El Mundo

La petrolera estatal, agotada y sin inversiones

La crisis de PDVSA está en la base de la crisis de la deuda y del riesgo de default de Venezuela. La petrolera fue por décadas la gran fuente de divisas del Estado. Pero la mala gestión bajo el chavismo, en especial a partir de 2003, cuando el fallecido Hugo Chávez la intervino, la llevó a una gran decadencia. El gobierno chavista culpa a la caída del precio del petróleo de 2014 de estos males. Pero otras naciones petroleras absorbieron bien el impacto, tienen sus cuentas equilibradas y no pasan por crisis extremas como Venezuela.

Lunes 13 de Noviembre de 2017

La crisis de PDVSA está en la base de la crisis de la deuda y del riesgo de default de Venezuela. La petrolera fue por décadas la gran fuente de divisas del Estado. Pero la mala gestión bajo el chavismo, en especial a partir de 2003, cuando el fallecido Hugo Chávez la intervino, la llevó a una gran decadencia. El gobierno chavista culpa a la caída del precio del petróleo de 2014 de estos males. Pero otras naciones petroleras absorbieron bien el impacto, tienen sus cuentas equilibradas y no pasan por crisis extremas como Venezuela.

El precio del barril cayó en picada a mediados de 2014, pero desde máximos históricos en torno a los 120/140 dólares que los analistas descontaban no podrían sostenerse. Hoy, el barril de crudo venezolano se cotiza a 54,68 dólares, un excelente precio en el mismo rango que el Brent y el WTI. Pero PDVSA ha visto caer su producción continuamente en la última década, tanto con precios récord como con precios bajos. No posee fondos para invertir en equipos y refinerías, en una industria en la que la inversión es siempre muy alta.

Según The New York Times, la petrolera estatal invirtió sus ganancias, más de 250 mil millones de dólares entre 2001 y 2015, en programas sociales, en desmedro de la inversión. Además, los beneficios se han evaporado debido a la corrupción. Ahora, los envíos de crudo subvencionado a países como Cuba están disminuyendo. Pero siguen siendo otra fuente de pérdida de divisas.

A principios de 2016, Estados Unidos comenzó a enviar más de 50.000 barriles diarios de crudo liviano para que Venezuela pueda preparar su propio crudo de exportación, con lo que se unió al grupo de proveedores que se han vuelto vitales para mantener la industria petrolera venezolana. Venezuela hoy tiene las mayores reservas acreditadas del mundo, pero gran parte de ese petróleo es crudo pesado con alto contenido de azufre, y por lo tanto de menor valor en el mercado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario