El Mundo

Las Farc dicen que los rehenes no fueron rescatados sino que se fugaron

Las Farc aseguraron ayer que el operativo militar que permitió la liberación de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes no fue un cinematográfico rescate sino una fuga que contó con la colaboración de los dos guerrilleros que vigilaban a los prisioneros. La liberación de una rehén símbolo mundial del flagelo del secuestro, fue un duro golpe para las Farc...

Sábado 12 de Julio de 2008

Las Farc aseguraron ayer que el operativo militar que permitió la liberación de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes no fue un cinematográfico rescate sino una fuga que contó con la colaboración de los dos guerrilleros que vigilaban a los prisioneros. La liberación de una rehén símbolo mundial del flagelo del secuestro, tres contratistas estadounidenses y 11 miembros de los cuerpos de seguridad fue un duro golpe para las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), que en el último año vieron morir a cinco de sus máximos comandantes y desertar a miles de sus combatientes.

  "La fuga de los 15 prisioneros de guerra, el pasado miércoles 2 de julio, fue consecuencia directa de la despreciable conducta de César y Enrique Gafas, que traicionaron su compromiso revolucionario y la confianza que en ellos se depositó", dijeron las Farc en un comunicado, fechado el 5 de julio, refiriéndose a los rebeldes encargados de custodiar a los rehenes.

  En su primer pronunciamiento desde el rescate, que el presidente Alvaro Uribe definió como una exitosa operación de inteligencia que infiltró y engañó a la guerrilla, el grupo rebelde reiteró su disposición a buscar un acuerdo humanitario para liberar a los secuestrados y sacar de la cárcel a cientos de sus combatientes. "Independiente de un episodio como el sucedido, inherente a cualquier confrontación política y militar donde se presentan victorias y reveses, mantenemos vigente nuestra política por concretar acuerdos humanitarios que logren el intercambio y además protejan a la población civil de los efectos del conflicto", aseguraron los rebeldes.

  Pero, la versión de las Farc contrastó con la que dieron, por intermedio de sus abogados, Gerardo Antonio Aguilar, alias "César", y Alexander Farfán, alias "Enrique Gafas", capturados por el ejército en la operación militar y a quienes Estados Unidos solicitó en extradición por cargos de secuestro y terrorismo.

 

Versiones encontradas. Los dos jefes rebeldes que vigilaban a los 15 rehenes más famosos en manos de la guerrilla aseguraron que cayeron en un engaño del ejército, que infiltró sus comunicaciones y descifró los códigos que usaban para la recepción y envío de mensajes. "Si ellos traicionaron a las Farc para cooperar con el gobierno en el rescate, negociaron muy mal porque enfrentan el riesgo de pasar muchos años en una prisión de Estados Unidos", dijo el analista de temas de seguridad Pablo Casas, al poner en duda la versión de la guerrilla.

  El gobierno colombiano ha negado versiones periodísticas sobre que pagó a algunos integrantes de la guerrilla para que entregaran a los secuestrados y ha insistido en que fue producto de una labor de inteligencia militar. Uribe anunció recientemente que no descansará hasta ver libres a otros 25 rehenes por motivos políticos que continúan en poder de las Farc.

  El grupo rebelde advirtió del riesgo de persistir con la política de rescates. "De persistir en el rescate como única vía, el gobierno debe asumir todas las consecuencias de su temeraria y aventurera decisión", dijeron las Farc, que en el pasado dieron la orden a sus frentes de matar a rehenes en caso de un intento de liberación por la vía militar.

  Uribe, con apoyo de Estados Unidos, lidera una ofensiva militar contra la guerrilla, a la que obligó a un repliegue estratégico. También logró reducir los asesinatos, masacres, secuestros y ataques contra la infraestructura económica del país. Esa situación es considerada como uno de los principales factores que han contribuido a un crecimiento sostenido de la economía en los últimos años y al alza de la inversión extranjera.

  Según analistas militares, las Farc pasaron de ser una fuerza de 17.000 combatientes en 2002, cuando asumió el poder Uribe, a una de 9.000 hombres. A los golpes militares asestados por Uribe, se sumó la muerte del fundador y máximo líder, Manuel Marulanda, quien falleció en marzo al parecer de un ataque al corazón.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario