El Mundo

La visita de Kim a China aumenta las esperanzas de una desnuclearización de Corea del Norte

El líder de Pyongyang, que viajó de incógnito a Pekín para reunirse con el presidente Xi Jinping, se mostró abierto al diálogo con EEUU y otros países

Jueves 29 de Marzo de 2018

La visita sorpresa a China del líder norcoreano Kim Jong-un despertó ayer las esperanzas en las posibles conversaciones internacionales para poner fin al conflicto nuclear con Corea del Norte. Kim viajó en secreto a Pekín para reunirse con el presidente chino, Xi Jinping, en un visible intento por conseguir su apoyo de cara a las conversaciones que mantendrá próximamente con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y con el surcoreano Moon Jae-in. Durante el encuentro con Xi, confirmado ayer, Kim manifestó el compromiso "con la desnuclearización en la península" y se mostró "dispuesto a dialogar con Estados Unidos y a celebrar encuentros con otros países", señaló Xinhua.

La desnuclearización podría lograrse "si Corea del Sur y Estados Unidos responden a nuestros esfuerzos con buena voluntad, crean una atmósfera de paz y estabilidad, mientras a la vez se adoptan pasos (...) en dirección a la paz", dijo el líder norcoreano.

China informó sobre las conversaciones tanto a Estados Unidos como a Corea del sur, y su respuesta no se hizo esperar. "Durante años (...) todo el mundo dijo que no había ni una pequeña posibilidad para la paz y la desnuclearización de la península coreana. Ahora hay una buena oportunidad de que Kim Jong-un haga lo correcto para su pueblo y para la humanidad", tuiteó ayer Trump. "Espero ansioso nuestra reunión!", añadió el estadounidense, que aun así insistió en que "mientras tanto y desafortunadamente, se mantendrán las máximas sanciones y presión a cualquier costo".

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ya había señalado antes que la visita de Kim a China es una evidencia de que "la campaña de máxima presión de Estados Unidos está creando la atmósfera apropiada para las conversaciones con Corea del Norte".

El gobierno surcoreano, por su parte, "confía en que la visita de Kim a China (...) contribuya a la desnuclearización y la construcción de la paz en la península coreana", informó la agencia surcoreana Yonhayp. Pekín envió a Seúl a un importante representante de Exteriores, Yan Jiechi, para informar sobre la reunión.

Por su parte, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, dijo que su país quiere un "informe detallado" de China sobre las conversaciones. "Creo que estamos en una situación en la que el lado norcoreano está tratando de hablar", añadió, reiterando la importancia de la desnuclearización de Corea del Norte. Japón quiere además que durante las conversaciones Washington no sólo aborde los misiles intercontinentales, que pueden alcanzar territorio estadounidense, sino también los misiles de corto y medio alcance, que amenazan a Japón, dijo Abe ante una comisión parlamentaria.

Ostracismo

La visita a Pekín es el primer viaje conocido de Kim fuera de Corea del Norte desde la muerte de su padre, Kim Jong Il en 2011, y la primera vez que se reúne con Xi. Durante su "visita no oficial", que sólo se confirmó una vez concluida, Kim y su esposa Ri Sol Ju asistieron a un banquete de bienvenida en el Gran Palacio del Pueblo con Xi y su esposa Peng Liyuan, según Xinhua.

Las tensiones en la península coreana estaban "evolucionando rápidamente", dijo Kim según la agencia china, y "sintió que debía informar por camaradería y responsabilidad moral (a Xi) en persona sobre la situación". Xi valoró los "importantes esfuerzos" realizados por Corea del Norte y reiteró el objetivo de Pekín de que se eliminen las armas nucleares y de que el problema se solucione "mediante diálogo y consultas". Además, llamó a "todas las partes" a mejorar las relaciones intercoreanas y a dar pasos para posibilitar la paz.

El presidente chino calificó el encuentro como "sincero y amistoso", lo que en el lenguaje diplomático puede considerarse un indicio de que existen diferencias. La evolución de la tradicional amistad entre ambos países es "la única decisión correcta" posible, señaló el presidente chino. Kim, que calificó el encuentro de "exitoso", invitó a Xi a visitar Pyongyang en "un momento apropiado", informaron medios estatales norcoreanos. Según la agencia surcoreana Yonhap, el mandatario chino aceptó.

Sin contactos

China y Corea del Norte mantenían tradicionalmente buenas relaciones, pero éstas se tensaron a raíz de los ensayos nucleares y las pruebas con misiles norcoreanos. Pekín apoyó incluso las sanciones aprobadas contra Pyongyang en el Consejo de Seguridad de la ONU. Por el momento, Pekín descarta un alivio de esas sanciones, señaló el portavoz de Exteriores chino, Lu Kang. El líder norcoreano, que no cultivó el contacto con Pekín desde su llegada al poder en 2011, afirmó ahora que las relaciones con China son "inquebrantables". Es una "decisión estratégica" de Corea del Norte que la amistad con China evolucione "bajo las nuevas circunstancias", dijo Kim, que quiere un intercambio bilateral a un nuevo nivel.

El sorpresivo viaje de Kim no fue confirmado hasta ayer, aunque el breve paso de un extraño tren por Pekín ya había desatado especulaciones sobre una posible visita secreta del líder norcoreano a la capital china y de las implicaciones que ello tendría en la distensión del conflicto por su programa balístico y nuclear. El padre del líder norcoreano, Kim Jong-il, realizó visitas secretas en tren a China en 2010 y 2011, que no fueron confirmadas hasta que no regresó al país. Siempre viajaba en tren porque tenía miedo a volar. No está claro si también su hijo tiene miedo a volar o si prefiere el tren por cuestiones de seguridad o miedo a sufrir un atentado.

Andreas Landwehr-Dirk Godder

DPA

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario