El Mundo

La huelga de camioneros en Brasil afecta a la educación

Brasilia, Río y el estado de Minas Gerais suspenden desde hoy la actividad educativa en los tres niveles por la falta de transportes.

Lunes 28 de Mayo de 2018

La capital de Brasil, Brasilia, la ciudad de Río de Janeiro y el estado Minas Gerais anunciaron la cancelación de las clases en escuelas primarias y secundarias, así como en las universidades, a raíz del desabastecimiento de combustibles por la huelga de los camioneros en todo el país, que ayer cumplió una semana. La protesta de los transportistas es contra el aumento del precio del gasoil y ha puesto en peligro a gran parte de la actividad económica del país, mientras golpea al gobierno del presidente Michel Temer. Este ha decretado la intervención de las fuerzas armadas para que los camiones en actividad puedan superar los piquetes. La medida hasta ahora no ha surtido mayor resultado.

Además, la falta de certidumbre sobre el final de la masiva protesta también puso en alerta a San Pablo, que evalúa si mañana tendrá combustible para proveer a su flota de autos y transporte público. El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, determinó el cierre del sistema educativo, que involucra a 655.000 alumnos, a raíz de la falta de transporte. Las universidades de Río, tanto las federales como las estatales, también anunciaron el cese de las actividades a raíz del desabastecimiento, que permite apenas el funcionamiento de 15 por ciento de la flota de colectivos. "En Brasilia el martes veremos los stocks de nafta", dijo por su parte el gobernador de la capital federal, Rodrigo Rollembrerg.

Mientras, más de 500 puntos en las carreteras de Brasil seguían ayer bloqueados u ocupados por camioneros, la policía y el ejército, por orden del presidente Michel Temer, trabajaban en busca de combustibles en refinerías, escoltando camiones.

En el rico estado sureño de Minas Gerais, el segundo colegio electoral del país, el gobernador y los alcaldes acordaron suspender las clases por el desbastecimiento.

La situación crítica con falta de alimentos en grandes ciudades como Salvador, Porto Alegre y Belo Horizonte, según mostraron imágenes de los medios dentro de supermercados, ganaba ribetes violentos en las pocas estaciones de servicio con algo de combustible, sea nafta, gasoil o etanol.

El presidente Michel Temer se reunió ayer con sus ministros para analizar la situación y buscar una salida. Nueve aeropuertos nacionales continuaban sin funcionar por falta de combustible para los aviones. Según informó el diario Folha de Sao Paulo, existe preocupación en Guarulhos, el mayor aeropuerto del país. En Angra dos Reis, en el estado de Río, el alcalde decretó la emergencia y consideró la posibilidad de que las dos usinas nucleares que se encuentran en la ciudad sean apagadas. La falta de transporte público afecta a muchas ciudades, cuyas flotas vehiculares fueron reducidas drásticamente. El precio de muchos alimentos aumentó debido a su escasez. Imágenes viralizadas en las redes sociales mostraban peleas de personas por un bidón de combustible. El el gabinete de Temer prepara una nueva oferta para congelar el precio del gasoil por dos meses.

Mientras tanto, crece la presión para que el presidente de Petrobras, Pedro Parente, elimine la política de ajuste diario de precios según los precios internacionales. El Senado convocó para hoy a una reunión urgente para tratar rebajas impositivas en el flete transportado por los camioneros. Pero el problema de fondo es el aumento constante del precio del barril de petróleo en los mercados mundiales. Actualmente, el barril registra un valor de 69 dólares para el producto estadounidense. Viene creciendo continuamente luego de tocar un mínimo de 30 dólares en mayo de 2016.

no pasan. Un piquete en las rutas de acceso a Brasilia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});