El Mundo

López Obrador: "Pemex y el gobierno estaban tomados por rufianes"

La fuerte afirmación del nuevo presidente se da en plena batalla contra el robo de combustible, que causó la tragedia del viernes pasado.

Martes 22 de Enero de 2019

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el pasado 1º de diciembre, ha criticado al anterior gobierno de Enrique Peña Nieto y a la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) por su posición sobre el robo de combustible que azota al país.

"Pemex y el gobierno en general estaban al servicio de gente sin escrúpulos, estaban tomadas las instituciones, secuestradas por bandoleros, por una pandilla de rufianes y corruptos", ha afirmado "AMLO", como se conoce al presidente, en rueda de prensa.

Asimismo, el mandatario ha insistido en su plan para acabar con la corrupción y el robo de combustible: "cero impunidad", ha dicho. Incluso ha asegurado que no habrá protección a sindicatos, ni a líderes sindicales, de estar implicados en actividades ilícitas en torno al combustible.

López Obrador ha anunciado también una revisión de los productos de Pemex en el país y ha pedido a los legisladores federales que aprueben la reforma para calificar el robo de combustible, la corrupción e ilícitos electorales como delitos graves.

Estas declaraciones se producen en plena batalla contra el robo de gasolina y tras la explosión que tuvo lugar el pasado 18 de enero en un oleoducto de Pemex en Tlahuelipan, en el estado de Hidalgo, ocasionada por una toma clandestina y que ha dejado al menos 90 víctimas mortales y más de 50 heridos. Los heridos graves, con quemaduras extendidas, son los que tienen peor pronóstico. La enorme explosión se produjo cuando una de las muchas "tomas" se descontroló ante la llegada de cientos de vecinos, ávidos de hacerse de la gasolina. Videos del momento anterior a la explosión muestran a gente literalmente bañada en combustible, que brota del caño perforado.

"Necesitamos el apoyo de los pobladores para ir aislando a los que han hecho de esta actividad ilegal, riesgosa, inhumana, un lucro", ha declarado López Obrador, en alusión a una práctica que le costaría a las arcas públicas mexicanas unos 65.000 millones de pesos (casi 3.000 millones de dólares) al año.

Las tomas ilegales de combustibles llegaron a 12.581 en los primeros 10 meses de 2018. Esta increíble escala del robo llevó a López Obrador a ordenar el cierre total de los poliductos, vitales en el abastecimiento en México. La idea del presidente era reemplazar el enorme volumen distribuido por la red con camiones cisterna, pero rápidamente se evidenció que esto no era posible. Grandes áreas de México sufren ahora de falta no solo de naftas y diesel, sino también de alimentos y otros bienes de consumo, al fallar las redes logísticas de las empresas que los producen por falta de combustible para sus camiones.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});