El Mundo

López Obrador desata la polémica al ofrecer el perdón a los corruptos

Luego de expresiones de rechazo, el presidente electo de México propuso una consulta para que sea la ciudadanía quien decida al respecto.

Jueves 22 de Noviembre de 2018

A menos de nueve días de juramentar como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, desató una polémica en el país al asegurar que ofrecerá perdón a quienes sean señalados por actos de corrupción cometidos en los años previos a su gobierno. Aunque el político aseguró que no detendrá ningún proceso judicial que se encuentre en curso por ese tema, explicó que no se dedicará a perseguir a quienes posiblemente estén involucrados en este tipo de delitos. "He venido diciendo que no es mi fuerte la venganza y que no creo que sea bueno para el país el que nos empantanemos en estar persiguiendo a presuntos corruptos", dijo. Sin embargo, luego de expresiones de rechazo de partidos políticos y organizaciones civiles, anunció que hará una consulta ciudadana para que los mexicanos decidan si quieren que se investigue a ex presidentes.

El mandatario electo no profundizó sobre lo que este perdón representaría. Interrogado por la prensa el futuro portavoz de la Presidencia, Jesús Ramírez, insistió en que en ningún caso se frenarán las investigaciones que la Justicia tiene en marcha, pero que desde la Presidencia no se impulsará un combate de nuevas causas previas al mandato de López Obrador, que se iniciará el próximo 1º de diciembre. Es un perdón, eso es lo que se está planteando. Es decirle al pueblo de México: punto final, que se acabe la historia trágica, horrenda, de corrupción e impunidad, que se acabe la política antipopular, entreguista y que comencemos una etapa nueva. Y que hacia adelante no haya perdón para ningún corrupto, que ya no se perdone a nadie y que se puede juzgar al presidente si es corrupto, a sus funcionarios, a sus familiares y que se destierre la corrupción de México para siempre", añadió López Obrador.

Las declaraciones de López Obrador ante de asumir como presidente, sorprendieron a diversos sectores en México, dado que el mandatario electo insistió, siendo candidato, que una de las prioridades de su gobierno sería el combate a la corrupción. Esa perspectiva le trajo numerosos simpatizantes hartos de la ola de corrupción durante el gobierno de Enrique Peña Nieto y los políticos de su partido, el PRI. "Esta declaración constituye, en el mejor caso, una amnistía a los actos de corrupción y a las redes que los hicieron posibles y, en el peor, un pacto de impunidad acordado con el gobierno saliente", apunta en un comunicado la organización civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad. Incluso, la presidenta del PRI, Claudia Ruiz Massieu, manifestó su crítica a la posición que López Obrador tiene respecto al tema. "Nosotros no podemos aplaudir que se busque de parte de una persona el subvertir a la ley, el declarar amnistías y que no cumplirán con la responsabilidad que tendrán las instituciones que integran el Sistema Nacional Anticorrupción", dijo. México ocupa el lugar 135 de 180 países, evaluados por Transparencia Internacional, en el Indice de Percepción de la Corrupción.

Criminales libres

Esta no es la primera vez que López Obrador genera polémica con sus declaraciones. Durante la campaña, sugirió una amnistía para criminales e incluso impulsar una ley para delimitar los sectores que podrían beneficiarse de ella. El político no explicó en detalle cómo podría implementarse la amnistía, lo que molestó a los familiares de algunas víctimas que le pidieron detener la propuesta.

Ayer, el político añadió más ingredientes al debate. El presidente electo aceptó poner a consideración de los mexicanos la creación de la Guardia Nacional, la permanencia de su consejo consultivo de empresarios y las investigaciones por corrupción contra los últimos cinco ex presidentes mexicanos. Incluso se lanzó a formular la pregunta de su referéndum: "¿Crees que Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, debe de promover que se juzgue para que haya Justicia y no solo se persiga a chivos expiatorios y se revisen las responsabilidades en delitos de corrupción y otros delitos a Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. ¿Sí o no?".

Debate. El político de izquierda juró durante su campaña combatir la corrupción. Asumirá el 1º de diciembre.

El colosal juicio a Joaquín «El Chapo» Guzmán en Nueva York tuvo un nuevo giro sorpresivo cuando un antiguo miembro del Cártel de Sinaloa afirmó que ex jefes de seguridad pública de México recibieron sobornos millonarios para asegurar el éxito de las operaciones del narcotráfico. Las acusaciones de Jesús "El rey" Zambada involucran a Genaro García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), el presidente mexicano que declaró la guerra al narco. Zambada también dijo creer que pagaron sobornos a un ex funcionario de la secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México, Gabriel Regino, cuando la capital era gobernada por el hoy presidente electo Andrés Manuel López Obrador (2000-2005).

Gabriel Regino, que trabajó en esa secretaría entre 2002 y 2006 y actualmente ejerce como abogado, negó la acusación a través de Twitter, asegurando que no recibió ningún soborno por parte de Zambada. "Sus declaraciones tienen una intencionalidad procesal, de la cual he dado testimonio en diversas entrevistas", escribió. "Por tanto, niego categóricamente tales aseveraciones y estaré en plena disponibilidad de testificarlo ante cualquier autoridad, nacional o extranjera".

A su vez, García Luna aseguró que las afirmaciones de Zambada son "mentira, difamación y perjurio a mi persona" y que nunca tuvo contacto "con personas vinculadas con la actividad delictiva". También hizo hincapié en que desde el 2.000, por decisión propia, su patrimonio es público y que todos sus ingresos provienen de su actividad en el sector público y privado.

El hermano de Ismael "El Mayo" Zambada —a quien el gobierno de EEUU señala como líder del Cártel de Sinaloa junto a Guzmán— fue interrogado por la defensa de "El Chapo" como testigo cooperante del gobierno estadounidense. "El Rey" Zambada fue extraditado a EEUU en 2012 y, en el marco de su acuerdo con los fiscales, acusó a Guzmán de enviar toneladas de cocaína a EEUU y ordenar asesinatos de rivales o funcionarios mexicanos.

Guzmán, que está detenido en confinamiento solitario desde su extradición a EEUU a principios de 2017, se ha declarado inocente de los cargos de que acumuló una fortuna al traficar toneladas de cocaína y otras drogas en una amplia cadena de suministro que llegaba a Nueva York, Nueva Jersey, Texas y otras partes de EEUU.

Guardia Nacional

López Obrador anunció la creación de una Guardia Nacional de 50.000 miembros con los militares como columna vertebral para combatir la violencia y la inseguridad en México, donde se registraron más de 200.000 asesinatos en la última década, muchos de ellos atribuidos a los cárteles de la droga.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});