El Mundo

La huelga de empleados públicos en España no alteró la vida de los ciudadanos

El gobierno cifró la participación en un 11,85 por ciento. Los sindicatos, por su parte, hablaron de un 75 por ciento y criticaron los "servicios mínimos" decretados.

Martes 08 de Junio de 2010

Madrid.- Normalidad como tónica general: la huelga de empleados públicos convocada hoy en España contra los recortes salariales, el primer gran paro al que se enfrenta el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, apenas incidió en la vida de los ciudadanos.

La secretaria de Estado de la Función Pública, Consuelo Rumí, cifró en el 11,85 por ciento su seguimiento en la administración central hasta las 18 horas (local). Los sindicatos, por su parte, hablaron de éxito, y lo cifraron en un 75 por ciento. Los datos del Ejecutivo se encuentran en línea con los ofrecidos por las comunidades autónomas, incluyendo a las gobernadas por el opositor Partido Popular (PP).

El paro estaba considerado como una prueba tanto para el Ejecutivo socialista, que vive sus momentos más bajos desde la llegada de la crisis económica a España, como para los sindicatos, con Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT) a la cabeza, que amenazan con una huelga general a fin de mes si el gobierno aprueba por decreto la reforma del mercado laboral.

Los casi 2,7 millones de empleados públicos -estatales, de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos- fueron convocados a una huelga de 24 horas bajo el lema “Párate, no a los recortes salariales y sociales”, y en protesta por la rebaja de sus sueldos en un 5 por ciento de promedio en el marco del drástico plan de ajuste aprobado por el gobierno para reducir el déficit.

Las comunidades autónomas garantizaron servicios mínimos en los sectores de la sanidad, la educación, la seguridad y la justicia. Una “ingeniería ésta", criticó el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, que se “ha superado a sí misma”. Transportes, sanidad y educación, los sectores en los que un paro tiene mayor capacidad de incidir en la vida cotidiana de los demás ciudadanos, funcionaron prácticamente de manera normal. Los aeropuertos operaron también sin problemas.

Toxo, además, acusó al gobierno de pretender "maquillar" la participación de los trabajadores en la huelga.

Varias ciudades registraron manifestaciones de empleados públicos desde primera hora de la mañana. En Madrid, éstas se produjeron ante varios de los ministerios situados en el eje del céntrico, lo que produjo cortes parciales del tráfico. En Barcelona, un grupo de huelguistas cortó la avenida Diagonal quemando varios neumáticos frente al Palacio de Pedralbes. (DPA)

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS