El Mundo

La médica cubana Hilda Molina dijo no guardarles "rencor" a los Castro

La médica -que arribará a la Argentina mañana alrededor de las 6- adelantó que cuando se encuentre aquí con la presidenta Cristina Fernández le dará “las gracias por las gestiones que hizo” y  subrayará ante ella “lo importante que sería que la familia  cubana pudiera reconstruirse”.  

Sábado 13 de Junio de 2009

Buenos Aires-  La médica cubana disidente Hilda  Molina, autorizada por el gobierno de su país a viajar a la  Argentina para reunirse con su madre, su hijo y sus nietos, afirmó hoy  que no guarda “rencor” contra el régimen castrista e insistió en  agradecer públicamente las gestiones de la presidenta Cristina  Fernández a su favor.

La jefa de Estado recibirá esta tarde en Olivos a Roberto  Quiñones y a Verónica, hijo y nuera de la profesional cubana, quien  mañana llegará al país alrededor de las 6, luego de 15 años de  continuos pedidos ante el gobierno castrista para visitar a su familia  en Buenos Aires.

Esta mañana, en declaraciones a radio Mitre y al canal de  Cable TN, la médica adelantó que cuando se encuentre aquí con la  mandataria argentina le dará “las gracias por las gestiones que hizo” y  subrayará ante ella “lo importante que sería que la familia  cubana pudiera reconstruirse”.

En rigor, ese posible encuentro sería al regreso del inminente  viaje de la jefa de Estado con destino a Ginebra, Suiza, para  participar de la Asamblea de la Organización Internacional del  Trabajo.

A su turno, la nuera de la mujer celebró hoy la decisión de la  administración de Raúl Castro, hermano de Fidel, a favor de  Molina y resumió que “es una lucha de 15 años y una solución en dos  días, que es lo que demora Hilda en recibir el permiso y llegar a  Argentina”.

La decisión de Cuba de autorizar la salida de Molina de la  Isla, que incluyó intensas gestiones de la Casa Rosada, fue informada  ayer por la propia presidenta Fernández a los periodistas  acreditados en la Casa de Gobierno.

Molina volvió esta mañana a expresar su alegría por la  noticia, aunque también se manifestó “un poquito preocupada” por su  madre, Hilda Morejón, de 90 años, quien desde el año pasado está en  Buenos Aires: “Está bastante malita”, se entristeció.

La médica -en otros tiempos una encendida defensora de la  revolución cubana, hasta el año 1994- contó que en la Isla nadie le  “había anticipado nada” sobre su permiso para viajar a la Argentina.

“Debido a la situación de salud de mi mamá, que hace dos  semanas se complica bastante, le hice una carta muy suplicante al  general Raúl Castro, explicándole que podía mi madre hasta fallecer en  esta situación”, puntualizó.

Molina negó guardar rencor contra el régimen castrista: “No,   en absoluto”, enfatizó, aunque admitió haberse sentido “vencida  muchas veces” y que por “decisión propia” no ejerció más su  profesión.

“Todo eso es desgarrador, pero gracias a Dios no se me  contaminó el alma; este sistema promueve mucho el odio, pero tengo una  paz grande y le deseo a ellos y a su familia lo mejor, que disfruten  de su familia”, resaltó.

La mujer ratificó que su anhelo no es radicarse en la  Argentina.

“Yo quiero poder entrar y salir” de su país, dijo y puntualizó  que el que ahora posee es un “un permiso de un tiempo determinado  y puedo prorrogarlo; si mi madre mejora, perfecto, porque tal vez  hasta podamos regresar las dos juntas; si empeora obviamente no  voy a separarme de mi mamá hasta que esto no tenga una definición  con respecto de su vida”, anticipó.

En tanto, Verónica, la esposa de su hijo Roberto, no ocultó su  emoción en sus declaraciones periodísticas: “Me parece mentira,  una lucha de tantos años y que se resuelva tan pronto”, resaltó. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS