El Mundo

La Justicia rusa admite que el zar fue víctima de la represión bolchevique

Moscú. — La Corte Suprema de Rusia ordenó ayer que el zar Nicolás II sea reconocido como víctima de la represión soviética, una victoria simbólica para los monarquistas, que dijeron que el fallo ayudaría a dar definitivamente por terminado el sangriento pasado ruso. El hecho supone la culminación de una larga campaña para que la muerte de la familia real sea considerada...

Jueves 02 de Octubre de 2008

Moscú. — La Corte Suprema de Rusia ordenó ayer que el zar Nicolás II sea reconocido como víctima de la represión soviética, una victoria simbólica para los monarquistas, que dijeron que el fallo ayudaría a dar definitivamente por terminado el sangriento pasado ruso. El hecho supone la culminación de una larga campaña para que la muerte de la familia real sea considerada ilegal, al igual a lo que se ha hecho con millones de víctimas de la represión soviética. Tras la caída de la Unión Soviética, la rehabilitación de los Romanov, asesinados en 1918 en el marco de los disturbios de la revolución rusa fue rechazada varias veces. Un escuadrón bolchevique fusiló al zar, a su esposa y a sus cinco hijos el 17 de julio de 1918 sin un juicio previo en la ciudad de Ekaterinburgo, en los montes Urales.

  De medianoche, Nicolás II, su familia, un médico leal e incluso el perro del zarévich fueron llevados al sótano de la casa donde estaban detenidos con la excusa de que se les tomaría una fotografía, sin sospechar que iban a ser asesinados.

 

Tecnicismo. El año pasado, la Corte Suprema dictaminó que un tecnicismo legal impedía otorgar a la familia real el estatus de víctimas de la represión: nunca habían sido acusados por ningún crimen, por eso era imposible rescindir la acusación. El tribunal argumentaba que no hubo ninguna sentencia judicial o una decisión pública sobre la ejecución. Por eso, el asesinato no era valorado como un crimen político. Por el contrario, en Rusia no sólo los monárquicos están convencidos de que fue el líder de la revolución bolchevique, Vladimir Lenin, el que dio la orden de ejecución.

  Pero ahora, la Corte Suprema revirtió su fallo previo luego de escuchar la apelación del abogado de los descendientes de la dinastía real Romanov, dijo Pavel Odintsov, vocero del tribunal. "La Corte Suprema dictaminó que el zar Nicolás II y su familia fueron muertos ilegalmente y tienen derecho a una rehabilitación legal", dijo Odintsov. De todas formas, la decisión es simbólica ya que los descendientes de los Romanov apenas podrán reclamar daños. Sin embargo, el dictamen fue saludado por los monarquistas.

  La gran duquesa María Vladimirovna, descendiente de la familia real autodenominada heredera al trono imperial, recibirá pronto en su domicilio en Madrid un documento oficial de Rusia reconociendo al zar y a su familia como víctimas de la represión soviética.

 

Veneración. La familia zarista es venerada hasta hoy en amplios sectores de la población rusa. Este año, en el 90º aniversario del asesinato, se reunieron más de 30.000 fieles ortodoxos en la ciudad de Ekaterimburgo en los Urales para orar en la Iglesia de la Sangre, levantada en el lugar del asesinato. En las cercanías, fueron descubiertos en 1991 los restos mortales de Nicolás II, de su esposa Alexandra Fiodorovna y de tres de sus hijas. La familia fue sepultada en 1998 en la catedral de San Petersburgo. Finalmente, también fueron identificados los restos del heredero, Alexei, y de la cuarta hermana María. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario