El Mundo

La oposición venezolana toma el mando del Congreso

Grupos violentos del chavismo convocaron a rodear la sede del Legislativo. Ayer evitaron el ingreso del nuevo titular de la Asamblea.

Martes 05 de Enero de 2016

La oposición venezolana tomará hoy control del Parlamento, en medio de una fuerte confrontación con el chavismo que, por primera vez en minoría en 17 años, promete bloquear todas sus iniciativas, presagiando un enfrentamiento de poderes y la profundización de la crisis política y económica que envuelve a Venezuela. Grupos chavistas armados amenazan con bloquear los ingresos de la Asamblea Nacional, y ayer ya anticiparon esas tácticas autoritarias, al impedir al nuevo presidente electo del Congreso que ingresara al edificio.

La instalación de la Asamblea Nacional, que eligió a la totalidad de sus 167 bancas en los comicios del 6 de diciembre, se hará hoy en un clima de incertidumbre y tensión, sin que se descarten choques callejeros. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a sus seguidores a acompañar a sus diputados en Caracas, mientras que los chavistas se manifestarán bajo el lema "Los de Chávez a la calle". Los llamados "colectivos", grupos violentos armados del chavismo, han convocado a marchar a la sede del Legislativo y rodearlo.

"Estamos convencidos de que la fuerza armada nacional va a garantizar que se cumpla un acto previsto en la Constitución", declaró Henry Ramos Allup, elegido el domingo por la MUD para sustituir en la titularidad de la Asamblea al número dos del régimen chavista, Diosdado Cabello.

Para Diego Moya-Ocampos, analista del grupo IHS Global Insight, la instalación de la Asamblea subraya "el clima de confrontación" que "marcará las dinámicas políticas de 2016, donde las fuerzas armadas jugarán un papel clave tras bastidores".

La confusión reinaba ayer en la sede del Legislativo. Ramos Allup vio bloqueado su ingreso por grupos chavistas apostados en la entrada del palacio. Asimismo la seguridad le impidió entrar, mienras en el exterior los chavistas lo cubrían de insultos y amenazas. Al mismo tiempo, el presidente Nicolás Maduro se encontraba reunido con los diputados oficialistas en el Palacio de Miraflores.Las elecciones del 6 de diciembre dieron vuelta la tradicional hegemonía chavista en la Asamblea. La MUD logró 112 diputados sobre 167, y el chavismo del PSUV se quedó con los 55 restantes. Pero el clima crispado que crearon Maduro y Cabello ya desde la semana que siguió a la derrota del 6-D se agravó cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidió suspender a tres diputados opositores y un oficialista. Todos salieron elegidos en el estado de Amazonas. La Justicia y el TSJ están totalmente alineados desde hace años con el régimen, de modo que el fallo es visto como una maniobra del chavismo. La polémica sentencia, dentro de un expediente en el que el TSJ admitió a estudio siete recursos de impugnación contra nueve diputados opositores electos, amenaza la poderosa mayoría de dos tercios (112 de 167 escaños) que logró la MUD.

Desafiantes, Ramos Allup y el resto de la dirigencia de la MUD rechazaron el fallo del TSJ. Ramos Allup aseguró que los 112 diputados estarán hoy en la juramentación. Para Ramos Allup, el fallo es una "decisión burocrática" de un poder del Estado cuyos miembros fueron elegidos por el oficialismo y que no pueden hacer "ilusoria o fantasiosa las facultades de un poder electo directamente por el pueblo".

En lo que la MUD calificó de otra "acción desesperada" del gobierno para blindarse, la mayoría oficialista saliente de la Asamblea nombró en sesiones extraordinarias en Navidad a 13 miembros del máximo tribunal, un órgano clave pues será el árbitro en las disputas con el Parlamento. La oposición denunció además las impugnaciones ante la ONU, la OEA, la Unión Europea, Unasur y Mercosur.

Maduro, que acusa a la MUD de "compra de votos" sin haber aportado evidencias y atribuye la derrota a la "guerra económica de empresarios de derecha", advirtió que los chavistas "reaccionarán" ante la "Asamblea burguesa". Maduro no explica sin embargo cómo hizo para perder millones de votos en distritos electorales diseñados ad hoc para beneficiar al chavismo. El 6-D el oficialismo perdió en distritos en los que había ganado una y otra vez desde la llegada de Chávez al poder en 1999. Entre otras medidas para tratar de deslegitimar a la nueva Asamblea, Cabello nombró a un "poder popular" que había sido diseñado por Chávez pero nunca efectivizado, el Parlamento Comunal. Ayer sesionó por primera vez. "El Parlamento Comunal no existe sino en su imaginación. El único Parlamento electo por el pueblo es la Asamblea Nacional", afirmó Ramos Allup.

Para Luis Vicente León, presidente de la consultora Datanálisis, Venezuela irá por "un camino serpenteante", en el que primero "será inevitable el conflicto" y luego quizás se llegue a la negociación. Pero "después de haber pasado mucha roncha", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario