El Mundo

La jefa local, que obedece a Beijing, quedó arrinconada

La puja por frenar la tendencia represiva de China no cede y explica la masividad de la marcha de ayer.

Lunes 19 de Agosto de 2019

La puja por frenar la tendencia represiva de China no cede y explica la masividad de la marcha de ayer. "El día de hoy ha sido pacífico, tal y como nos había pedido Carrie Lam"_la jefa administrativa de Hong Kong designada por China_ declaró el responsable de la organización convocante, el Frente Civil para los Derechos Humanos, Jimmy Sham Tsz Kit.

"Creo que no habrá enfrentamientos esta noche, porque confío en la sabiduría de los hongkoneses", ha añadido ante la multitud, antes de apuntar que el número de asistentes podría ser mucho mayor si se añaden otras manifestaciones espontáneas.

Pero la exigencia central sigue firme: "Carrie Lam debe responder a nuestras demandas para demostrar que todavía hay lugar para la expresión pacifica y racional", ha añadido el activista en referencia a que el proyecto de ley de extradición a China, actualmente suspendido, sea completamente eliminado.

"Porque si continúa sin atender las demandas, se expone a instigar más enfrentamientos con los radicales.

La de ayer ha sido la segunda manifestación más grande desde que comenzaron las protestas masivas el 9 de junio y una de las más grandes desde que Hong Kong regresó al dominio chino en 1997.

Wong Yik Mo, líder de una coalición de grupos prodemocráticos, ha confirmado que lo que comenzó como una protesta contra el proyecto de ley se ha convertido en un movimiento contra la "represión al estilo chino que ya practica la Policía de Hong Kong", acusada de abuso de fuerza para reprimir las manifestaciones.

"Los habitantes de Hong Kong se han enfrentado a la brutalidad policial en forma de gases lacrimógenos y balas de goma, que utilizaron para dispersarnos y arrestarnos", ha lamentado. Más de 700 arrestos se han verificado en las 11 semanas de protestas masivas.

Wong Yik Mo ha aprovechado para volver a denunciar, como hacían sus compañeros estos días, la presencia de presuntos miembros de las mafias chinas, las "tríadas", para "reventar" manifestaciones por orden de las autoridades de Hong Kong. China, además, suele secuestrar en las calles de Hong Kong a reconocidos editores prodemocracia, que luego aparecen ante un tribunal chino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario