El Mundo

La Unasur logró que Maduro acepte dialogar con la oposición venezolana

Crisis del modelo bolivariano. Los cancilleres sudamericanos reunidos en Caracas consiguieron que las dos partes del conflicto venezolano prometan reunirse.  

Martes 08 de Abril de 2014

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aceptó reunirse con la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), a petición de los cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) para abrir un diálogo que termine con las protestas callejeras. Estas ya duran dos meses y han costado 39 vidas. Los jefes de la diplomacia sudamericana sesionan desde ayer en Caracas para buscar una salida a la grave crisis política que sufre el país.

"Estoy listo desde hace semanas para el diálogo, para decirnos las verdades y trabajar por Venezuela. Con la Unasur estoy doblemente listo", señaló el gobernante. Maduro dijo que aceptó la propuesta que le hizo la Unasur para reunirse con la MUD, lo cual consideró que será una "gran señal para acabar con la violencia" generada por lo que llamó un intento de golpe de Estado. "Esta reunión, si termina de concretarse, será una gran mensaje de paz a todo nuestro pueblo. Estoy listo para reunirme con la oposición", afirmó después de sostener un encuentro con la delegación de cancilleres que busca facilitar las conversaciones directas entre el gobierno y la oposición.

Maduro dijo que le relató a los cancilleres la lucha que "estamos dando en Venezuela por la paz, la necesidad de condenar la violencia como método político" para buscar el poder. "No es quemando, agrediendo el derecho al libre tránsito, obstaculizando el derecho al estudio, no es con la intolerancia la vía", agregó. "Yo sigo abogando por la tolerancia máxima, por el debate de ideas, por el respeto al adversario, al que piensa distinto, y sigo abogando por construir un modelo de convivencia", aseveró. Esta súbita actitud dialoguista y pacifista choca sin embargo con los violentos discursos de Maduro ante sus seguidores por cadena nacional.

Por su lado, representantes de la mesa de la Unidad (MUD) entregaron un comunicado tras reunirse con los cancilleres de Unasur donde ratifican su disposición a un "diálogo verdadero, en igualdad de condiciones y cuyo primer encuentro sea con transmisión en vivo en cadena nacional". Esperan poder reunirse con el Ejecutivo y establecer una agenda de puntos, como una amnistía para los presos políticos, la instauración de una "Comisión Nacional de la Verdad" independiente; un compromiso para la "renovación equilibrada de los Poderes Públicos", y la desmovilización de los grupos paramilitares conocidos como "colectivos", que han sembrado el terror y causado muchas de las 39 muertes verificadas en dos meses de protestas. Empero, los líderes de la MUD afirmaron que contrariamente a versiones en circulación, los cancilleres no han designado una comisión de tres de ellos para reunirse con el gobierno. Además, no se ha formalizado la invitación al Vaticano, "una presencia que consideramos esencial" para que se concrete el diálogo con el Ejecutivo.

Maduro dijo ser optimista en que esta visita de la Unasur se logre completar una "ecuación de paz", con su propuesta de una conferencia nacional de pacificación. Las puertas de Miraflores (la casa de gobierno) están abiertas. He aceptado los términos de la reunión que seguro va a ser mañana. Estoy listo y deseoso para sentarme cara a cara con la oposición, con la Unasur como testigo excepcional y llevar la paz y la tolerancia a este pueblo", recalcó el presidente venezolano.

La Cancillería informó que llegaron al país en la misión de la Unasur los cancilleres de Surinam, Winston Lackin; de Brasil, Luiz Figueiredo; de Argentina, Héctor Timerman; de Uruguay, Luis Almagro; de Chile, Heraldo Muñoz, y de Bolivia, David Choquehuanca.

En medios diplomáticos no se descartaba que Brasil, el país líder de Sudamérica, haya presionado a Maduro para que aceptara finalmente negociar con la MUD, hasta ahora imputada de los peores crímenes por el presidente bolivariano y sus ministros y por los medios de prensa dominados por el gobierno. La presidenta brasileña Dilma Rousseff ha defendido hasta ahora a Maduro, al que considera un aliado, pero se sabe en Brasilia que existe un fuerte hartazgo con el líder bolivariano, tanto de la primera mandataria como de la diplomacia brasileña.

Denuncia ante La Haya

La diputada argentina del PRO Cornelia Schmidt Liermann y sus pares Adrián Oliva, de Bolivia, y Cecilia Chacón, de Perú, presentaron una denuncia ante la Corte Internacional de Internacional (CPI) de La Haya contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien piden investigar por la posible comisión de delitos de lesa humanidad. Los parlamentarios le pidieron a la Fiscalía de la CPI que investigue a Maduro y varios ministros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario