El Mundo

Los 60 años de violencia de la banda armada nacida en plena dictadura franquista

Jueves 03 de Mayo de 2018

El grupo separatista vasco ETA nació en España el 31 de julio de 1959, en plena dictadura de Francisco Franco (1939-1975). Durante casi medio siglo mató a más de 850 personas con el objetivo de lograr, por la vía de lo que calificaba como "lucha armada", la independencia del País Vasco del resto del país. Surgido de un grupo de estudiantes que publicaba un periódico nacionalista y antifranquista, su ideología se basó en los inicios en el anticapitalismo y el antiimperialismo. Sus siglas, que se convertirían en sinónimo de medio siglo de terrorismo en España, significan "Euskadi ta Askatasuna" (Patria Vasca y Libertad).
   Cuando el Ejército Republicano Irlandés (IRA) dio por terminada su "lucha armada", ETA quedó como el último grupo armado de Europa Occidental. En octubre de 2011 abandonó de forma definitiva la violencia y en abril de 2017 entregó sus armas, pero aún no se disolvió. Todo indica que dará ahora ese último paso. El primer atentado mortal del grupo separatista vasco tuvo lugar nueve años después de su fundación, el 2 de agosto de 1968, y terminó con la vida del comisario de la policía Melitón Manzanas. Desde entonces, el grupo armado mató a 853 personas, y dejó acciones que marcaron la historia de España como el asesinato del entonces presidente del gobierno Luis Carrero Blanco con un coche bomba en 1973 o la colocación de una bomba que dejó 21 muertos en un supermercado en 1987.
   La principal reivindicación de ETA fue la creación de un Estado independiente formado no solo por las tres provincias vascas en el norte de España (Alava, Guipúzcoa y Vizcaya), sino también por una parte del departamento francés de los Pirineos Atlánticos y la vecina región de Navarra, un conglomerado que denomina "Euskal Herria". Tras varios intentos frustrados de negociación y treguas quebradas, ETA anunció su adiós unilateral a las armas en 2011, poco antes de la llegada del conservador Mariano Rajoy al gobierno. El grupo intentó desde entonces negociar su desarme y su disolución a cambio de mejorar la situación de sus presos, casi en su totalidad alejados de cárceles del País Vasco, pero su fracaso lo llevó a escenificar la entrega de armas en abril de 2017.
   El País Vasco es una región de unos 2,2 millones de habitantes con una lengua, una cultura y una historia propias que lo convirtieron siempre en un caso diferenciado del resto de España. Se estima que el 30% de la población es "euskaldun", es decir, que habla el euskera. La cifra aumentó considerablemente los últimos años con la promoción de la enseñanza de esa lengua bajo los gobiernos del Partido Nacionalista Vasco (PNV), una formación que dirigió la región durante 30 años hasta 2009, cuando la jefatura del gobierno pasó a manos del socialista Patxi López, el primero no nacionalista desde la recuperación de la democracia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario