El Mundo

La oposición española intenta frenar su crisis

Madrid.— El líder del opositor Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, defendió ayer por primera vez en público su polémica decisión de excluir al alcalde de Madrid, el moderado Alberto Ruiz Gallardón, como candidato a diputado en las elecciones generales del próximo 9 de marzo en España.

Viernes 18 de Enero de 2008

  “He hecho lo mejor para los intereses de mi partido. Yo quiero que gane mi partido y quiero ser presidente del gobierno de España”, manifestó Rajoy, máximo candidato del PP para esos comicios, en una rueda de prensa ofrecida en la sede central del partido en Madrid. “Me siento muy satisfecho”, añadió.
Interna feroz. El descarte del alcalde madrileño, emblema del ala liberal del PP, fue interpretado en España como una victoria del sector más conservador del partido, abanderado por la presidenta del gobierno regional de Madrid, Esperanza Aguirre, muy cercana al ex jefe del Ejecutivo José María Aznar (1996-2004).
  Para evitar la inclusión de su rival Ruiz Gallardón en las listas electorales, Aguirre amenazó con dimitir. Ante este ultimátum, Rajoy decidió sacrificar al alcalde de Madrid, quien muy posiblemente abandone la política después de los comicios.
Desilusión. Tras cuatro victorias seguidas por mayoría absoluta en Madrid, Ruiz Gallardón es, según las encuestas, uno de los políticos mejor valorados del país, incluso por encima del propio Rajoy.
  Visiblemente afectado, el alcalde madrileño admitió el miércoles ante la prensa haber sido derrotado, tras 30 años de dedicación al PP. Fuentes cercanas al funcionario aseguran que su intención es abandonar la política ahora mismo, pero que lo hará después de marzo para no perjudicar a su partido de cara a los comicios.
  Si esto se cumple, la alcaldía podría recaer en Ana Botella, la esposa de Aznar, ya que ella es la sustituta legal de Ruiz Gallardón al frente del ayuntamiento.
Amigo de Aznar. Rajoy afirmó ayer que la “mejor forma” de ayudarle a ganar las elecciones es que Aguirre y Gallardón sigan en sus cargos actuales, al tratarse de dos “personalidades muy importantes en el PP, y muy queridos por todos los ciudadanos de Madrid”.
  Además, Rajoy presentó como su “número dos” para las elecciones al ex presidente de la empresa de electricidad Endesa, Manuel Pizarro, un amigo íntimo de Aznar.
  El ex empresario, que se convertiría en ministro de Economía y Hacienda si el PP gana los comicios, dijo que se incorpora al partido con la intención de “sudar la camiseta como uno más”.
  Pizarro, que ayer mismo se hizo militante del PP —la ficha de admisión la firmaron Rajoy y Aznar—, señaló que fueron las “divinas palabras” del primero las que lo convencieron de postularse como candidato. Además anunció que abandona sus puestos de consejero en la multinacional Telefónica y en la Bolsa de Madrid.
  Preguntado por las propuestas económicas del PP, Pizarro consideró que “el dinero, donde mejor está, es en el bolsillo del contribuyente”, y añadió que el Estado tiene que contribuir cuando la gente tiene dificultades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario