El Mundo

La OEA condena la represión en Nicaragua y exige adelantar comicios

La resolución, adoptada por 21 votos a favor, tres en contra y siete abstenciones, exhorta al gobierno de Ortega a dialogar y a cesar el hostigamiento de obispos.

Jueves 19 de Julio de 2018

Justo el día en el que se cumplieron tres meses de protestas en Nicaragua, la OEA aprobó ayer una resolución que insta al gobierno de Daniel Ortega a "que apoye un calendario electoral", una fórmula de pedir comicios anticipados como salida a la peor crisis en décadas en el país centroamericano. La resolución, presentada por un grupo de nueve países liderados por Estados Unidos, fue aprobada en un consejo permanente extraordinario celebrado en Washington cuando los muertos en Nicaragua superan ya los 300.

A favor del texto votaron 21 de los 34 países del consejo permanente. Tres lo hicieron en contra —Nicaragua, Venezuela y San Vicente y las Granadinas— y siete se abstuvieron. Tres países estuvieron ausentes de la votación, entre ellos Bolivia, que se levantó de la sala por desacuerdos con la presidencia respecto a la tramitación de unas enmiendas a la resolución que presentó y que finalmente retiró.

Llamado al diálogo

En concreto, la resolución exhorta al gobierno del ex guerrillero sandinista a "que apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de diálogo nacional". En ese diálogo, que está suspendido, la opositora Alianza Cívica pidió elecciones anticipadas y la Iglesia Católica, que actúa como mediadora, aceptó la petición.

Propuso entonces al presidente nicaragüense el 31 de marzo de 2019 para anticipar los comicios previstos inicialmente para 2021. El 7 de julio, Ortega rechazó las elecciones anticipadas. Su canciller, Denis Moncada, rechazó durante la sesión tanto la resolución como los comicios que pide. Lo que está ocurriendo en Nicaragua es "un golpe de Estado" y una "ruptura del orden constitucional", dijo. Acusó a Estados Unidos de pretender una "injerencia" en el país centroamericano. "Nicaragua ya pasó en la década de los 80 por esto. Parece que estamos volviendo a la época de golpes blandos", manifestó. "Esto se ha convertido en un tribunal que está juzgando a un Estado que es miembro de esta organización", dijo Moncada sobre el consejo permanente de la OEA.

Una propuesta de resolución presentada por el país centroamericano en el último momento, instando a la comunidad internacional "a respetar la autodeterminación del Estado de Nicaragua para restablecer la paz y la seguridad sin injerencias de ningún tipo", fue rechazada por 20 votos en contra, tres a favor y ocho abstenciones.

El consejo permanente extraordinario de ayer —la tercera reunión sobre Nicaragua en una semana— se celebró justo el día en el que se cumplieron tres meses de protestas contra Ortega, con un número de muertos que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cifra en 273 y organizaciones de derechos humanos de dentro del país elevan a más de 300.

La reunión tuvo además lugar un día después de una nueva ofensiva de tropas paramilitares y policiales contra la ciudad de Masaya, erigida en símbolo de la resistencia a Ortega a 25 kilómetros de Managua, y la cual desencadenó una amplia condena internacional. También hubo una amplia condena al asedio del fin de semana a la Universidad Nacional Autónoma (UNAM), el último bastión de la resistencia estudiantil, por parte de grupos armados leales al mandatario nicaragüense.

La resolución condena "los ataques contra el clero, el hostigamiento a los obispos católicos que participan en el Diálogo Nacional, y los actos de violencia en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), la sede de Caritas, y otros manifestantes pacíficos".

El texto adoptado ayer exige además "el desmantelamiento de los grupos parapoliciales". "Era fundamental este pronunciamiento contundente", manifestó el embajador colombiano Andrés González Díaz.

Mientras, las fuerzas leales al presidente Ortega, celebraron ayer la toma de control de la ciudad rebelde de Masaya, tras una violenta batalla de seis horas el martes, al conmemorarse hoy el 39º aniversario de la Revolución Sandinista. Policías y paramilitares encapuchados fuertemente armados recorrían la ciudad en camionetas, mientras otros limpiaban las calles de los adoquines usados en las barreras levantadas por manifestantes antigubernamentales que habían tomado la ciudad. El tráfico recuperó algo de normalidad en Masaya, 30 km al sur de Managua, mientras pobladores circulaban por las aceras y algunos negocios volvieron a abrir.

Perseguidos por la policía

Sin embargo, un organismo de derechos humanos denunció que unos 200 pobladores huyeron por las laderas de la laguna de Masaya perseguidos por la policía por su participación en las protestas. "En este momento, estas personas que se refugiaron en el bajadero (laderas) de la laguna de Masaya están siendo perseguidos para su captura por la policía y paramilitares, que están usando perros para su búsqueda", dijo el secretario de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Alvaro Leiva.

Masaya fue el último bastión opositor tomado por las fuerzas gubernamentales, en medio de la ola de protestas iniciada el 18 de abril en Nicaragua. No quedó claro cuántas personas murieron en la toma de la ciudad rebelde, pero el martes último se contabilizaron dos decesos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario