El Mundo

Las Farc liberaron a dos soldados para recuperar las negociaciones

Era una exigencia del presidente Juan Manuel Santos, pero aún falta la liberación del general secuestrado el 16 de noviembre, Rubén Darío Alzate, que por ahora no parece cercana.

Miércoles 26 de Noviembre de 2014

La guerrilla de las Farc entregó al Comité Internacional de la Cruz Roja a dos soldados que tenía en su poder desde el 9 de noviembre. La guerrilla colombiana declaró que podría liberar el fin de semana a un general y a sus dos acompañantes, cuyo secuestro hace poco más de una semana generó la peor crisis en los dos años de negociaciones de paz con el gobierno.

La entrega de los soldados Paulo Rivera y Jonathan Díaz se produjo en un lugar no especificado del departamento de Arauca cuyas coordenadas habían sido informadas al gobierno por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), la más antigua fuerza guerrillera de Colombia. La comisión encargada de recibir a los uniformados estuvo formada por delegados de Cruz Roja y de los gobiernos de Cuba y Noruega, países que actúan de "garantes" del proceso de paz que desde hace dos años celebran en La Habana el Estado colombiano y las fuerzas irregulares de los rebeldes. "La participación del CICR para facilitar esta liberación fue posible gracias a la aceptación de su actuación como intermediario neutral e imparcial por todas las partes en conflicto", dijo el jefe de ese organismo humanitario en Colombia, Christoph Harnisch. "Nos alegra que estas dos personas puedan volver pronto a sus hogares, donde los esperan sus familias", añadió Harnisch.

El presidente Juan Manuel Santos suspendió las negociaciones el pasado 16 de noviembre a raíz del secuestro del general Rubén Darío Alzate, comandante de una fuerza contrainsurgente y contra el narcotráfico en el departamento de Chocó. Alzate vestía de civil y estaba sin escoltas. Fue secuestrado junto con un cabo y una abogada de su unidad militar cuando visitaba un caserío en la capital de Chocó. El hecho bien podría deberse a una lucha interna en el grupo extremista, dado que un sector de las Farc sería contrario al avance de las negociaciones. En cualquier caso, Santos suspendió el proceso de paz y condicionó su reanudación a la liberación de los tres secuestrados en Chocó y de los dos soldados que estaban hasta ayer raptados en Arauca. Las Farc accedieron a la exigencia y ya habían anticipado que serían entregados los dos soldados, aunque en el caso del general han surgido dificultades. Según el grupo guerrillero, el ejército ha intentado un rescate del general, lo que estaría causando "problemas a la población civil" de la zona por "los sobrevuelos, bombardeos y ametrallamientos". El Ministerio de Defensa ha asegurado que las operaciones buscan proteger a la población civil y que los militares no se han replegado, como sucedió desde el fin de semana en Arauca para permitir la entrega de los soldados, porque las Farc aún no han entregado las coordenadas del sitio donde serán liberados Alzate y sus acompañantes.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, celebró la liberación de los militares y dijo que ahora falta que las Farc entreguen a los secuestrados en Chocó para que las negociaciones se reanuden. "Es una muy buena noticia para sus familias, para la sociedad colombiana y para nuestro ejército y para la posibilidad de reanudar cuanto antes las conversaciones en La Habana. Hacemos votos porque en las próximas horas, y más temprano que tarde, se produzca la liberación del general Alzate y sus acompañantes", dijo el ministro. Las Farc indicaron en un comunicado que cumplieron su palabra de dejar en libertad a los dos militares y que ahora se enfocarán en la liberación de Alzate, el cabo y la abogada. "Esperamos que los operativos y el sitio militar contra la población civil se suspendan de inmediato, para que la liberación de las personas mencionadas trascurra sin sobresaltos y sin riesgos", afirmó el grupo extremista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario