El Mundo

Lacalle Pou califica de "vergüenza" la política de Tabaré hacia Venezuela

El presidente electo se saludó en Twitter con Juan Guaidó, al que seguramente reconocerá.

Sábado 30 de Noviembre de 2019

El presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, dijo que la posición del gobierno saliente de Tabaré Vázquez sobre Venezuela es una "vergüenza" y ha prometido "saldar esa deuda", anticipando así un reconocimiento a Juan Guaidó como presidente interino del país caribeño y el consecuente desconocimiento del chavista Nicolás Maduro. Durante la presidencia de Vázquez, Uruguay se desmarcó de la posición común del Grupo de Lima. A esta disidencia se sumó luego México, cuando hace un año asumió el populista Andrés Manuel López Obrador. Ahora Uruguay hará el camino inverso.

"El régimen de Nicolás Maduro es una dictadura y hay que decirlo donde uno pueda y deba expresar", ha dicho el líder del Partido Nacional en una entrevista a la emisora colombiana Blu Radio. Lacalle Pou ha declarado que se siente "muy avergonzado" por la posición que adoptó Vázquez sobre Venezuela y ha prometido cambiar de rumbo. "Tenemos que saldar esa deuda con el pueblo venezolano y tenemos que saldar esa deuda con el respeto integral a la democracia y a los Derechos Humanos", afirmó Lacalle Pou.

El vencedor de las elecciones del domingo pasado, que terminó con 15 años de gobiernos de izquierda del Frente Amplio, considera un "gran error" que el "aislamiento" regional de Uruguay "en virtud de manejos ideológicos de la política exterior".

Uruguay y México son de los pocos países latinoamericanos que han mantenido una posición neutral y optaron por llamar al diálogo en la crisis venezolana. Pero esta postura formalmente neutral en los hechos es favorable al régimen chavista de Maduro, que en la región solo recibe el respaldo explícito de Cuba y Nicaragua. Y hasta hace un mes, de la Bolivia de Evo Morales.

Guaidó, que felicitó por Twitter a Lacalle Pou, habló ayer con él sobre "la importancia de preservar los mecanismos democráticos y la lucha contra la dictadura de Maduro". "Así será, en defensa de las democracias y de los Derechos Humanos", le contestó Lacalle Pou en la misma red social, a la petición de apoyo de Guaidó para lograr la restauración democrática en Venezuela.

Lacalle Pou fue confirmado el jueves como presidente electo tras un exhaustivo escrutinio para verificar su victoria en las elecciones del pasado domingo, en las que se impuso a Daniel Martínez, el candidato oficialista.

El triunfo de Lacalle Pou en las urnas pondrá fin a quince años de Gobierno del Frente Amplio, diez con Vázquez y cinco con José Mujica, a los que Martínez pretendía sumar cinco más.

Ayer, Martínez visitó a Lacalle Pou para darle en persona las felicitaciones que son tradición entre el vencido y el vencedor. Martínez se trasladó hasta la sede del Partido Nacional para saludarlo por su victoria en el ballottage del domingo. Al retirarse, Martínez dijo que su relación con Lacalle Pou es "espectacular, como siempre'' y que su partido, el Frente Amplio, realizará una oposición constructiva en beneficio de la democracia. Lacalle Pou se retiró sonriente, pero sin hacer declaraciones y dijo que hablará en la noche de hoy, durante el festejo oficial de su triunfo. En la vereda de la sede partidaria, decenas de militantes lo esperaban para ovacionarlo y tomarse fotos. Martínez concurrió a la reunión acompañado de la que fue su compañera de fórmula, Graciela Villar. "Fue una reunión muy buena, me voy muy satisfecha. Quedamos en muy buena relación'', dijo Villar al salir.

Con el encuentro se dejaron atrás las naturales tensiones y cruces de la campaña y del tenso escrutinio. Martínez fue criticado por no haber aceptado la derrota en la noche del domingo, cuando las cifras ya marcaban una ventaja clara para Lacalle. Recién el jueves admitió la derrota en Twitter, cuando la Corte Electoral ya había dado cifras definitivas.

Hoy a la está previsto un festejo multitudinario de los partidarios de Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional, a orillas del Río de la Plata.

El tercer gobierno del Frente Amplio, encabezado por Tabaré Vázquez, finaliza con un índice de aprobación muy inferior a los anteriores. Una reforma educativa fracasó, el vicepresidente Raúl Sendic debió renunciar en 2017 jaqueado por casos de corrupción, la inseguridad creció hasta alcanzar un récord de 414 homicidios en 2018, la economía se estancó, el desempleó subió al 9 por ciento y el déficit fiscal trepó al 4,9 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario