El Mundo

La popularidad de Uribe trepó a un 80 por ciento

Bogotá.— La popularidad del presidente de Colombia, Alvaro Uribe, creció a un 80%, su mejor registro desde que asumió el poder en 2002, impulsada por la crisis diplomática con Venezuela y el desprestigio de las Farc.

Jueves 24 de Enero de 2008

  En la medición de noviembre de la firma Gallup, el mandatario tenía una popularidad del 74%. “Hay una suma de factores: las Farc, Chávez y los secuestrados, soportado en un tren económico muy positivo”, explicó el presidente de Gallup en Colombia, Jorge Londoño.
  Uribe, reelegido en 2006, suspendió en noviembre la mediación del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ante las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) para buscar la liberación de un grupo de secuestrados, incluida la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt
  La decisión desató la ira del mandatario venezolano, quien lo acusó de mentiroso, cobarde y de ser un peón del imperio de EEUU. Aunque Uribe reaccionó y señaló a Chávez de legitimar el terrorismo de las Farc, después guardó prudencia y silencio.
  El presidente colombiano, quien con el apoyo de EEUU mantiene una agresiva estrategia militar contra la guerrilla, consiguió un triunfo político cuando demostró que las Farc no tenían en su poder a Emmanuel, el hijo de la ex candidata a la vicepresidencia Clara Rojas, a quien habían prometido liberar.
  Rojas fue liberada días después en la selva colombiana junto con la ex congresista Consuelo González, a una misión humanitaria que lideró Chávez, quien luego pidió a Bogotá y a la comunidad internacional dejar de llamar terroristas a las Farc, para las que solicitó reconocimiento político y estado de beligerancia.
  Uribe se negó al pedido de Chávez e inició una ofensiva diplomática por Europa, en donde logró que la Unión Europea mantuviera a esa guerrilla en la lista de organizaciones terroristas.
Con Zapatero. En el marco de su gira europea, Uribe se reunió ayer en Madrid con el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Los mandatarios firmaron una alianza estratégica entre ambos países, y exhortaron a las Farc a permitir una misión médica internacional que atienda a los rehenes en su poder.
  “Hago un llamamiento a las Farc para que dialoguen con el objeto de facilitar esa misión médica”, manifestó Zapatero, tras reunirse con Uribe en el Palacio de La Moncloa, donde ambos se presentaron ante en compañía de Clara Rojas.
  La ex rehén canceló ayer su presentación en un congreso sobre víctimas del terrorismo en Madrid, alegando que estaba “agotada”. En su lugar, en la mesa redonda en la que debía estar presente, participó su madre, Clara González. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario