El Mundo

Lacalle aseguró que "en Uruguay, el Frente Amplio ha despilfarrado la prosperidad"

Fue presidente de Uruguay entre 1990 y 1995. Actualmente es senador, y el día de hoy su hijo, el diputado Luis Lacalle Pou, competirá en las internas abiertas por el Partido Nacional.

Domingo 01 de Junio de 2014

El ex presidente uruguayo (1990-95) y actual senador Luis Alberto Lacalle apuesta a que en las elecciones primarias de hoy su hijo, el diputado Luis Lacalle Pou, gane la candidatura del Partido Nacional ("Blanco"), y cree que en las elecciones generales de octubre el Frente Amplio puede ser derrotado. Lacalle criticó duramente la iniciativa del presidente José Mujica de abrir el consumo de marihuana, de la que no rescata ni siquiera un detalle positivo. También lamentó que el gobierno kirchnerista "siga persiguiendo al Uruguay". El ex presidente uruguayo estuvo en Rosario invitado por el PRO y la Ucedé, y visitó La Capital acompañado por el concejal Roy López Molina y el dirigente liberal Gonzalo Mansilla de Souza.

—¿La iniciativa de plebiscitar en octubre la baja en la edad de imputabilidad tensó la campaña en Uruguay? Llegó la información de que hasta George Soros se opone, en sintonía con el Frente Amplio...

—En Uruguay el Código Penal establece que el límite de responsabilidad penal es de 18 años, límite que se estableció en 1934; no en otro tiempo, sino en otro mundo, en otra civilización, en otra familia, en otros valores. Estamos viviendo un momento muy difícil de inseguridad, son frecuentes los delitos cometidos por muchachos de 16, 17 años, que por estar fuera de la imputabilidad están un ratito en la cárcel y se van. Y han matado y han vuelto a matar y hay una alarma social muy grande. Adecuar una norma al tiempo parece una cosa razonable. Esta reforma de la Constitución que proponemos está patrocinada por el Partido Colorado, por nuestro sector del Partido Nacional, y en contra están (el frentista) Tabaré Vázquez y Jorge Larrañaga, que es del otro sector del Partido Nacional. Entonces en octubre vamos a votar si se baja o no la edad de imputabilidad.

—¿Y es verdad que Soros apoya también a Mujica en el tema de la marihuana?

—El tema de Soros en Uruguay (y quiero ser suave, porque es el presidente de mi país) es esa cosa folklórica del presidente Mujica, que resulta que un día se va a Estados Unidos, se junta con Soros, éste le dice que sería una buena idea que la marihuana fuera libre, ¿por qué no prueba en su país?, y él responde: "Vamos a probar en Uruguay". De ahí viene la relación, y ahora le piden plata para una campaña, introduciendo a un extranjero en las cosas que tenemos que resolver solos los orientales. El tema de la marihuana lo tiene a Soros como uno de los inspiradores.

—¿Y cómo cree que culminará esta experiencia de la marihuana legal? Parece tener cierto apoyo.

—Mire, la gente cuando es en cuerpo ajeno no le importa. En el Uruguay tenemos un dicho: "Para cuero ajeno no hay marca caliente". Si es en cuero ajeno haga la experiencia, que es lo imperdonable del presidente de nuestro país, que ha dicho que es un experimento. Es una ofensa a los orientales, poner al país de conejillo de Indias.

—¿Y no servirá para combatir a una parte del narcotráfico?

—No se combate nada, porque va a poder consumir usted 480 gramos por año; el que quiera consumir más va a ir a comprarlo ilegal. Además, lo va a cultivar el Estado: ¿usted puede creer que el Estado se dedique a plantar cannabis, cosecharla y venderla? Es el arrebato de locura más grande. Yo creo que hay que ir por el otro lado: educar, que haya deportes, valores, familias fuertes, penalización pero con clínicas de recuperación.

—Para las internas (de hoy), leemos que hay más entusiasmo entre los electores de ustedes, los "blancos", que en el Frente Amplio.

—Es que está pareja en el Partido Nacional; están cabeza a cabeza Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou, que es mi hijo; va a ser para alquilar balcones, va a ser sobre la raya.

—¿Podrá el Partido Nacional recuperar el poder que perdió en los 90? Porque el Frente Amplio ganó en 2005 y no lo pudieron sacar más...

—Mire, yo creo que han sido tan malos los resultados de los gobiernos del Frente Amplio, que han tenido mayoría absoluta en el Parlamento como no ocurría en Uruguay desde hacía 40 años, y han despilfarrado de tal manera la prosperidad que ha venido por vía de la soja (bueno, ustedes la conocen) que no pueden mostrar casi realmente ningún logro. Está mal la seguridad, está horrible la educación, está mal la salud, está mal la política exterior, muy alta la inflación, no hay obra pública, hay carestía, yo creo que el Frente Amplio va a perder las elecciones.

—Usted, sin ambigüedades, destaca las políticas liberales que aplicó en los 90. ¿En qué beneficiaron a uruguay?

—Las que seguimos en el Uruguay fueron en serio. Se hicieron reformas muy trascendentes, como la reforma portuaria con la liberalización de los puertos, la desmonopolización de los seguros del automóvil; la apertura económica fue muy buena. En 1990, cuando me toca hacerme cargo del gobierno, la inflación era del 129 por ciento anual, una locura; teníamos el déficit fiscal del 7 por ciento del PBI, y en cinco años tuvimos superávit y bajamos la inflación a 40 por ciento. También liberalizamos el comercio de carne y nos convertimos en mejores productores de carne que la Argentina. Se tomó un camino que dio buenos resultados. Cuando el Mercosur funcionaba en serio (ahora es una broma) nos beneficiamos del mayor comercio con Argentina. El Uruguay hoy le compra mucho más a la Argentina de lo que le vende, eso es lo que no entiende el gobierno kirchnerista, que nos sigue persiguiendo y poniendo trabas. Cada uno es como es, pero no puede seguir esta situación de conflicto entre Argentina y Uruguay, no hay en ningún momento de la historia un momento peor al que estamos viviendo.

—¿Le tiene fe a su hijo en la carrera presidencial y en la posibilidad de que le gane la interna a Larrañaga?

—Ha encontrado una sintonía con la gente, sin levantar la voz, sin "ellos o nosotros". La izquierda divide, necesita enemigos, fíjese en Venezuela, en Ecuador, en la Argentina, en Uruguay. Lacalle Pou dice: "No vengo a levantar barreras, sino a destruirlas". El que gane la interna del Partido Nacional va a ser el desafiante de Vázquez. La gente del Frente Amplio está desilusionada. Pienso en el militante de ellos que ha sido hasta heroico, tipos aguerridos que salían con las pancartas, pintaban muros: "Yankis go home", "No al Fondo Monetario", "Cuba libre", y ahora se encuentran con que Mujica va a ver a Obama y está extasiado, que le pagaron la deuda al Fondo Monetario, que Tabaré Vázquez fue asesor del FMI; entonces el pobre "frentista" no sabe qué pensar, le vendieron un tranvía. Por eso, si se plantea una discusión sobre seguridad, educación, economía, salud, el Frente Amplio pierde la elección, porque baja al 38-37 por ciento, porque el propio "frentista" no está conforme.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario