El Mundo

La ONU afirma que en Siria hay una guerra civil con más de 4.000 muertos

El Cairo/Bruselas.- Siria ha entrado en estado de guerra civil, con más de 4.000 muertos y un número creciente de soldados que desertan para tomar las armas contra el régimen de...

Viernes 02 de Diciembre de 2011

El Cairo/Bruselas.- Siria ha entrado en estado de guerra civil, con más de 4.000 muertos y un número creciente de soldados que desertan para tomar las armas contra el régimen de Bashar Assad, aseguró ayer la principal funcionaria de derechos humanos de la ONU. Assad ha intentado aplastar la insurrección contra su régimen, que ya lleva ocho meses, pero la violencia se intensifica.

La alta comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, dijo que la ONU estima la cifra de muertos "en 4.000, pero la información que nos llega indica que es mucho más alta", afirmó.

"Apenas empezó a haber más y más desertores amenazando con tomar las armas, yo dije en agosto ante el Consejo de Seguridad que habría una guerra civil en Siria", señaló Pillay a la prensa en Ginebra. "Y así lo estoy caracterizando ahora", remató.

Pillay emitió sus duras críticas en momentos en que el presidente Assad enfrenta cada vez más presión interna y del extranjero. Sin embargo, el mandatario no ha dado indicios de flexibilizar su posición.

Castigos económicos. EEUU amplió ayer sus ya duras sanciones contra el régimen sirio. El Departamento del Tesoro concentró las sanciones sobre dos individuos de alto rango, Muhammad Machluf, un tío de Assad, y el general sirio Aus Aslan, un financista clave. Asimismo mencionó a dos empresas controladas por el gobierno: Military Housing Establishment y el Real Estate Bank.

Horas antes, la Unión Europea (UE) había reforzado sus sanciones contra el país árabe, prohibiendo actividades bancarias y empresariales sirias en Europa.

La UE prohibió comprar bonos del Estado sirios y exportar material para el sector del petróleo y el gas. Los bancos sirios no podrán abrir nuevas sucursales en Europa y se prohíben las actividades bancarias compartidas entre el bloque comunitario y Siria.

La lista de ciudadanos sirios cuya entrada en la UE está prohibida pasó de 12 a 86 y el listado de empresas sirias cuya actividad estará vetada en Europa se amplía de 11 a 30.

Además, la Liga Arabe decidió en la noche del miércoles que, a partir del 15 de diciembre, ningún avión procedente de un país árabe podrá volar a Damasco.

La organización prohibió viajar a 17 miembros del aparato estatal y familiares del presidente Assad, cuyos bienes en los países árabes serán congelados. Entre los afectados se encuentra su hermano Maher y su primo, el poderoso empresario Rami Machluf. El presidente no está en la lista negra, lo que le deja la puerta abierta al exilio, según los expertos.

Los Estados árabes también decretaron un embargo comercial al país, aunque podrán seguir suministrándole alimentos básicos, medicamentos, aparatos médicos, gas y electricidad. Además, la Liga Arabe expresó su deseo de revisar otras autorizaciones excepcionales.

Más presión. Mientras, círculos diplomáticos en Damasco señalaron que Turquía podría seguir el ejemplo de Francia y EEUU y retirar a su embajador de Siria. Ankara anunció el miércoles sanciones contra el país y congeló los activos del Estado sirio y de ex funcionarios en su territorio.

Por su parte, el Ministerio del Exterior de Damasco dijo que las sanciones son parte de una campaña política y mediática "totalmente injustificada contra Siria", y señaló que provocan una escalada de la situación, en lugar de facilitar una salida a la crisis.

Entretanto, ayer continuó la violencia sobre el terreno: al menos 20 personas murieron en nuevos ataques de represalia por parte de las fuerzas de seguridad, según informaron activistas.

La oposición siria también convocó a una huelga general en un incremento de los esfuerzos por convencer a los empresarios a que abandonen sus vínculos con el régimen. Sin embargo es difícil medir el acatamiento al paro, ya que el gobierno impide el ingreso de periodistas extranjeros.

Europa estudia un embargo contra el sector petrolero iraní

Bruselas.— En un momento especialmente tenso en las relaciones entre Occidente e Irán tras el ataque a la embajada británica en Teherán, la Unión Europea (UE) decidió ayer imponer nuevas sanciones contra ese país, mientras Francia aseguró que el bloque prepara un embargo petrolero y comercial “sin precedentes”.
  En un nuevo intento por doblegar al régimen iraní, los ministros de Asuntos Exteriores de la UE decidieron ampliar la lista de empresas de ese país cuya actividad está prohibida en territorio europeo, así como el número de iraníes vetados en Europa.
  Después de que la Agencia Internacional para la Energía Atómica (Aiea) alertara en su último informe que existían indicios de que Teherán estuvo trabajando hasta 2010 en un programa de armas nucleares, los ministros de Asuntos Exteriores de los 27 socios comunitarios decidieron optar por nuevas medidas de castigo.
  Por el momento —a falta de la nueva batería de medidas— los ministros de Exteriores ampliaron ayer la lista de empresas iraníes que no podrán hacer negocios en la UE de 143 a 433. Al mismo tiempo, la cifra de ciudadanos iraníes que no podrán entrar a territorio europeo pasa de 37 a 113.

“Sin precedentes”. En el contexto de la prueba de fuerza que mantiene la UE con el régimen iraní por su programa nuclear, el ministro galo de Exteriores, Alain Juppé, aseguró ayer que el bloque comunitario está acelerando la preparación de “sanciones sin precedentes” contra ese país, en especial contra su sector petrolero.
  “Hemos decidido trabajar en sanciones mucho más duras y sin precedentes relativas al sector financiero y petrolero iraní”, comentó Juppé. Grecia, uno de los mayores importadores de crudo iraní en la UE, fue quien presentó más reparos, explicó.
  “Tenemos que trabajar con diferentes socios, para que la interrupción del suministro iraní pueda ser compensada por otros países. Eso es algo totalmente factible”, agregó.
  Las difíciles relaciones entre Irán y la UE se agravaron este martes, cuando la embajada británica en Teherán fue atacada por un grupo de manifestantes. Mientras tanto, Francia, Alemania, Italia y Holanda han llamado a consultas a sus respectivos embajadores en Irán como medida de protesta. Gran Bretaña decidió cerrar su embajada en Teherán.
  Por otra parte, la Fiscalía alemana anunció ayer que investiga un presunto plan de Irán para atacar bases estadounidenses en Alemania. Según el diario Bild, Teherán respondería a una operación militar estadounidense en su contra atacando las bases aéreas que el país norteamericano tiene en suelo germano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario