El Mundo

La oposición brasileña rechazó el plan de Dilma

Los tres principales partidos opositores de Brasil declararon que la propuesta de la presidenta, Dilma Rousseff, de convocar a un plebiscito para realizar una reforma política es una "maniobra...

Viernes 28 de Junio de 2013

Los tres principales partidos opositores de Brasil declararon que la propuesta de la presidenta, Dilma Rousseff, de convocar a un plebiscito para realizar una reforma política es una "maniobra para distraer a las calles", en alusión a las masivas manifestaciones que se vienen realizando en el país. Ayer continuaron las manifestaciones, incluso muy violentas en el caso de la ciudad ñorteña de Fortaleza.

"La iniciativa de plebiscito, tal como está planteada, es una simple maniobra de distracción destinada a encubrir la incapacidad del gobierno de responder a los reclamos de los brasileños, creando un subterfugio para sacar la discusión del centro de los problemas reales del país", sostuvieron en un comunicado conjunto los líderes de los partidos opositores al gobierno del Partido de los Trabajadores (PT).

Según los presidentes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves (principal precandidato presidencial opositor); el del conservador Partido Demócratas (DEM), José Agripino Maia; y del Partido Popular Socialista (PPS), Roberto Freire, realizar una reforma política requiere un proceso "complejo" que no admite que la población se remita a responder únicamente "sí" o "no" para definir un nuevo modelo político, tal como propone el gobierno. "Una legislación compleja, como la de una reforma política, exige un mayor discernimiento, lo que únicamente un referéndum puede propiciar", añadieron. En un referéndum la población se pronuncia a favor o en contra de un nuevo modelo —político en este caso— aprobado por el Congreso, mientras que en un plebiscito los votantes responden "sí" o "no" ante una serie de preguntas sobre aspectos a reformar en la materia en debate.

Los partidos opositores criticaron la idea inicial de Rousseff de convocar a un plebiscito para que la población habilitara la instalación de una Asamblea Constituyente que se encargara de debatir en forma exclusiva la reforma política. Esa idea inicial fue descartada por el gobierno poco después de proponerla, al concluir que el mecanismo retrasaría en lugar de agilizar la reforma política.

Pese a las críticas, los partidos opositores aceptarán la invitación de Rousseff para debatir el asunto y adelantaron que en la ocasión presentarán una lista de 26 propuestas. Entre estas destacan la reducción de ministerios y poner la lupa en los créditos que otorgan los bancos estatales.

Mientras, un joven murió a primera hora de ayer luego de haber sufrido heridas gravísimas al caer de un puente durante las protestas del miércoles en Belo Horizonte. Ayer las protestas se reiteraron en la otra sede de semifinales de la Copa Confederaciones, Fortaleza. Allí mientras se disputaba el partido Italia-España, se registraron manifestaciones fuera del estadio. También hubo manifestaciones estudiantiles en la capital, Brasilia.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario