El Mundo

Londres: el héroe que desarmó al terrorista resultó un asesino

Degolló a una chica con retraso madurativo. Salió de prisión ese día y concurrió a un curso de rehabilitación junto con el atacante islamista.

Domingo 01 de Diciembre de 2019

El ataque terrorista del viernes en el Puente de Londres dejó, además de las víctimas, dos muertos y tres heridos, una serie de historias sorprendentes. Por ejemplo, uno de los héroes que logró retener al terrorista islámico del Puente de Londres antes de que este fuera abatido por la policía es un asesino convicto que acababa de salir de prisión ese mismo día. Identificado como James Ford, de 42 años, fue condenado en 2004 por el asesinato de una joven discapacitada. Los peatones que enfrentaron al terrorista usaron un cuerno de narval, un cetáceo, para defenderse del terrorista islámico armado con un cuchillo. A su vez, se supo que el atacante estaba libre pese a haber sido condenado por acciones terroristas ligadas al "yijadismo", el extremismo islámico. Y que había concurrido al mismo curso de rehabilitación.

Amanda Champion, de 21 años, pero con la edad mental de una niña de 15, fue hallada estrangulada y con la garganta cortada en un descampado cerca de su casa en Kent. Su familia se ha mostrado indignada por la puesta en libertad del "héroe" James Ford y afirman que nadie les informó de que saldría de prisión."El no es un héroe, es un asesino en libertad, del que nosotros, como familia, no sabíamos nada. Asesinó a una niña discapacitada.", explica Angela Cox, tía de Amanda.

Según varios medios del Reino Unido, Ford estaba cumpliendo los últimos días de su condena en Stanford Hill, una prisión abierta de Kent, aunque el viernes se encontraba en Londres para asistir a un curso de rehabilitación: el mismo curso al que asistió el terrorista luego abatido, Usman Khan. El ataque comenzó precisamente en Fishmonger's Hall, el recinto en el que se daba el curso. Tras ver que Khan empezaba a apuñalar gente, varios ex delincuentes se abalanzaron sobre él, impidiéndole subir las escaleras y expulsándolo a la calle, donde continuó su ataque hasta que fue reducido por otros ciudadanos en pleno Puente de Londres.

Las autoridades han hecho pública la identidad de una de las dos víctimas mortales que dejó el ataque. Se trata de Jack Merritt, de 28 años, graduado en la Universidad de Cambrige y que había coordinado la conferencia de rehabilitación, organizada por Learning Together, una iniciativa de la universidad para la reinserción de presos. Usman Khan estaba entre las docenas de personas que asistieron a la conferencia.

El que el terrorista estuviera libre causó indignación, pero es una constante en casos similares. Había sido condenado en 2012 a prisión por apología del "yijadismo", el islamismo extremo y violento. El abogado de Khan, Vajahat Sharif, alegó que su cliente se había dado cuenta durante su periodo en prisión de que el extremismo islámico violento no era bueno y que había pedido ayuda para "desradicalizarse". Sharif asegura que Khan era "un prisionera modelo" y que la primera vez que mostró su voluntad de liberarse de sus convicciones radicales fue en 2012, una intención que siguió expresando hasta su puesta en libertad en 2018. Pero parece que mentía: tras herir mortalmente a Jack Merritt con un enorme cuchillo, Khan salió al Puente de Londres, donde varios ciudadanos lograron frenarlo y lo retuvieron hasta que la policía llegó para detenerlo. Los agentes dispararon dos balas sobre Khan, que falleció en el acto. Pero antes logró matar a dos personas y herir de gravedad a otras tres. Su arrepentimiento era claramente falso.

A medida que se conocen detalles del episodio se suman aspectos extravagantes, además de trágicos y heroicos. Los transeúntes que lograron reducir a Khan en el céntrico Puente de Londres emplearon un cuerno de narval de metro y medio de longitud y un extintor, según ha trascendido. Los vídeos del incidente muestran a Usman Khan, de 28 años, rociado con un extintor mientras un segundo transeúnte lo acosa con el cuerno del animal marino a modo de lanza hasta que consiguen tirarlo al suelo y reducirlo. Después llega la Policía, que ordena retirarse a todo el mundo y mata al Khande un disparo. El terrorista llevaba puesto un falso cinturón explosivo.

El cuerno de narval habría sido tomado del vecino Salón de Pescaderos, un histórico edificio levantado gracias a las aportaciones de este gremio medieval. Una testigo, Amy Coop, ha relatado que "un tipo que estaba con nosotros en el Salón de Pescaderos cogió un cuerno de narval de 1,5 metros y salió para enfrentarse al atacante. Es un héroe", ha remachado.╠

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha destacado la labor policial y la intervención de los transeúntes en redes sociales, donde ha compartido imágenes del momento en el que intentaban reducir al atacante. "Lo que llama la atención de estas imágenes es el heroísmo de la gente que literalmente corrió hacia el peligro sin saber a lo que se enfrentaba", ha indicado.

En tanto, el Estado Islámico (EI o Isis) reivindicó el ataque del Puente de Londres. "El autor del ataque de ayer en Londres es un combatiente del Estado Islámico", indicó la consultora especializada en terrorismo SITE, que reprodujo un mensaje de la agencia Amaq, del Estado Islámico. Según el comunicado obtenido por SITE, el ataque fue perpetrado "en respuesta a los llamamientos de atacar a los ciudadanos de la coalición" internacional, liderada por Estados Unidos, que lucha contra el grupo islamista y que terminó con la vida de su líder y fundador, Abu Bakr al Bagdadi, el pasado octubre.

abatido. El atacante de Londres.

conmoción. La policía en la escena del crimen, el Puente de Londres.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario