El Mundo

La Justicia de Estados Unidos aumenta la presión sobre Trump

Más allegados al presidente declaran bajo inmunidad sobre los pagos por silencio a dos amantes del entonces candidato republicano.

Sábado 25 de Agosto de 2018

El jefe de Finanzas del conglomerado de empresas de Donald Trump, Allen Weisselberg, logró que se le asegurara inmunidad en el marco de las investigaciones contra el ex abogado personal del mandatario Michael Cohen, informó ayer The Wall Street Journal. La investigación de los fiscales federales de Nueva York se centra en los pagos realizados por Cohen a dos mujeres que afirman haber tenido relaciones sexuales con Trump, a fin de silenciarlas con el objetivo de que esos encuentros no influyeran en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016. Al parecer, el jefe de Finanzas brindó información sobre Cohen a los investigadores. Weisselberg empezó a trabajar para la familia Trump a principios de la década de 1970 y es un hombre de confianza del presidente republicano.

  Los problemas comenzaron para Trump el martes, cuando su abogado de años, Cohen, se declaró culpable ante un tribunal en Nueva York y dijo que había pagado dinero a pedido del ahora presidente a dos mujeres que decían haber tenido relaciones con Trump para silenciarlas. El pago habría sido hecho para evitarle problemas a Trump durante la campaña electoral de 2016. En caso de que se hubiera tratado de dinero de los fondos de la campaña, los pagos significarían una violación de las leyes de financiamiento electoral.

Los gastos

Los pagos fueron hechos a la actriz porno Stormy Daniels y la ex playmate Karen McDougal y presuntamente fueron restituidos luego a Cohen por Trump. De acuerdo con un informe del canal NBC, Weisselberg, quien declaró ante un Gran Jurado de Nueva York, es el mánager de la Organización Trump al que Cohen entregó una factura con el pedido de que la pagara. Esta habría sido la factura con la que se devolvió a Cohen el dinero que había usado antes para callar a las mujeres. De acuerdo con el informe, Weisselberg solicitó a otro gerente de la Organización Trump que pagara la factura. "Por favor, pagar del fideicomiso", decía en un correo electrónico. Además, se indicaba declarar el pago como "costos legales" y emplear la descripción de "Cuotas fijas por enero y febrero 2017".

   Weisselberg es considerado una figura clave en las finanzas del grupo de empresas de Trump. Es uno de dos fideicomisarios a los que Trump transfirió sus negocios cuando los cedió después de su elección como presidente. Conocedores informaron al canal de noticias CNN que Weisselberg conoce cada paso de los negocios de Trump, desde declaraciones de impuestos hasta ventas de empresas. De acuerdo con el The Wall Street Journal, Weisselberg fue citado hace algún tiempo por un gran jurado y habló luego con los investigadores. El diario señaló que no tiene en claro si Weisselberg dijo a los investigadores que Trump sabía de los pagos a las mujeres.

   El diario The Wall Street Journal había informado previamente que también David Pecker, jefe ejecutivo del tabloide National Enquirer, cercano a Trump, cerró un acuerdo con la fiscalía para obtener inmunidad. Pecker se reunió con los investigadores y les dio detalles de los pagos organizados por Cohen, entre ellos si Trump estaba al tanto de los pagos.

Información dañina

Que Pecker fuera llamado a declarar es un paso lógico después de que, esta misma semana, Cohen declarase: "Yo y el CEO de una empresa mediática, a petición del candidato, trabajamos juntos" para silenciar una historia que podía perjudicarle. El candidato mencionado no era otro que Trump, y la información dañina era su presunta aventura extramatrimonial con Stormy Daniels, bien conocida a estas alturas, y con una ex modelo de Playboy llamada Karen McDougall. Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, contactó al National Enquirer para tratar de venderle la exclusiva.

   Al enterarse, Pecker, amigo personal de Trump, avisó al magnate, y juntos urdieron un plan para tratar de enterrar la historia. Cohen acabó pagando 130.000 dólares a Daniels, lo que ha sido considerado una violación de las leyes electorales de Estados Unidos, dado que se hizo al servicio de la campaña de Trump. Respecto a McDougall, la empresa de Pecker le pagó 150.000 dólares por los derechos exclusivos de su historia, que nunca publicaron, una práctica que en el mundo de la prensa sensacionalista anglosajona se conoce como «catch and kill» (cazar y matar).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario