El Mundo

La poderosa Guardia de Irán, en la lista de "terroristas" de EEUU

La formación armada, creada en la revolución islámica de 1979 como un ejército paralelo, estaría detrás de los atentados en Buenos Aires.

Martes 09 de Abril de 2019

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la inclusión de la Guardia Revolucionaria de Irán en la lista de organizaciones terroristas, una decisión "sin precedentes" que ya ha provocado la reacción del régimen islámico iraní. La decisión fue celebrada por el gobierno de Israel y se suma a otras decisiones de Washington contra Teherán.

La Guardia Revolucionaria, una fuerza paramilitar de enormes dimensiones, fue creada poco después de la Revolución Islámica de 1979 como un cuerpo de élite militar e ideológico del régimen clerical que lidera desde aquel año a la República Islámica de Irán. La fuerza paramilitar se ha convertido en uno de los principales actores a nivel militar, político y económico dentro y fuera del país.

La organización, que mantiene fuertes lazos con el líder supremo del régimen, el ayatolá Alí Jamenei, y cuenta con fuerzas terrestres, marítimas y aéreas, tiene además una rama internacional, la Fuerza Quds, dedicada a "defender y fomentar" los intereses estratégicos de Irán.

Embajada y Amia

Esta fuerza está acusada de muchos actos terroristas, tanto en Medio Oriente como fuera de esta zona. Los atentados terrorista de la embajada de Israel en Buenos Aires en 1992 y dos años más tarde el de la Amia, serían obra de la Fuerza Quds a través de su subalterna Hezbolá, la agrupación shiíta libanesa alineada con Teherán.

"Este paso sin precedentes reconoce la realidad de que Irán no solo es un Estado patrocinador, sino también que la Guardia Revolucionaria participa, financia y promueve el terrorismo como una herramienta estatal", dice el texto de la Casa Blanca que declara "grupo terrorista" a la formación paramilitar iraní.

La Guardia Revolucionaria controla además la Fuerza d Basij, un órgano integrado por voluntarios y creado igualmente en 1979 por el fundador de la República Islámica, el fallecido ayatolá Ruholá Khomeini. Los basij son utilizados para reprimir las manifestaciones y otro tipo de protestas en Irán, entre ellas el movimiento de 2009 contra los resultados de las elecciones de ese año, denunciadas por sus groseras irregularidades. La represión dejó decenas de muertos y cientos de detenidos. En esas elecciones se impuso el antiguo alcalde de Teherán y ex comandante de la Guardia Revolucionaria, Mahmud Ahmadineyad, una muestra del peso del organismo paramilitar. Ahmadineyad dio al gobierno un tono agresivo, que debió ser moderado por los ayatolás.

Poder económico

La Guardia Revolucionaria está también muy implicada en el sistema económico iraní y está detrás de varias de las principales organizaciones de caridad y tiene control sobre parte de las industrias estratégicas del país. Para Estados Unidos e Israel, pero también para muchos analistas, esta es una vía de financiación de sus actividades. Así, cuentan con presencia preponderante en los principales sectores económicos, incluidos el energético, el de construcción y el de comunicaciones, además de tener un papel relevante en la banca y finanzas. El papel de la Guardia Revolucionaria en el sector económico no es siempre directo, ya que existen informaciones sobre su control de cientos de empresas a través de compañías privadas gestionadas por veteranos del cuerpo armado.

Además, controla el arsenal de misiles balísticos de Irán, lo que ha llevado a muchos a denunciar que la Guardia Revolucionaria ha sobrepasado sus funciones originales y ha mutado en una organización militar sobre la que no tiene control el presidente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});