El Mundo

Las huelgas se meten en la campaña chilena a un mes de las elecciones

Las protestas de profesores y empleados públicos en Chile están tiñendo la campaña a un mes de las elecciones presidenciales, en una tensión que desafía al gobierno de Michele Bachelet, pero que, según algunos observadores, también podría golpear al opositor de derecha favorito en los sondeos.

Jueves 12 de Noviembre de 2009

Santiago.— Las protestas de profesores y empleados públicos en Chile están tiñendo la campaña a un mes de las elecciones presidenciales, en una tensión que desafía al gobierno de Michele Bachelet, pero que, según algunos observadores, también podría golpear al opositor de derecha favorito en los sondeos.

Chile está saliendo lentamente de su primera recesión en una década debido a la crisis global, y las perspectivas de tiempos mejores han alentado a diversos gremios a subir sus demandas de salarios.

Todas las encuestas muestran que la elección de diciembre se definirá voto a voto en una segunda vuelta en enero, y será la más difícil para la coalición de centroizquierda Concertación, que lleva casi 20 años en el poder.

Los sondeos dicen que el multimillonario empresario y líder de centroderecha, Sebastián Piñera, tendría la ventaja el 13 de diciembre y se mediría con el ex presidente Eduardo Frei, el candidato del oficialismo, en un ballottage el 10 de enero.

"No vamos a apoyar a aquellos candidatos que no están con los trabajadores, que creen más en el mercado y que no luchan por los derechos laborales", dijo Raúl de la Puente, presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), que agrupa a cerca de 400.000 empleados públicos. Este gremio viene protagonizando distintos paros para exigir un reajuste salarial de un 8 por ciento, muy superior a la oferta del gobierno.

Tanto Piñera como Frei son partidarios de mantener el modelo de libre mercado que ha llevado a Chile a ser la economía más estable y de menor riesgo crediticio en América latina.

No obstante, mientras Piñera ha puesto énfasis en el papel de las empresas para aumentar el empleo en el país, el candidato oficialista es un firme defensor del rol del Estado y los programas sociales para bajar la pobreza.

El poder del cobre. Las elecciones coinciden también con varias negociaciones salariales en la poderosa industria del cobre, incluyendo algunas minas de la estatal chilena Codelco.

Hace poco, los trabajadores de Escondida, que es la mayor mina de cobre en el mundo, recibieron un jugoso bono y un reajuste de salarios que fijaron una vara alta para las conversaciones que vienen.

"Si hay una política de seguir fortaleciendo las grandes corporaciones en contra de los derechos de los trabajadores no quepa duda que seremos millones los que estaremos en la calle", dijo Cristián Cuevas, quien lideró en 2007 una gran huelga de subcontratistas de Codelco.

Piñera ha dicho que, de llegar al gobierno, quiere abrir a los fondos de pensiones un 20 por ciento de la estatal Codelco, algo a lo que se oponen férreamente los fuertes sindicatos de la mayor productora de cobre en el mundo. "Si Piñera hace eso nos va a encontrar. Piñera no nos da confianza por que es un especulador", dijo Raimundo Espinoza, líder de la influyente Federación de Trabajadores del Cobre (FTC).

Algunos especialistas dicen que el perfil empresarial de Piñera podría encender los ánimos de los sindicatos, más afines a la izquierda, en un contexto donde la Concertación pasaría a la oposición.

"Aguantar el chaparrón". "No va a estar en la lógica de la Concertación colaborar con un gobierno de Piñera", comentó Gustavo Martínez, director del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Universidad de Chile. "Yo creo que la Concertación va a tratar de aguantar el chaparrón cuatro años, porque la nostalgia de controlar el Ejecutivo es muy fuerte", agregó Martínez.

El cientista político José Miguel Izquierdo, del Instituto Libertad, opinó que "la tensión social creció durante el último gobierno por el arrastre de promesas incumplidas". Pero agregó que no veía "necesariamente" una mayor agitación social de triunfar Piñera, "porque Chile es una sociedad que está poco sindicalizada, aunque sí se podría decir que hay agitadores", admitió. l (Reuters)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS