El Mundo

La protesta de los "chalecos amarillos" en Francia empieza a perder fuerza

La sexta jornada de movilización estiró la tendencia de la baja del sábado anterior. Hubo accidentes aislados y al unos 220 detenidos .

Domingo 23 de Diciembre de 2018

La sexta jornada de protesta del movimiento de los "chalecos amarillos" prolongó ayer su tendencia a la baja del anterior sábado con incidentes aislados y registró como novedad los bloqueos en varios pasos fronterizos con España, Bélgica e Italia. En París, centro neurálgico de las protestas más tensas en las últimas semanas, se congregaron unos 2.000 manifestantes, frente a los 4.000 del sábado 15. En toda Francia, se contabilizaron sobre el final de la tarde 38.600 manifestantes frente a los 66.000 de hace una semana. La jornada fue de relativa calma en la capital francesa hasta media tarde, cuando las fuerzas del orden dispararon balas de goma y gases lacrimógenos a manifestantes de la avenida de los Campos Elíseos. Al caer la noche un grupo de encapuchados atacó a tres policías en moto que bloqueaban una calle lateral de los Campos Elíseos. Desbordados por los golpes y piedrazos, uno de los agentes sacó su arma reglamentaria y apuntó a la multitud antes de escapar —abandonando una moto— de la multitud que pretendía lincharlos, según pudo verse en un video.

El ministerio del Interior informó que se produjeron 220 detenciones en toda Francia —142 en París—, entre ellas la del considerado como uno de los líderes del movimiento, el joven camionero Eric Drouet, que supuestamente portaba una arma prohibida y quedó bajo custodia policial.

Para su protesta parisina, los chalecos amarillos idearon una maniobra de despiste: anunciaron en Facebook una gran marcha en Versalles (al oeste de París), pero se presentaron por sorpresa en las escalinatas de la basílica del Sagrado Corazón, en el barrio de Montmartre, sobre una colina en el extremo norte de la ciudad.

Con este movimiento, los participantes, ataviados con los simbólicos chalecos fluorescentes, forzaron a la policía a desplegarse rápidamente para acordonar la marcha, que descendió desde Montmartre hacia las inmediaciones del palacio presidencial del Elíseo. Al constatar que no podían acercase a su objetivo por el cordón policial, los manifestantes se dispersaron por el centro de la ciudad.

Los integrantes del movimiento, que comenzaron a movilizarse contra alza del impuesto a los combustibles, afirman no estar satisfechos por las medidas anunciadas el 10 de diciembre por el presidente Emmanuel Macron, quien suspendió la quita de los subsidios a los combustibles, prometió una suba del salario mínimo y una exoneración de impuestos de las horas extra. Los activistas exigen un sistema basado en consultas populares, acabar con los privilegios de la clase política y piden la dimisión de Macron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});