El Mundo

Las fuerzas iraquíes bombardean a los yihadistas del EI sitiados en Tikrit

El avance hacia el centro de la ciudad, ubicada 160 kilómetros al norte de Bagdad, se vio dificultado debido a que los extremistas diseminaron al menos unas 10.000 bombas. 

Sábado 14 de Marzo de 2015

 Las fuerzas iraquíes bombardearon ayer a los combatientes del grupo Estado Islámico (EI) atrincherados en la ciudad estratégica de Tikrit, pero los yihadistas prometieron responder ampliando su “califato”. Miles de hombres rodean Tikrit, a 160 kilómetros al norte de Bagdad, pero su avance se vio entorpecido por ingenios explosivos colocados en la ciudad por el EI. Por eso, los militares decidieron atacar por aire los últimos focos de resistencia yihadistas.

   Un coronel de policía, quien habló bajo anonimato, afirmó que más de la mitad de la ciudad se encuentra en manos de las fuerzas de seguridad ayudadas por milicianos shiítas y combatientes sunitas, pero esto no pudo confirmarse ante una fuente independiente.

   Dos días después de su entrada en Tikrit, “nuestras fuerzas rodean a los hombres armados en el centro de la ciudad, pero avanzamos lentamente a causa de numerosos ingenios explosivos”, dijo. Según la fuente, los yihadistas diseminaron no menos de 10.000 bombas artesanales. Es una técnica muy utilizada por el EI, que tiene por costumbre sembrar de explosivos las zonas que abandonan en su fuga, dejando también francotiradores y a veces kamikazes para lanzar coches bomba contra el enemigo.

Emboscadas. Seis soldados murieron y otros once resultaron heridos en un atentado con coche bomba perpetrado por la mañana en el barrio de Al Dyum, según el coronel y un comandante del ejército. Ciudad mayoritariamente sunita, Tikrit es la región de origen del ex dictador Saddam Hussein, cuyos partidarios colaboraron con los yihadistas durante el lanzamiento de su fulgurante ofensiva en junio de 2014, que permitió al EI tomar el control de vastos territorios.

   La ofensiva para retomar Tikrit es la más amplia desde junio de 2014. Su recuperación abriría la vía en dirección a Mosul, segunda ciudad de Irak, bajo control del grupo yihadista sunita.

   Al principio, el ejército iraquí, por completo desbordado, fue incapaz de resistir a los yihadistas, y con frecuencia los soldados huyeron ante su avance. Pero gracias a la ayuda crucial del vecino Irán shiíta, al apoyo aéreo de una coalición internacional antiyihadista liderada por Estados Unidos y al auxilio de milicianos shiítas y tribus sunitas, ha recuperado un poco de terreno. El ejército iraquí protegió las ciudades santas shiítas de Kerbala y Nayaf, al sur de Bagdad, luego los alrededores de la capital, antes de remontar hacia el norte y retomar la provincia de Diyala a comienzos de 2015.

Represalias. En tanto, un prominente predicador sunita de Irak pidió ayer que las milicias shiítas que combaten junto con las fuerzas del gobierno contra los extremistas en Tikrit no se venguen de los sunitas en la ciudad natal de Saddam. En su exhortación a las autoridades iraquíes, el jeque Abdul Sattar Abdul Jabbar citó versiones de que milicianos shiítas habían incendiado viviendas sunitas en la batalla para recuperar Tikrit. Abdul Jabbar dijo que si el gobierno no impedía las venganzas de las milicias shiítas, Irak volverá a desgarrarse por las tensiones sectarias, como las que arreciaron en lo peor de la guerra en 2006 y 2007. “Pedimos que las palabras se traduzcan en acciones para castigar a quienes atacan casas en Tikrit”, dijo el predicador durante el sermón del viernes en Bagdad. Las milicias shiítas apoyadas por Irán han desempeñado un papel crucial para reconquistar territorio capturado por el EI. El general estadounidense Martin Dempsey dijo el miércoles que hasta 20.000 milicianos podrían estar involucrados en las operaciones en Tikrit.

   El premier Haider al-Abadi instó a sus fuerzas a proteger a los civiles y sus propiedades en las zonas liberadas y prometió que no se tolerará ninguna trasgresión. También pidió a los sunitas que hayan combatido junto con EI que abandonen su apoyo a los extremistas.

   La organización Human Rights Watch dijo en un informe el 4 de marzo que documentó numerosas atrocidades contra civiles sunitas por parte de las milicias progubernamentales y fuerzas de seguridad iraquíes después que desalojaron a los extremistas islamistas de otras ciudades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS