El Mundo

La reina de Inglaterra pidió a los escoceses que "piensen en su futuro"

Fue la primera intervención pública de la monarca, a sólo cuatro días del referéndum en que se decidirá sobre la independencia de Londres.

Lunes 15 de Septiembre de 2014

La reina Isabel rompió finalmente su silencio sobre el referéndum de independencia escocés. Ayer advirtió a los escoceses que "piensen cuidadosamente sobre el futuro" antes de votar el próximo jueves, cuando decidirán si siguen siendo parte del Reino Unido o recuperarán la independencia que resignaron hace tres siglos. Lo hizo desde la misma Escocia, durante sus vacaciones en el palacio de Balmoral. A cuatro días del voto, la advertencia de la reina puede tener algún efecto sobre los votantes indecisos. Hasta ahora, los sondeos dan un resultado incierto, con alguna ventaja de los unionistas sobre los secesionistas.

Desde el Palacio de Buckingham se dejó trascender al diario The Daily Telegraph que la casa real era neutral, pero a la vez resultaba claro que los "royals" son netamente favorables al triunfo del "No" en el referendum del jueves. Henry Bellingham, un diputado conservador citado por el diario, dijo que "no hay dudas sobre el punto de vista" de la familia real. Los comentarios de la reina de ayer fueron hechos después que ella rompiera el protocolo y hablara con sus seguidores afuera de una iglesia, cerca del castillo de Balmoral. En una conducta extremadamente inusual, la policía invitó a la prensa a observar el intercambio de opiniones entre la reina y sus subditos, señala el Telegraph, cosa que ocurrió luego que la familia real asistiera a un servicio religioso que incluyó un pedido a Dios "para salvarnos de falsas opciones". La exhortación de la reina a "pensar cuidadosamente" llega después de que el príncipe Harry dijera el sábado que "solo los británicos podrían sacar adelante" los Juegos Invictus, para soldados heridos, y que él querría mantener ese encuentro en el Reino Unido. Los juegos se hacen en Escocia.

Previamente, la casa real había rechazado llamados del laborismo y de los conservadores para que la reina se pronunciara sobre el proceso escocés, insistiendo incluso en que no intervendría, como sí hizo en 1977, cuando Escocia y Gales votaron para recuperar sus asambleas nacionales. Entonces Isabel II recordó que ella había "sido coronada reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte". Sin embargo, el impulsor del independentismo, el primer ministro escocés Alex Salmond, sugirió la semana pasada que la reina estaría a favor de la independencia y sería una "orgullosa reina de los escoceses". La reina está pasando actualmente sus vacaciones anuales en Balmoral, donde permanecerá por otras tres semanas.

Escocia decidirá el jueves si rompe con 300 años en el Reino Unido con ingleses, galeses y norirlandeses. El referéndum es observado atentamente por España y sus movimientos nacionalistas, muy en especial por los catalanes. Unos 4,2 millones de escoceses están llamados a responder "sí" o "no" a la pregunta "¿Cree que Escocia debería ser un Estado independiente?".

Viernes. Los resultados definitivos se conocerán hacia las 8 de la mañana del viernes, dado que no habrá sondeos a boca de urna. No se descarta que algún medio pueda dar una proyección antes de esa hora. La mayoría de los sondeos de la última semana ponen en cabeza a los unionistas, aunque por un margen menor al de los indecisos, y confirman que el miedo al impacto económico de la secesión. Dos grandes bancos, RBS y Lloyds, anunciaron que trasladarán sus sedes centrales a Londres si gana el "Sí", y dos grandes supermercados advirtieron que habría un aumento de precios de la canasta básica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario