingo 18 de Enero de 2015

Francia mira hacia Bélgica con mucha preocupación. Desde los atentados de la semana pasada, en París no pasa un solo día en que el gobierno no advierta del peligro de nuevos ataques. Pero el operativo antiterrorista llevado a cabo en Bélgica el viernes muestra con más claridad que cualquier advertencia que el riesgo real es aún muy grande.

Los yihadistas fueron abatidos tras enfrentarse a tiros durante varios minutos a la policía belga. El hecho de que al final solo se registraran dos muertos entre los islamistas probablemente se deba a la buena preparación de las fuerzas de seguridad belgas, que se venían formando durante meses.

Sin conexión. Presumiblemente no hay conexión directa entre los atentados de París y lo ocurrido Bélgica, dijo el primer ministro francés, Manuel Valls. Pero el letal tiroteo en el país vecino pone de manifiesto la determinación de los islamistas de atacar los valores occidentales como la tolerancia y la libertad de expresión, indicó.

Los daños y las consecuencias que está causando esta ola de terror se hacen más perceptibles día a día. En París, los jóvenes de origen árabe cuentan que desde los ataques son mirados con mayor desprecio que antes.

"¿Un país unido en el dolor y la solidaridad? No me hagas reír", señala un francés de tez morena y barba larga, quien dice no ser en absoluto religioso. El joven cuenta que días atrás un adolescente pasó al lado suyo y le dijo "cerdo islamista". Por su parte, en tono de reproche, un jubilado parisino apuntaba durante una charla que el domingo pasado fueron "sorprendentemente pocos musulmanes" a la masiva marcha de solidaridad, que reunió 1,5 millón de personas solo en París. Ante la pregunta de cómo podía reconocerlos, el hombre aseguró: "Nunca me equivoco al respecto".

Hollande. Reiteradamente, el presidente François Hollande ha instado a los ciudadanos a no confundir a los muchos musulmanes moderados en Francia con los fanáticos y fundamentalistas que mataron la semana pasada a 17 personas. El islam es compatible con la democracia, asegura el mandatario.

Paralelamente, llegan noticias alarmantes de las escuelas francesas. De acuerdo con cifras oficiales, se registraron al menos 200 "incidentes" durante actos conmemorativos o minutos de silencio con las víctimas. En algunos casos, en lugar de mostrar su solidaridad, algunos estudiantes expresaron abiertamente su simpatía con los terroristas.

Referéndum. La disputa sobre las consecuencias políticas de la ola de terror ya ha comenzado. Marine Le Pen, jefa del Frente Nacional (FN), pidió que se convoque a un referéndum sobre el restablecimiento de la pena de muerte. Y a medida que se suman los debates, la propuesta de la líder de ultraderecha podría adquirir nuevos impulsos. En las elecciones europeas, el FN obtuvo en Francia la mayoría de los votos.

Sólo de manera muy marginal se habla de los países que han sufrido mucho más que Francia el terrorismo islamista. Algo a lo que aluden los dibujantes y periodistas de Charlie Hebdo que sobrevivieron al atentado. En la primera edición tras el ataque que causó la muerte de 12 compañeros incluyen la caricatura de dos miembros del grupo terrorista Boko Haram tras su reciente masacre en 16 aldeas de Nigeria. "2.000 potenciales abonados menos para Charlie Hebdo", reza el comentario.

En tanto, uno de los dos terroristas que atacaron la redacción de Charlie Hebdo fue enterrado de forma anónima en Reims. Se trata de Said Kouachi, el hermano mayor de los dos que atentaron contra la revista. Su entierro en una tumba anónima busca impedir que el sitio de convierta en un lugar de peregrinación para los fanáticos.

Bélgica detiene a más yihadistas que organizaban un gran ataque

La policía belga detuvo en Bruselas a otros tres sospechosos de terrorismo, informaron las autoridades. A la vez, se desplegaron 300 efectivos del ejército para patrullar las calles. El jueves, dos terroristas islámicos fueron abatidos luego de un feroz tiroteo con la policía.

Uno de los hombres detenidos ayer fue arrestado cuando intentaba disparar contra un agente. Mientras, seis soldados vigilaban el Museo Judío de Bruselas, donde en mayo del año pasado un atacante —también él islamista— mató a cuatro personas.

El ejército tambiénestá apoyando a la policía en Amberes, sobre todo en el barrio judío y el llamado "barrio de los diamantes", el histórico distrito de venta de estas piedras preciosas. Ayer el gobierno belga anunció el despliegue de hasta 300 soldados en ambas ciudades.

También podrían ser enviados a la ciudad de Verviers, en el este, donde fueron abatidos los dos terroristas el jueves. "Los soldados movilizados estarán armados y su principal tarea será la vigilancia de ciertos lugares", señaló el gobierno, que añade que actúan como refuerzo de la policía. La decisión se tomó en una reunión del gabinete, en la que los ministros debatieron medidas para aumentar la vigilancia y la seguridad tras el descubrimiento de una conspiración terrorista. El plan consistía en atacar comisarías y policías en la calle. Bélgica se encuentra en alerta tres, el segundo nivel más elevado.

En una serie de allanamientos el jueves fueron detenidas 13 personas en todo el país. De ellos, cinco fueron llevados ante un juez y acusados de participación en una organización terrorista. Tres de ellos permanecen en prisión y dos en libertad condicional. Los otros ocho aún no han sido acusados formalmente. Numerosos detenidos, de los que la mayoría son belgas, estuvieron combatiendo en Siria. La célula era coordinada al parecer desde Grecia por un miliciano retornado de Siria. La policía se enteró de la conspiración por escuchas realizadas a conversaciones telefónicas entre este hombre y el hermano preso de uno de los abatidos este jueves. Unidades antiterroristas griegas detuvieron en Atenas a cuatro personas vinculadas con los yihadistas belgas, incluido un belga de origen marroquí de 17 años que sería el líder de la célula terrorista belga desmantelada en Viviers y Bruselas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS