El Mundo

La violencia se apodera de las elecciones en el interior de México

El conflicto socio-político mexicano. Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos y militantes armados impidieron ejercer el voto en municipios del sur del país.

Lunes 08 de Junio de 2015

Las elecciones de medio término en México quedaron ayer marcadas por la violencia de grupos de extrema izquierda y familiares de los 43 estudiantes desaparecidos el año pasado, quienes, apoyados por grupos armados, quemaron urnas y se enfrentaron con pobladores que deseaban ejercer su derecho a votar en el Estado de Guerrero. La violencia contra las urnas se extendió a varios Estados del sur del país. También actuó un gremio de docentes, que resiste la agenda de reformas estructurales del gobierno. Hubo además episodios de extrema violencia entre "autodefensas" en la zona de Acapulco, con un saldo de 16 muertos. Estas elecciones intermedias pueden definir la segunda mitad de la presidencia de Enrique Peña Nieto. Los primeros resultados parciales aún no se conocían anoche.

En varios Estados del sur, como Guerrero y Oaxaca, familiares y activistas que reclaman la aparición con vida de los 43 estudiantes (supuestamente masacrados el año pasado por el narcotráfico y policías municipales), quemaron más de un centenar de urnas. Acompañados por encapuchados armados con fusiles y escopetas, realizaron marchas e incendiaron vehículos en rechazo a las elecciones. Pero también se encontraron con la resistencia de quienes deseaban ejercer su derecho al voto.

A la violencia de los familiares y los grupos de extrema izquierda se sumó la de un sindicato de maestros, que exige que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto resigne su agenda de reformas estructurales, en particular cancele la reforma educativa. Objetan que esta somete a evaluaciones a los docentes.

El municipio de Tixla fue el epicentro del conflicto ayer, ya que de allí eran los 43 estudiantes de instituto normal. "Nosotros queremos que primero aparezcan los jóvenes y después que haya elecciones'', dijo Martina de la Cruz, madre de uno de los desaparecidos. Alrededor de un millar de personas se oponían al violento boicot y deseaban defender su derecho al voto. "Tixtla ya está cansada de esta gente'', dijo una enfermera. En el boicot violento participó la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, un sindicato de docentes que se opone a la reforma educativa del gobierno. En Oaxaca, miembros de este grupo, con la cara cubierta vaciaron un camión con papelería electoral, urnas y mesas de votaciones y lo prendieron fuego al grito de "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!'', en alusión a los 43 estudiantes desaparecidos.

Tixtla es un municipio campesino del estado de Guerrero donde está la escuela de magisterio Ayotzinapa, a la que asistían los 43 desaparecidos el año pasado. Allí finalmente las elecciones fueron suspendidas luego de los incidentes violentos provocados por los familiares y maestros, acompañados por "autodefensas" armados y encapuchados. En Tlapa, otro municipio campesino de la zona, quienes se oponían a la elección quemaron una camioneta de la autoridad electoral y realizaron una marcha fuertemente vigilada por militares, reclamando justicia para los estudiantes.

Más violencia.PUNCTUATION_SPACEEn Oaxaca, donde los docentes opositores tienen más fuerza, los manifestantes prendieron fuego a cerca de 40 urnas de votación y robaron otras 50. También rompieron los vidrios de locales bancarios en el centro de la capital estatal y arrancaron cámaras de seguridad. Pese a todo, había afluencia de personas hacia los centros de votación, aunque acudían con lógico temor y mostrando su rechazo a los violentos. Grupos de ciudadanos se organizaron a su vez con armas improvisadas, como palos, para custodiar los centros de votación de la amenaza de los grupos radicalizados."Hay que tener cuidado nomás, pero uno tiene que salir a votar. Estos cabrones quieren que uno se espante, pero no tenemos que hacerles caso. Yo ya voté, pero ando nerviosa", narró a la agencia Reuters Juana Rodríguez, un ama de casa de 25 años. Miles de policías, militares y marinos fueron desplegados en los estados de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas.

Esta es una de las elecciones más complejas en la historia de México, donde por primera vez el Instituto Nacional Electoral (INE) concentra la organización de las elecciones intermedias, por las que se renueva la cámara de Diputados y simultáneamente son elegidos gobernadores en nueve Estados y más de 1.200 cargos estatales y municipales. El INE instaló 128.000 urnas.

Masacre en Acapulco.PUNCTUATION_SPACEEl episodio más violento ocurrió el sábado en la región Acapulco, aunque al parecer no estuvo vinculado con la votación. El enfrentamiento entre "policías comunitarios" se dio en una localidad a 40 kilómetros de Acapulco, en el estado de Guerrero, y provocó la muerte de entre 10 y 16 personas, según las fuentes. El "Movimiento Popular Guerrerense", grupo al que pertenecían los "policías comunitarios" narró que el choque armado se produjo cuando dos grupos comunitarios se encontraron para "dialogar sobre diferencias por el territorio", que se disputan varias facciones de una organización conocida como "Frente por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero", la que forma parte del Movimiento Popular Guerrerense.

La campaña electoral fue la más convulsionada de las últimas dos décadas: 16 candidatos y otros políticos fueron asesinados y una veintena de aspirantes abandonaron la carrera por temor a correr la misma suerte. Varios partidos ni siquiera presentaron postulantes en las regiones más conflictivas del país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS