El Mundo

La joven maestra que deslumbró al magnate

Su primera aparición fue en la edición de noviembre de 1997 y en 1998 fue elegida playmate del año.

Domingo 22 de Julio de 2018

La cinta, que fue registrada dos meses antes de las elecciones que catapultaron al millonario a la Casa Blanca, fue confiscada y se tornó en una pieza clave para el Departamento de Justicia, que investiga la participación de Michael Cohen en el pago a las mujeres que pudieran comprometer a Trump con noticias embarazosas en la recta final de su carrera por la presidencia. Pero, ¿quién es Karen McDougal? Nació en 1971, en Merrillville, Indiana, y a fines de los 90 se convirtió en una celebridad por sus participaciones en la tapa de la revista Playboy. Su primera aparición fue en la edición de noviembre de 1997 y en 1998 fue elegida playmate del año.

Ser una de las conejitas más célebres no estaba en los planes de la joven, que estudió para recibirse como maestra de escuela primaria, e incluso trabajó un par de años como profesora en un preescolar. Sin embargo, su experiencia como docente duró poco. Un amigo la convenció de que probara con el modelaje. Y no paró hasta convertirse en una de las preferidas del dueño de Playboy, Hugh Hefner. Tanto fue así que en 2001 fue elegida como la segunda conejita más sexy de la década del 90, sólo superada por Pamela Anderson. Más tarde probó como actriz y modelo publicitaria para finalmente convertirse en una de las caras del fitness. De hecho se convirtió en la primera mujer en llegar a la tapa de la revista especializada Men's Fitness. Antes de que se conociera su vínculo con Trump, McDougal fue señalada como pareja del actor Bruce Willis.

Con 47 años, la ex playmate está otra vez en el centro de la escena. Primero dio a conocer que tuvo una aventura con Trump. Y más tarde presentó una demanda judicial para escapar de un contrato que le impedía contar la historia, aunque en abril llegó a un acuerdo para poder difundir "su verdad". McDougal vendió su historia al National Enquirer por u$s150.000 a finales de la campaña, pero el diario se quedó con la historia, lo que evitó que se hiciera pública. La práctica, conocida como "atrapar y matar", silenció a McDougal durante el resto de la campaña.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario