El Mundo

La Iglesia retoma su papel mediador con las Farc

La Iglesia Católica colombiana se puso en contacto con las Farc para hablar de la propuesta gubernamental de crear una zona de encuentro donde negociar un acuerdo humanitario, que permita la libertad de los 43 secuestrados canjeables en poder de los insurgentes.

Jueves 17 de Enero de 2008

Bogotá.— La Iglesia Católica colombiana se puso en contacto con las Farc para hablar de la propuesta gubernamental de crear una zona de encuentro donde negociar un acuerdo humanitario, que permita la libertad de los 43 secuestrados canjeables en poder de los insurgentes.
  Sin embargo, el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (Cec), Luis Augusto Castro, advirtió que esta gestión se está desarrollando “con discreción”.
  Desde finales del año pasado, cuando el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, decidió poner fin a la mediación de su homólogo venezolano, Hugo Chávez, dejó en manos de la Iglesia esta tarea. El gobierno ofrece a la guerrilla 150 kilómetros cuadrados en cualquier parte del país, preferentemente en una zona poco poblada y sin fuerza pública.

Reunión con ex rehenes. Uribe, junto con el alto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo, y varios ministros, se reunieron el martes por la tarde con Clara Rojas y Consuelo González, las dos mujeres recientemente liberadas por las Farc, y con ellas hablaron de los lugares posibles para un encuentro con la guerrilla.
  “Puede ser en la selva, en un lugar cercano a donde esté el secretariado (jefatura) de las Farc, una zona viable para lograr pronto el propósito que se busca”, dijo el alto comisionado para la paz. También puso sobre la mesa una nueva carta: el lugar se podría decidir en un cara a cara con Rodrigo Granda, el llamado canciller de las Farc.
  Pero las cosas no son fáciles: el portavoz de la guerrilla, Rául Reyes, insistió ayer en que la única posibilidad para el acuerdo es la desmilitarización de Pradera y Florida, dos municipios cercanos a Cali, la tercera ciudad del país. El gobierno se niega de plano a esta propuesta.   
  
No a la Cruz Roja. Mientras tanto, el Comité Internacional de la Cruz Roja aseguró ayer que las Farc han rechazado la solicitud para que una misión médica de ese organismo visite a los rehenes que están en su poder, que denunciaron malos tratos de parte de los insurgentes en recientes cartas enviadas a sus familias como pruebas de vida. “No hemos recibido una respuesta positiva, pero seguiremos insistiendo”, sostuvo Carlos Ríos, coordinador de comunicaciones de la institución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario