El Mundo

La ONU amonesta a Venezuela por violar DDHH y rechazar ayuda humanitaria

El Consejo de Derechos Humanos aprobó una resolución contra el gobierno de Maduro, que está cada vez más aislado internacionalmente.

Viernes 28 de Septiembre de 2018

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó en Ginebra la primera resolución de su historia sobre Venezuela, en la que insta al gobierno de Nicolás Maduro a aceptar ayuda humanitaria y expresa su profunda preocupación por las "graves violaciones" a los derechos humanos que se cometen en ese país. La resolución es una clara derrota diplomática del régimen chavista que encabeza Maduro, que ante una grave emergencia social y alimentaria se niega a aceptar la ayuda que le ofrece la comunidad internacional.

La resolución fue adoptada por 23 votos a favor, siete en contra y 17 abstenciones. Cuba, junto a la propia Venezuela, fue el único país americano que votó en contra de la resolución en el organismo intergubernamental de la ONU, integrado por 47 Estados.

La aprobación de este texto se produce en un momento de fuerte presión internacional sobre Maduro, cuando Sudamérica recie una fuerte corriente migratoria provocada por el éxodo de miles de venezolanos ante el desastre que se registra en el país, desbordado por la hiperinflación y la escasez generalizada de alimentos. Según la ONU, 2,3 millones de personas han abandonado Venezuela desde 2014. Algunos suben esa cifra considerablemente. Venezuela tenía cerca de 30 millones de habitantes antes del agudizarse de la crisis económica, que registra antecedentes muy lejanos, como cuando en 2008 el fallecido presidente Hugo Chávez quitó tres ceros a la moneda nacional ante la constante inflación. Ahora el gobierno de Maduro debió quitar otros cinco ceros, pero esto no detiene la hiperinflación, cuyas causas son una combinación de emisión monetaria masiva con escasez de divisas para importar alimentos y otros bienes básicos.

La resolución expresa la "más profunda preocupación" del organismo "por las graves violaciones a los derechos humanos en un contexto de crisis política, económica, social y humanitaria". Fue aprobada justo un día después de que seis países americanos —Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú— oficializaran en Nueva York, al margen de la Asamblea General de la ONU, una petición a la Corte Penal Internacional (CPI) para que investigue a Venezuela por crímenes de lesa humanidad cometidos desde 2014.

El Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, fue creado en 2006 por la Asamblea General de la ONU en sustitución de la antigua Comisión de Derechos Humanos. El organismo llama al gobierno de Venezuela "a aceptar asistencia humanitaria para afrontar la escasez de alimentos, medicinas y suministros médicos, el aumento de la malnutrición, especialmente entre los niños, y el brote de enfermedades que habían sido erradicadas o controladas en Sudamérica".

Maduro se niega a reconocer la crisis humanitaria y asegura que no existe, y que los intentos por dar auxilio son parte de un presunto complot internacional para derrocarlo.

La resolución fue impulsada por 11 de los países miembro del Grupo de Lima, que nació el año pasado para presionar a Maduro ante la falta de resultados en la Organización de Estados Americanos (OEA). Pide además a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet, que prepare un informe sobre la situación en Venezuela para que lo presente ante el Consejo en su 41º período de sesiones.

Human Rights Watch celebró la resolución: "Marca un punto de inflexión para el pueblo venezolano, poniendo el foco en la crisis de derechos humanos y humanitaria en el país", manifestó el director en Ginebra de la organización, John Fisher,. Para otra ONG, UN Watch, "pese al argumento de que los patrocinadores necesitaron descafeinar la resolución para ganar una mayoría en un Consejo poblado por numerosas no-democracias cercanas a Caracas, el resultado tapa abusos manifiestos del régimen de Maduro".

Medios amenazados

El Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa denunciaron que el líder chavista Diosdado Cabello amenazó con apropiarse de medios de prensa opositores, tras una demanda judicial. Cabello dijo en su programa de televisión que la web "La Patilla" fue condenada a pagarle unos 2.000 millones de bolívares (32,7 millones de dólares), y agregó que la decisión judicial involucra al diario El Nacional. Ambos medios son independientes y críticos del régimen. La Patilla es una de las webs más leídas y El Nacional un tradicional periódico, cuyo editor Miguel Henrique Otero, se encuentra fuera del país para evitar un seguro encarcelamiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario